Papa Francisco en el Ángelus 24-12-17: «Acoger como María el proyecto de Dios en nuestra vida, con sincera humildad y valiente generosidad»

* «En la espera orante del nacimiento de Jesús, el Príncipe de la Paz, invocamos el don de la paz para todo el mundo, especialmente para aquellos pueblos que más sufren los conflictos en curso. Renuevo especialmente mi llamamiento para que, con ocasión de la Santa Navidad, para que las personas secuestradas -sacerdotes, religiosos, religiosas y laicos- sean liberadas y puedan regresar a sus hogares. Oremos por ellas. También deseo asegurar mis oraciones a la población de la isla de Mindanao, en Filipinas, golpeada por una tormenta que ha causado numerosas víctimas y destrucción. Dios misericordioso acoja las almas de los difuntos y consuele a los que sufren por esta calamidad. Oramos por esta gente»

Video completo de las palabras del Papa traducidas al español

* «En estas horas que nos separan de la Navidad, os pido: encontrar algún momento para deteneros en silencio y orar ante el Belén, para adorar en el corazón el misterio de la verdadera Navidad, la de Jesús, que viene a nosotros con amor, humildad y ternura. Y, en ese momento, acordaos también de rezar por mí»

24 de diciembre de 2017.- (13 TV Vatican News / Camino Católico) El Papa Francisco ha reflexionado sobre el Evangelio de la Anunciación antes del rezo del Ángelus y ante miles de personas congregadas en la Plaza de San Pedro. “Es una gran revelación que abre perspectivas inauditas”, ha asegurado Francisco. “El niño que nacerá de esta humilde joven de Nazaret será llamado Hijo del Altísimo: no es posible concebir una dignidad más alta que esta”, ha afirmado.

El Papa ha destacado que la respuesta de María “es una frase breve, que no habla de gloria o de privilegio, sino solo de disponibilidad y de servicio”. “María no se exalta frente a la perspectiva de convertirse en la madre del Mesías, sino que permanece modesta y expresa la propia adhesión al proyecto del Señor”. “Este contraste es significativo” porque “nos hace entender que María es verdaderamente humilde y no busca mostrarse. Reconoce ser pequeña ante Dios y está contenta de ser así”.

Además, “María se revela colaboradora perfecta del proyecto de Dios” y con su respuesta “humilde y generosa ha obtenido una gloria altísima”. Francisco invitó a todos a “acoger el proyecto de Dios en nuestra vida, con sincera humildad y valiente generosidad”.

Después de rezar a la Madre de Dios el Santo Padre invitó a los fieles y peregrinos reunidos en la Plaza de San Pedro, “en la espera orante del nacimiento del Príncipe de la Paz”, a invocar el don de la paz para todo el mundo, especialmente para las poblaciones que más sufren a causa de los conflictos en acto. De modo especial, el Papa Bergoglio renovó su llamamiento a fin de que, con ocasión de la Santa Navidad, “las personas secuestradas – sacerdotes, religiosos, religiosas y fieles laicos – sean puestas en libertad y puedan regresar a sus casas”.

Además, Francisco aseguró su oración por la población de la isla de Mindanao, en Filipinas, afectada por una tempestad que ha causado numerosas víctimas y destrucciones. A la vez que pidió que Dios misericordioso acoja a las almas de los difuntos y consuele a cuantos sufren por esta calamidad.

Por último, al saludar con afecto a los presentes, el Papa sugirió encontrar, en estas horas que nos separan de la Navidad, algún momento para detenernos en silencio y en oración ante el pesebre, para “adorar en el corazón el misterio de la verdadera Navidad, la de Jesús, que se acerca a nosotros con amor, humidad y ternura”. En el video superior se visualiza y escucha la meditación del Santo Padre traducidas al español, cuyo texto completo es el siguiente:

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

En este domingo que precede inmediatamente a la Navidad, escuchemos el Evangelio de la Anunciación (véase Lc 1, 26-38).

En este pasaje del Evangelio podemos encontrar un contraste entre las promesas del ángel y la respuesta de María. Este contraste se manifiesta en la dimensión y el contenido de las expresiones de los dos protagonistas. El ángel le dijo a María: «No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios y he aquí, concebirás un hijo, lo darás a luz y le pondrás por nombre Jesús, Él será grande y será  llamado Hijo del Altísimo; el Señor Dios le dará el trono de David, su padre, y reinará para siempre sobre la casa de Jacob, y su reino no tendrá fin «(versículos 30-33). Es una larga revelación, que abre perspectivas inauditas. El niño que nacerá de esta humilde muchacha de Nazaret será llamado el Hijo del Altísimo: no es posible concebir una dignidad más alta que esta. Y después de la pregunta de María, con la que pide explicaciones, la revelación del ángel se convierte aún más detallada y sorprendente.

En cambio, la respuesta de María es una frase breve, que no habla de gloria ni de privilegio, sino solo de disponibilidad y servicio: «He aquí la sierva del Señor: Hágase en mí según tu palabra» (v. 38) . El contenido también es diferente. María no se exalta frente a la perspectiva de convertirse en la madre del Mesías, sino que permanece modesta y expresa la propia adhesión al proyecto del Señor. María no se jacta. Es humilde y modesta. Permanece como siempre.

Este contraste es significativo. Nos hace entender que María es humilde y no intenta llamar la atención sobre sí misma. Reconoce que es pequeña ante Dios, y está contenta de ser así. Al mismo tiempo, es consciente de que su respuesta depende la realización del proyecto de Dios, y que, por lo tanto, está llamada a adherirse a él con todo su ser.

En esta circunstancia, María se presenta  en una actitud  que corresponde perfectamente a la del Hijo de Dios cuando viene al mundo: quiere convertirse en el Siervo del Señor, servir a la humanidad para llevar a cabo el proyecto del Padre.

María dice: “He aquí la sierva del Señor “, y el Hijo de Dios  dice al entrar en el mundo: “He aquí que vengo a [….] hacer, oh Dios, tu voluntad” (10, 7.9). La actitud de María refleja completamente esta declaración del Hijo de Dios, quien también se convierte en el hijo de María. La Virgen se revela como la colaboradora perfecta del proyecto de Dios y verdadera discípula de su Hijo, y, en el Magníficat, puede proclamar que “Dios levanta a los humildes” (Lc 1, 52), porque por su humilde respuesta y generosa ha obtenido una gran alegría y también una gran gloria.

Admiramos a nuestra Madre por esta respuesta a la llamada y a la misión de Dios, pidamos que nos ayude a cada uno  de nosotros a abrazar el proyecto de Dios en nuestras vidas con sincera humildad y valiente generosidad.

(Después de la oración mariana del Ángelus el Papa ha dicho:)

Queridos hermanos y hermanas:

en la espera orante del nacimiento de Jesús, el Príncipe de la Paz, invocamos el don de la paz para todo el mundo, especialmente para aquellos pueblos que más sufren los conflictos en curso. Renuevo especialmente mi llamamiento para que, con ocasión de la Santa Navidad, para que las personas secuestradas -sacerdotes, religiosos, religiosas y laicos- sean liberadas y puedan regresar a sus hogares. Oremos por ellas.

También deseo asegurar mis oraciones a la población de la isla de Mindanao, en Filipinas, golpeada por una tormenta que ha causado numerosas víctimas y destrucción. Dios misericordioso acoja las almas de los difuntos y consuele a los que sufren por esta calamidad. Oramos por esta gente.

Saludo con afecto a todos ustedes, fieles romanos y peregrinos de diversos países, familias, grupos parroquiales, asociaciones.

En estas horas que nos separan de la Navidad, os pido: encontrar algún momento para deteneros en silencio y orar ante el Belén, para adorar en el corazón el misterio de la verdadera Navidad, la de Jesús, que viene a nosotros con amor, humildad y ternura.

Y, en ese momento, acordaos también de rezar por mí. Gracias! Buen domingo, Feliz Navidad y buena comida bien! Hasta pronto!

Francisco

También te puede interesar:

 

Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *