Papa Francisco en el Ángelus, 15-3-2020: «La salvación no está en las cosas de este mundo sino en Jesús»

* «Cualquiera que se encuentre con Jesús vivo siente la necesidad de hablar de él a los demás, para que todos vengan a confesar que Jesús “es verdaderamente el salvador del mundo” (Jn 4:42), como dijeron más tarde los paisanos de esa mujer. También nosotros, generados a una nueva vida a través del Bautismo, estamos llamados a dar testimonio de la vida y la esperanza que hay en nosotros. Si nuestra búsqueda y nuestra sed encuentran en Cristo la plena satisfacción, manifestaremos que la salvación no reside en las “cosas” de este mundo, que al final producen la sequía, Sino en Aquel que nos amó y siempre nos ama: Jesús nuestro Salvador, ese agua viva que nos ofrece»

Vídeo completo de la transmisión en directo de  Vatican News traducido al español con las palabras del Papa en el Ángelus

* «En esta situación de epidemia, en la que nos encontramos viviendo más o menos aislados, estamos invitados a redescubrir y profundizar el valor de la comunión que une a todos los miembros de la Iglesia. Unidos a Cristo nunca estamos solos, sino que formamos un solo Cuerpo, del cual Él es la Cabeza. Es una unión que se alimenta con la oración, y también con la comunión espiritual en la Eucaristía, una práctica muy recomendable cuando no es posible recibir el sacramento. Lo digo para todos, especialmente para las personas que viven solas. Renuevo mi cercanía a todos los enfermos y a los que los cuidan. Así como los numerosos trabajadores y voluntarios que ayudan a las personas que no pueden salir de su casa, y los que satisfacen las necesidades de los más pobres y los sin techo»

15 de marzo de 2020.- (Camino Católico)  El Santo Padre Francisco rezó la oración mariana del Ángelus conectado en streaming desde la Biblioteca del Palacio Apostólico del Vaticano para respetar las medidas de prevención del coronavirus que afecta a varios países del mundo. Reflexionando sobre el Evangelio del día, que relata el encuentro de Jesús y la mujer samaritana en el pozo de agua, el Pontífice explicó que con estas palabras se nos revela «el misterio del agua viva», ya que la salvación «no está en las cosas de este mundo sino en Aquel que nos ha amado y nos ama siempre: Jesús nuestro Salvador». En el vídeo de Vatican News se visualiza y escucha la meditación del Santo Padre traducida al español, cuyo texto completo es el siguiente:

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

En este momento está terminando en Milán una misa que el Arzobispo está celebrando en el Policlínico por los enfermos, los médicos, enfermeras, voluntarios. El Arzobispo está cercano a su pueblo, cercano a Dios en la oración. Me viene al recuerdo la fotografía de la semana pasada: él solo desde la catedral rezando a Nuestra Señora. También me gustaría agradecer a todos los sacerdotes, la creatividad de los sacerdotes. Me llegan muchas noticias de Lombardía sobre esta creatividad. Ya que la Lombardía ha sido muy afectada. Sacerdotes que piensan en mil maneras de estar cerca de la gente, para que el pueblo no se sienta solo y abandonado; sacerdotes con celo apostólico, que han comprendido muy bien que en los tiempos de pandemia no tienes que hacer el “don Abbondio”. Muchas gracias a los sacerdotes.

El pasaje del Evangelio de este domingo, el tercero de la Cuaresma, presenta el encuentro de Jesús con una mujer samaritana (cf. Jn 4, 5-42). Está en camino con sus discípulos y hacen una parada en un pozo, en Samaria. Los samaritanos eran considerados herejes por los judíos, y muy despreciados, como ciudadanos de segunda clase. Jesús está cansado, tiene sed. Una mujer viene a por agua y él le pide: “Dame de beber” (v. 7). Así que, rompiendo todas las barreras, comienza un diálogo en el que revela a esa mujer, el misterio del agua viva, es decir, el Espíritu Santo, el don de Dios. De hecho, a la reacción de sorpresa de la mujer, Jesús responde: “Si conocieras el don de Dios y quién es el que te dice: ‘Dame de beber!´, le habrías pedido y te habría dado agua viva” (v. 10).

En el centro de este diálogo está el agua. Por un lado, el agua como elemento esencial que apaga la sed del cuerpo y sostiene la vida. Por otro lado, el agua como símbolo de la gracia divina, que da la vida eterna. En la tradición bíblica, Dios es la fuente de agua viva, así se habla en los salmos: alejarse de Dios, y de su Ley implica la peor sequía. Es la experiencia del pueblo de Israel en el desierto. En el largo camino hacia la libertad, ellos ardiendo de sed, protestan contra Moisés y Dios porque no hay agua. Entonces, por voluntad de Dios, Moisés… hace que el agua brote de una roca, como un signo de la providencia de Dios que acompaña a su pueblo y le da vida (cf. Ex 17, 1-7).

Y el apóstol Pablo interpreta esa roca como un símbolo de Cristo. Él dirá así: “Y la roca es Cristo” (cf. 1 Cor 10, 4). Es la misteriosa figura de su presencia en medio del pueblo de Dios que camina. Porque Cristo es el Templo del que, según la visión de los profetas, brota el Espíritu Santo, que es agua viva que purifica y da vida. Aquellos que tienen sed de salvación pueden sacar libremente de Jesús, y el Espíritu Santo se convertirá en él o ella en una fuente de vida plena y eterna. La promesa del agua viva  que Jesús hizo a la mujer samaritana se hizo realidad en su Pascua: de su costado traspasado salió “sangre y agua” (Juan 19:34). Cristo, Cordero inmolado y resucitado, es la fuente de la que mana el Espíritu Santo, que perdona los pecados y regenera a una nueva vida.

Este don es también la fuente del testimonio. Como la mujer samaritana, cualquiera que se encuentre con Jesús vivo siente la necesidad de hablar de él a los demás, para que todos vengan a confesar que Jesús “es verdaderamente el salvador del mundo” (Jn 4:42), como dijeron más tarde los paisanos de esa mujer. También nosotros, generados a una nueva vida a través del Bautismo, estamos llamados a dar testimonio de la vida y la esperanza que hay en nosotros. Si nuestra búsqueda y nuestra sed encuentran en Cristo la plena satisfacción, manifestaremos que la salvación no reside en las “cosas” de este mundo, que al final producen la sequía, Sino en Aquel que nos amó y siempre nos ama: Jesús nuestro Salvador, ese agua viva que nos ofrece.

Que María Santísima nos ayude a cultivar el deseo de Cristo, fuente de agua viva, el único que puede saciar la sed de vida y de amor que llevamos en nuestros corazones.

Después de la oración mariana del Ángelus el Papa ha dicho:

Queridos hermanos y hermanas:

En estos días la Plaza de San Pedro está cerrada, así que mi saludo va directamente a quienes  estáis conectados a través de los medios de comunicación.

En esta situación de epidemia, en la que nos encontramos viviendo más o menos aislados, estamos invitados a redescubrir y profundizar el valor de la comunión que une a todos los miembros de la Iglesia. Unidos a Cristo nunca estamos solos, sino que formamos un solo Cuerpo, del cual Él es la Cabeza. Es una unión que se alimenta con la oración, y también con la comunión espiritual en la Eucaristía, una práctica muy recomendable cuando no es posible recibir el sacramento. Lo digo para todos, especialmente para las personas que viven solas. Renuevo mi cercanía a todos los enfermos y a los que los cuidan. Así como los numerosos trabajadores y voluntarios que ayudan a las personas que no pueden salir de su casa, y los que satisfacen las necesidades de los más pobres y los sin techo.

Muchas gracias por todo el esfuerzo que cada uno hacéis para ayudar en este momento tan difícil. Que el Señor os bendiga, Nuestra Señora os guarde; y por favor no os olvidéis de rezar por mí. Feliz domingo y buen almuerzo! Gracias.

Francisco

Papa Francisco en homilía en Santa Marta, 15-3-2020: «El Señor nos dé la gracia de rezar siempre con la verdad, de acudir a Él con mi verdad, no con la verdad de los demás»

Santa Misa de hoy presidida por el Papa Francisco en Santa Marta, domingo de la 3ª semana de Cuaresma, 15-3-2020

Oración del Papa Francisco a la Virgen del Divino Amor pidiendo «protección» ante el Coronavirus


Para entrar en el catálogo y en la tienda pincha en la imagen