Oración para rezar ante el Santísimo Sacramento por la sanación interior de abusos padecidos en la infancia / Por P. Carlos García Malo

«Señor Jesús, presente en la eucaristía con tu cuerpo, sangre, alma y divinidad. Me pongo ante tu presencia sanadora y liberadora de toda opresión, malquerencia o frustración en mi vida pasada y presente… Mírame, buen Dios, mira mi vida ultrajada, abusada y violentada en el pasado por quien tendría que haberme querido bien. Que tu preciosa sangre caiga sobre las llagas de mi cuerpo, de mis emociones y de mi alma cicatrizando toda herida. Ayúdame a perdonarme a mí misma.o y a quien me hizo tanto daño. Que con tu Espíritu Santo pueda decir: Padre, perdónalo porque no sabía lo que hacía»

28 de enero de 2018.- (P. Carlos García Malo / Camino Católico) A petición de una persona que fue abusada en su infancia he escrito esta oración para rezarla ante el Santísimo Sacramento, clamando a Jesús Eucaristía en adoración por la sanación interior de las heridas profundas provocadas por tan traumática vivencia. Es importante permanecer en silencio y adoración 15 minutos como mínimo, dejando a Cristo obrar su misericordia sobre nosotros:

Señor Jesús,

presente en la eucaristía con tu cuerpo, sangre, alma y divinidad.

Me pongo ante tu presencia sanadora y liberadora

de toda opresión, malquerencia o frustración en mi vida pasada y presente.

Tu cuerpo, Señor, fue violentado en tu pasión:

te desnudaron mostrándote a la gente que te refería insultos e improperios,

te azotaron y te dieron muerte en la cruz.

Mírame, buen Dios,

mira mi vida ultrajada, abusada y violentada en el pasado

por quien tendría que haberme querido bien.

Que tu preciosa sangre caiga sobre las llagas de mi cuerpo,

de mis emociones y de mi alma cicatrizando toda herida.

Ayúdame a perdonarme a mi misma-o y a quien me hizo tanto daño.

Que con tu Espíritu Santo pueda decir:

Padre, perdónalo porque no sabía lo que hacía.

Y así mientras espero esta sanación interior

junto a ti, Jesús eucaristía,

abrázame fuerte,

dime que soy amada/o

y sienta el calor de tus brazos

que me liberan del resentimiento, frustración y cansancio,

transformándolo todo en un gozo de liberación sin medida

que ayude a otros que han vivido la misma experiencia que yo

a liberarse de ella con tu ayuda y con tu Amor.

Jesus, sanador de mi persona;

ruega por mi sanación y liberación total.

Amén.

                                              P. Carlos García Malo

También te puede interesar:

 

 

 

 

Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *