Papa Francisco en el Ángelus 8-7-18: «Muchos bautizados viven como si Cristo no existiese»

* «Repetimos gestos y señales de fe, pero sin corresponderles una verdadera adhesión a la persona de Jesús y su Evangelio. Por el contrario, cada cristiano, cada uno de nosotros, está llamado a profundizar en esta pertenencia fundamental, tratando de dar testimonio de ella mediante una actitud coherente de vida, cuyo hilo conductor siempre será la caridad»

Video completo de la transmisión en directo de  13 TV  traducido al español con las palabras del Papa en el Ángelus

* «Ayer, en Bari, con los Patriarcas de las Iglesias del Medio Oriente y sus representantes, vivimos un día especial de oración y reflexión por la paz en esa región. Doy gracias a Dios por este encuentro que ha sido un signo elocuente de unidad de los cristianos, y ha visto la participación entusiasta del pueblo de Dios… Hoy es el “Domingo del Mar”, dedicado a la gente de mar y los pescadores. Rezo por ellos y por sus familias, así como también por los capellanes y voluntarios del Apostolado del Mar. Un recuerdo especial para quienes viven en situaciones de trabajo indigno en el mar; así como para aquellos que están comprometidos a liberar los mares de la contaminación»

8 de julio de 2018.- (Camino Católico) El Papa Francisco lamentó, durante el rezo del Ángelus este domingo 8 de julio, que muchos cristianos viven como si Cristo no existiese. El Santo Padre señaló que “la ausencia de fe es un obstáculo a la gracia de Dios”, y aseguró que muchos cristianos “repiten los gestos y los signos de la fe, pero no se corresponden con una adhesión real a la persona de Jesús y a su Evangelio”.

En su enseñanza, Francisco se centró en el episodio evangélico en el que “Jesús regresa a Nazaret y empieza a enseñar en la sinagoga un sábado”.

“Desde el momento en que había salido de Nazaret y había comenzar a predicar por las aldeas y los pueblos vecinos, no había vuelto a poner un pie en su patria. Por lo tanto, había acudido todo el vecindario a escuchar a aquel hijo del pueblo cuya fama de sabio maestro y de poder curador se difundía por toda la Galilea y otras zonas”, explicó el Pontífice.

Sin embargo, “aquello que podría considerarse como un éxito, se transformó en un clamoroso rechazo, hasta el punto de que Jesús no pudo hacer ningún prodigio, tan solo algunas curaciones”. Por ello, “Jesús concluye con la expresión convertida en proverbio: ‘Un profeta sólo en su patria, entre sus parientes y en su casa carece de prestigio’”.

Los habitantes de Nazaret “en vez de abrirse a la realidad, se escandalizan. Según ellos, Dios es demasiado grande para humillarse y hablar por medio de un hombre tan sencillo. Es el escándalo de la encarnación: el evento desconcertante de un Dios hecho carne que piensa con mente de hombre, que trabaja y actúa con manos de hombre, ama, con corazón de hombre. Un Dios que se cansa, que come y duerme como uno de nosotros”.

“El Hijo de Dios rompe todos los esquemas humanos –explicó el Papa–: no son los discípulos los que lavan los pies del Señor, sino que es el Señor el que lava los pies de los discípulos. Este es un motivo de escándalo y de incredulidad en toda época, también hoy”.

Frente a esa actitud, “debemos esforzarnos en abrir el corazón y la mente, en acoger la realidad divina que acude a nuestro encuentro”.

El Santo Padre aseguró que “el cambio introducido por Jesús obliga a sus discípulos de ayer y de hoy a un examen persona y comunitario. También en nuestros días, de hecho, puede suceder que nos nutramos de prejuicios que impidan acoger la realidad”.

“El Señor nos invita hoy a asumir una actitud de escucha humilde y de espera dócil, porque la gracia de Dios con frecuencia se nos presenta de formas sorprendentes que no corresponden a nuestras expectativas”.

Antes de finalizar su enseñanza para rezar el Ángelus, Francisco afirmó que “cada cristiano, todos nosotros, cada uno de nosotros, está llamado a profundizar en esta pertenencia fundamental, tratando de testimoniarla con una coherente conducta de vida cuyo hilo conductor sea siempre la caridad”. En el vídeo de 13 TV se visualiza y escucha la meditación del Santo Padre traducida al español, cuyo texto completo es el siguiente:

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

El pasaje del Evangelio de hoy (Marcos 6: 1-6) muestra a Jesús regresando a Nazaret, y en el día de reposo comienza a enseñar en la sinagoga. Desde que se fue y comenzó a predicar por las ciudades y pueblos cercanos, no había vuelto a poner un pie en su tierra natal. Por lo tanto, habrá ido toda la aldea para escuchar a este hijo del pueblo, cuya reputación de sabio maestro y poderoso sanador se extendió ahora a través de Galilea y más allá. Pero lo que podría ser un éxito, se convirtió en un rechazo rotundo, hasta el punto de que Jesús ya no podía realizar ningún milagro, sino solo algunas sanidades (ver v. 5). La dinámica de este día es reconstruida en detalle por el evangelista Marcos: la gente de Nazaret escucha primero y se queda asombrada; entonces se preguntan, perplejos: “¿De dónde vienen estas cosas”, esta sabiduría? y al final se escandaliza, reconociendo en él al carpintero, el hijo de María, a quien vieron crecer (vv 2-3). Por lo tanto, Jesús concluye con la expresión proverbial: “Nadie es profeta en su tierra” (v.4).

Nos preguntamos: ¿cómo los conciudadanos de Jesús pasan de la maravilla a la incredulidad? Ellos comparan el origen humilde de Jesús con sus habilidades actuales: él es carpintero, no estudió, pero predica mejor que los escribas y hace milagros. Y en lugar de abrirse a la realidad, se escandalizan. Según los habitantes de Nazaret, ¡Dios es demasiado grande para rebajarse a hablar a través de un hombre tan simple! Es el escándalo de la encarnación: el evento desconcertante de un dios hecho carne, que piensa con una mente humano, trabaja y actúa con las manos del hombre, ama con el corazón de un hombre, un Dios que lucha, come y duerme como uno de nosotros. El Hijo de Dios derroca cada esquema humano: no son los discípulos quienes lavaron los pies del Señor, sino el Señor que lavó sus pies a los discípulos (Jn 13, 1-20). Esto es un motivo de escándalo e incredulidad, no solo en ese momento, en ningún momento, incluso hoy en día.

El cambio hecho por Jesús compromete a sus discípulos de ayer y de hoy a una verificación personal y comunitaria. De hecho, incluso hoy, podemos tener prejuicios que nos impiden captar la realidad. Pero el Señor nos invita hoy a adoptar una actitud de escucha humilde y de espera dócil, porque la gracia de Dios a menudo se nos presenta de una manera sorprendente, que no corresponde a nuestras expectativas. Pensemos, por ejemplo, en la Madre Teresa de Calcuta, una mujercita por la que nadie habría dado ni 10 liras por ella (…). Iba por las calles para  coger a los moribundos y pudieran tener una muerte digna. Y esta pequeña hermanita con la oración y su obra ha hecho maravillas. La pequeñez de una mujer ha revolucionado la obra de la caridad en la Iglesia. Es un ejemplo de nuestros días. Dios no se ajusta a los prejuicios. Debemos esforzarnos para abrir nuestros corazones y nuestras mentes, para dar la bienvenida a la realidad divina que se nos presenta. Se trata de tener fe: la falta de fe es un obstáculo para la gracia de Dios. Muchos bautizados viven como si Cristo no existiera: repetimos gestos y señales de fe, pero sin corresponderles una verdadera adhesión a la persona de Jesús y su Evangelio. Por el contrario, cada cristiano, cada uno de nosotros, está llamado a profundizar en esta pertenencia fundamental, tratando de dar testimonio de ella mediante una actitud coherente de vida, cuyo hilo conductor siempre será la caridad.

Pidamos al Señor, por intercesión de la Virgen María, que ablande la dureza de los corazones y la estrechez de la mente, para que estemos abiertos a su gracia, a su verdad y a su misión de bondad y misericordia, que se da a todos, sin exclusión.

Después de la oración mariana del Ángelus el Papa ha dicho:

¡Queridos hermanos y hermanas!

Ayer, en Bari, con los Patriarcas de las Iglesias del Medio Oriente y sus representantes, vivimos un día especial de oración y reflexión por la paz en esa región. Doy gracias a Dios por este encuentro que ha sido un signo elocuente de unidad de los cristianos, y ha visto la participación entusiasta del pueblo de Dios. Agradezco una vez más a los Hermanos Jefes de las Iglesias y a quienes los han representado; agradezco al Arzobispo de Bari, a los colaboradores y a todos los fieles que han acompañado y sostenido con la oración y la alegre presencia.

Hoy es el “Domingo del Mar”, dedicado a la gente de mar y los pescadores. Rezo por ellos y por sus familias, así como también por los capellanes y voluntarios del Apostolado del Mar. Un recuerdo especial para quienes viven en situaciones de trabajo indigno en el mar; así como para aquellos que están comprometidos a liberar los mares de la contaminación.

¡Les extiendo un saludo cordial a todos ustedes, romanos y peregrinos! Saludo a los fieles que vinieron de Polonia con un pensamiento especial para los participantes en la gran peregrinación anual de la familia Radio Maria al Santuario de Częstochowa. Saludo a los chicos ministrantes de Filipinas con sus familias; los jóvenes de Padua, el grupo de estudiantes y profesores de Brescia y los exploradores de Pont-Saint-Martin, Val d’Aosta. Y veo banderas brasileñas … Saludo a los brasileños y valor! ¡Otra vez habrá!

A todos os deseo un buen domingo. Y por favor, no os olvides de rezar por mí. ¡Una buena comida y hasta la vista!

Francisco

Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *