Oración para dejarse abrazar por el Niño Jesús que viene y pedir que nos sane las heridas / Por P. Carlos García Malo

*  «Se acerca la Navidad, ya está aquí… Jesús nos trae el Amor de Dios encarnado en su persona. Prepárate para dejarte abrazar por el Amor. Que el bálsamo de su ternura cicatrice las heridas. Alégrate, salta de gozo y alegría, el Señor está cerca. Dará un sentido nuevo a nuestras vidas»

Carlos García Malo / Camino Católico.- El tercer domingo de Adviento es llamado “domingo de gaudete”, o de la alegría, por la primera palabra del introito de la Misa: Gaudete, es decir, regocíjense. En esta fecha se permite la vestimenta color rosa como signo de gozo, y la Iglesia invita a los fieles a alegrarse porque ya está cerca el Señor. En la Corona de Adviento se enciende la tercera llama, la vela rosada.

Pidamos la gracia de dejarnos abrazar por el Niño Jesús que viene y que nos sane las heridas:

Se acerca la Navidad,

ya está aquí…

 Él viene,

de nuevo,

escondido en traje de niño.

Jesús nos trae el Amor de Dios encarnado en su persona.

Prepárate para dejarte abrazar por el Amor.

Entrégale todas tus preocupaciones y dolencias;

confíale a Él tus faltas y pecados.

Que el bálsamo de su ternura cicatrice las heridas.

Alégrate,

salta de gozo y alegría,

el Señor está cerca. Dará un sentido nuevo a nuestras vidas.

Feliz domingo gaudete!!!

Carlos García Malo

Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *