Papa Francisco en el Ángelus 18-11-18: «Cuando el Señor nos llame a rendir cuentas de nuestra vida sólo llevaremos lo que hemos dado»

* «En ese día, cada uno de nosotros tendrá que comprender si la Palabra del Hijo de Dios ha iluminado nuestra existencia personal o si le ha dado la espalda, y ha preferido confiar en sus propias palabras. Será más que nunca el momento de abandonarnos definitivamente al amor del Padre, y de confiarnos a su misericordia. ¡Nadie puede escapar de este momento, nadie de nosotros puede escapar a este momento! La astucia que a menudo ponemos en nuestro comportamiento para dar crédito a la imagen que queremos ofrecer, ya no servirá. De la misma manera, el poder del dinero y los medios económicos con los que pretendemos comprar todo y a todos, ya no podrán ser utilizados. Tendremos con nosotros nada más que lo que hemos logrado en esta vida, creyendo en su Palabra. Todo y nada de lo que hemos vivido o dejado de hacer»

Video completo de la transmisión en directo traducido al español con las palabras del Papa en el Ángelus

* «Con dolor he recibido la noticia de la masacre que tuvo lugar hace dos días en un campo de desplazados en la República Centroafricana, donde también murieron dos sacerdotes. A este pueblo tan querido por mí, donde abrí la primera Puerta Santa del Año de la Misericordia, expreso toda mi cercanía y mi amor. Oremos por los muertos y heridos y para que cese toda violencia en ese país amado que tanto necesita la paz… Una oración especial para los afectados por los incendios que asolan California, y ahora también para las víctimas de las heladas en la costa este de los Estados Unidos. Que el Señor acoja en su paz a los difuntos, consuele a sus familiares y sostenga a los que se dedican a socorrer»

18 de Noviembre de 2018.- (Camino Católico)  “Invocamos la intercesión de la Virgen María, para que la constatación de nuestra temporalidad en la tierra y de nuestro límite no nos sumerja en la angustia, sino que nos haga volver a nuestra responsabilidad hacia nosotros mismos, hacia nuestro prójimo, hacia el mundo entero”, lo dijo el Papa Francisco en su alocución antes de rezar la oración mariana del Ángelus del XXXIII Domingo del Tiempo Ordinario, Domingo en el cual la Iglesia celebra la Jornada Mundial de los Pobres y la Dedicación de las Basílicas de San Pedro y San Pablo.

En el pasaje del Evangelio de este domingo, señala el Papa Francisco, el Señor quiere instruir a sus discípulos sobre los acontecimientos futuros. “No se trata en primer lugar de un discurso sobre el fin del mundo – afirma el Papa – sino más bien es una invitación a vivir bien en el presente, a estar atentos y siempre listos para cuando se nos llame a rendir cuentas de nuestra vida”.

El verdadero punto central es éste, afirma el Santo Padre, en ese día, cada uno de nosotros tendrá que comprender si la Palabra del Hijo de Dios ha iluminado nuestra existencia personal, o si le ha dado la espalda y ha preferido confiar en sus propias palabras. Será más que nunca el momento de abandonarnos definitivamente al amor del Padre y de confiarnos a su misericordia.

Nadie puede escapar de este momento definitivo, precisa el Papa Francisco, pero la astucia que a menudo ponemos en nuestro comportamiento para dar crédito a la imagen que queremos ofrecer ya no servirá; de la misma manera, el poder del dinero y los medios económicos con los que pretendemos comprar todo y a todos, ya no pueden ser utilizados. “No tendremos con nosotros nada más que lo que hemos logrado en esta vida creyendo en su Palabra: todo y nada de lo que hemos vivido o dejado de hacer. Con nosotros, solo llevaremos lo que hemos donado, lo que hemos dado”.

Después de rezar el Ángelus del XXXIII Domingo del Tiempo Ordinario y Jornada Mundial de los Pobres, el Papa Francisco pidió por las miles de personas en condiciones de pobreza, por las víctimas de la masacre en un campo de desplazados en la República Centroafricana y por las víctimas de los incendios y las heladas en los Estados Unidos. En el vídeo se visualiza y escucha la meditación del Santo Padre traducida al español, cuyo texto completo es el siguiente:

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

En el pasaje del Evangelio de este domingo (cf. Mc 13, 24-32), el Señor quiere instruir a sus discípulos  sobre los acontecimientos futuros. No se trata en primer lugar de un discurso sobre el fin del mundo, sino más bien es una invitación a vivir bien en el presente, a estar atentos, vigilantes y siempre listos para cuando se nos llame a rendir cuentas de nuestra vida. Jesús dice: “En aquellos días, después de aquella tribulación, el sol se oscurecerá, la luna no dará más su luz. Las estrellas caerán del cielo” (versículos 24-25). Estas palabras nos hacen pensar en la primera página del Libro del Génesis. La historia de la Creación. El sol, la luna… las estrellas, que desde el principio de los tiempos brillan en su orden y traen luz, signo de vida, aquí se describen en su decadencia mientras se hunden en la oscuridad y en el caos, signo del fin. En cambio, la luz que brillará en este último día será única y nueva. Será la luz del Señor Jesús, que vendrá en la gloria con todos los santos, en ese encuentro veremos finalmente su rostro en la plenitud de la luz de la Trinidad, un rostro radiante de amor ante el cual todo ser humano se manifestará también en total verdad.

La historia de la humanidad, como la historia personal de cada uno de nosotros no puede entenderse como una simple sucesión de palabras y hechos que no tienen sentido. Tampoco puede interpretarse a la luz de una visión fatalista, como si todo estuviera ya establecido según el destino que quita cualquier espacio de libertad, impidiéndonos tomar decisiones que son el resultado de una decisión real. En el Evangelio de hoy, más bien, Jesús dice que la historia de los pueblos y la de los individuos tiene un fin y una meta que alcanzar: El encuentro definitivo con el Señor. No sabemos ni el tiempo, ni la manera en que sucederá. El Señor ha reiterado que “nadie sabe, ni los ángeles en el cielo, ni el Hijo” (v. 32). Todo se guarda en el secreto del misterio del Padre. Sabemos, sin embargo, un principio fundamental con el que debemos confrontarnos: “El cielo y la tierra pasarán, dice Jesús, pero mis palabras no pasarán” (v. 31). El verdadero punto central es éste. En ese día, cada uno de nosotros tendrá que comprender si la Palabra del Hijo de Dios ha iluminado nuestra existencia personal o si le ha dado la espalda, y ha preferido confiar en sus propias palabras. Será más que nunca el momento de abandonarnos definitivamente al amor del Padre, y de confiarnos a su misericordia.

¡Nadie puede escapar de este momento, nadie de nosotros puede escapar a este momento! La astucia que a menudo ponemos en nuestro comportamiento para dar crédito a la imagen que queremos ofrecer, ya no servirá. De la misma manera, el poder del dinero y los medios económicos con los que pretendemos comprar todo y a todos, ya no podrán ser utilizados. Tendremos con nosotros nada más que lo que hemos logrado en esta vida, creyendo en su Palabra. Todo y nada de lo que hemos vivido o dejado de hacer. Con nosotros, solo llevaremos lo que hemos donado, lo que hemos dado.

Invocamos la intercesión de la Virgen María para que la constatación de nuestra temporalidad en la tierra y de nuestro límite no nos sumerja en angustia, sino que nos haga volver a nuestra responsabilidad hacia nosotros mismos, hacia nuestro prójimo, hacia el mundo entero.

Después de la oración mariana del Ángelus el Papa ha dicho:

Queridos hermanos y hermanas:

Con ocasión de la Jornada Mundial de los Pobres, he celebrado esta mañana en la Basílica de San Pedro una misa en presencia de los pobres, acompañados por asociaciones y grupos parroquiales. Dentro de poco participaré en un almuerzo en el Aula Pablo VI con muchas personas indigentes. En las diócesis del mundo se promueven iniciativas similares de oración y de compartir, para expresar la cercanía de la comunidad cristiana a los que viven en la pobreza. Esta Jornada, en la que participan cada vez más parroquias, asociaciones y movimientos eclesiales, quiere ser un signo de esperanza y un estímulo para convertirse en instrumentos de misericordia en el tejido social.

Con dolor he recibido la noticia de la masacre que tuvo lugar hace dos días en un campo de desplazados en la República Centroafricana, donde también murieron dos sacerdotes. A este pueblo tan querido por mí, donde abrí la primera Puerta Santa del Año de la Misericordia, expreso toda mi cercanía y mi amor. Oremos por los muertos y heridos y para que cese toda violencia en ese país amado que tanto necesita la paz. Oremos juntos a la Virgen… Ave María…

Una oración especial para los afectados por los incendios que asolan California, y ahora también para las víctimas de las heladas en la costa este de los Estados Unidos. Que el Señor acoja en su paz a los difuntos, consuele a sus familiares y sostenga a los que se dedican a socorrer.

Y ahora saludo a las familias, parroquias, asociaciones y fieles individuales, que han venido de Italia y de muchas partes del mundo. En particular, saludo a los peregrinos de Union City y Brooklyn, a los de Puerto Rico con el obispo de Ponce y al grupo de sacerdotes de Campanha (Brasil) con su obispo; así como los compañeros de los santuarios marianos en el mundo, la Confederación Italiana de las escuelas católicas, a los fieles de Crotone y al coro de Roncegno Terme.

A todos os deseo un buen domingo y, por favor, no os olvidéis de rezar por mí. ¡Una buena comida y hasta la vista!

Francisco

El Papa en homilía de la Misa de la Jornada Mundial de los Pobres: «Jesús pide dar a los que no tienen cómo devolver, es decir amar gratuitamente»

Santa Misa presidida por el Papa Francisco de la Jornada Mundial de los Pobres 18-11-18

Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *