Papa Francisco en homilía en Santa Marta, 3-5-2020: «Sólo el pastor que se parece a Jesús da confianza al rebaño: es manso, gentil, tierno, cercano y no se defiende»

* «Y Jesús, en el capítulo 10 de Juan, que hemos leído, se presenta como el pastor. En efecto, no sólo el pastor, sino la «puerta» por la que se entra en el rebaño. Todos los que vinieron y no entraron por esa puerta eran ladrones o bandidos o querían aprovecharse del rebaño: los falsos pastores. Y en la historia de la Iglesia ha habido muchos de estos que explotaron el rebaño. No les interesaba la grey, sino sólo hacer una carrera o la política o el dinero. Pero el rebaño los conocía, siempre los conoció e iba a buscar a Dios en sus caminos… Un pastor que no es manso no es un buen pastor. Tiene algo escondido, porque la mansedumbre se muestra tal cual es, sin defenderse. Por el contrario, el pastor es tierno, tiene esa ternura de la cercanía, conoce a las ovejas una a una por su nombre y cuida de cada una como si fuera la única, hasta el punto de que cuando llegan a casa después de un día de trabajo, cansados, se da cuenta de que le falta una, sale a trabajar otra vez para buscarla y… la lleva consigo, la lleva sobre sus hombros. Este es el buen pastor, este es Jesús, este es quien nos acompaña en el camino de la vida, a todos»

Video completo de la transmisión en directo de Vatican News de la  homilía del Papa traducida al español

* «Tres semanas después de la Resurrección del Señor, la Iglesia hoy en el Cuarto Domingo de Pascua celebra el Domingo del Buen Pastor, Jesús el Buen Pastor. Esto me hace pensar en tantos pastores que en el mundo dan su vida por los fieles, incluso en esta pandemia, muchos, más de 100 aquí en Italia han fallecido. También pienso en otros pastores que se preocupan por el bien de la gente, los médicos. Se habla de los médicos, de lo que hacen, pero hay que tener en cuenta que, sólo en Italia, han fallecido 154 médicos, en un acto de servicio. Que el ejemplo de estos pastores, sacerdotes y pastores médicos, nos ayude a cuidar del santo pueblo fiel de Dios»

3 de mayo de 2020.- (Camino Católico) En la Misa matutina celebrada – y transmitida en vivo – en la Capilla de la Casa Santa Marta, este IV Domingo de Pascua, Domingo del Buen Pastor y Día Mundial de Oración por las Vocaciones, el Papa Francisco ha pedido por los sacerdotes y médicos:

“Tres semanas después de la Resurrección del Señor, la Iglesia hoy en el Cuarto Domingo de Pascua celebra el Domingo del Buen Pastor, Jesús el Buen Pastor. Esto me hace pensar en tantos pastores que en el mundo dan su vida por los fieles, incluso en esta pandemia, muchos, más de 100 aquí en Italia han fallecido. También pienso en otros pastores que se preocupan por el bien de la gente, los médicos. Se habla de los médicos, de lo que hacen, pero hay que tener en cuenta que, sólo en Italia, han fallecido 154 médicos, en un acto de servicio. Que el ejemplo de estos pastores, sacerdotes y pastores médicos, nos ayude a cuidar del santo pueblo fiel de Dios”.

La acción de gracias – que llega a la 50ª celebración Eucarística en directo desde la Capilla de la Casa Santa Marta, desde el 9 de marzo – es un signo de la cercanía del Papa Francisco al pueblo de Dios que en muchas partes del mundo no puede asistir a Misa debido a la emergencia del coronavirus. En su homilía, el Pontífice comentó la Primera carta de San Pedro (2, 20b-25) en la que el apóstol dice que por las llagas de Jesús fuimos sanados. Jesús es el pastor que viene a salvar a las ovejas perdidas. El Evangelio de hoy (Jn 10,1-10) habla de la puerta por la que se entra en el rebaño.

En la historia de la Iglesia – afirma el Papa – han habido muchos falsos pastores que explotaron el rebaño porque querían dinero, carrera. Pero la grey los conoce y busca a Dios por sus caminos. El buen pastor escucha al rebaño, lo guía, lo cuida, y el rebaño sabe distinguir entre los pastores, no se equivoca, el rebaño confía en el Buen Pastor, Jesús. Por ello, el estilo de Jesús debe ser el estilo del pastor. El buen pastor es gentil y tierno, no se defiende, tiene esa ternura de la cercanía, conoce a las ovejas por su nombre y cuida de cada una de ellas como si fuera la única. Este domingo es un hermoso domingo, de paz y ternura porque el buen pastor nos cuida, como dice el Salmo 22: «El Señor es mi pastor, nada me faltará». En el vídeo superior Vatican News de visualiza y escucha la homilía del Papa traducida al español, cuyo texto completo es el siguiente:

La Primera carta del apóstol Pedro, que hemos escuchado, es un paso de serenidad. Habla de Jesús. Dice: “Él llevó nuestros pecados en su cuerpo sobre la madera de la cruz, para que, no viviendo ya para el pecado, vivamos para la justicia; gracias a sus llagas hemos sido sanados. Ustedes andaban como ovejas perdidas, pero ahora han vuelto al pastor y guardián de sus almas”. Jesús es el pastor – así lo ve Pedro – que viene a salvar, a salvar a las ovejas descarriadas: eso éramos nosotros. Y en el Salmo 22 que leímos después de esta lectura, repetimos: «El Señor es mi pastor, nada me faltará». La presencia del Señor como pastor, como pastor del rebaño. Y Jesús, en el capítulo 10 de Juan, que hemos leído, se presenta como el pastor. En efecto, no sólo el pastor, sino la «puerta» por la que se entra en el rebaño. Todos los que vinieron y no entraron por esa puerta eran ladrones o bandidos o querían aprovecharse del rebaño: los falsos pastores. Y en la historia de la Iglesia ha habido muchos de estos que explotaron el rebaño. No les interesaba la grey, sino sólo hacer una carrera o la política o el dinero. Pero el rebaño los conocía, siempre los conoció e iba a buscar a Dios en sus caminos.

Pero cuando hay un buen pastor, hay un rebaño que sigue adelante, que continúa. El buen pastor escucha al rebaño, conduce al rebaño, cura al rebaño. Y la grey sabe distinguir entre los pastores, no está mal: el rebaño confía en el buen pastor, confía en Jesús. Sólo el pastor que se parece a Jesús da confianza al rebaño, porque Él es la puerta. El estilo de Jesús debe ser el estilo del pastor, no hay otro. Pero también Jesús, el buen pastor, como dice Pedro en la primera lectura: «Sufrió por ti, dejándote un ejemplo, para que sigas sus pasos: no cometió pecado y no encontró engaño en su boca; fue insultado, no respondió con insultos, fue manso, no amenazó con la venganza».

Uno de los signos del buen pastor es la mansedumbre, es la mansedumbre. El buen pastor es manso. Un pastor que no es manso no es un buen pastor. Tiene algo escondido, porque la mansedumbre se muestra tal cual es, sin defenderse. Por el contrario, el pastor es tierno, tiene esa ternura de la cercanía, conoce a las ovejas una a una por su nombre y cuida de cada una como si fuera la única, hasta el punto de que cuando llegan a casa después de un día de trabajo, cansados, se da cuenta de que le falta una, sale a trabajar otra vez para buscarla y… la lleva consigo, la lleva sobre sus hombros. Este es el buen pastor, este es Jesús, este es quien nos acompaña en el camino de la vida, a todos. Y esta idea del pastor, y esta idea del rebaño y las ovejas, es una idea pascual. La Iglesia en la primera semana de Pascua canta ese hermoso himno para los recién bautizados: «Estos son los nuevos corderos», el himno que escuchamos al comienzo de la Misa. Es una idea de comunidad, de ternura, de bondad, de mansedumbre. Es la Iglesia que quiere a Jesús y Él cuida esta Iglesia.

Este domingo es un hermoso domingo, es un domingo de paz, es un domingo de ternura, de mansedumbre, porque nuestro pastor nos cuida. «El Señor es mi pastor, nada me faltará».

El Papa ha terminado la celebración con la adoración y la bendición eucarística, invitándonos a hacer la comunión espiritual. Aquí sigue la oración recitada por el Papa:

Creo, Jesús mío, que estás realmente presente en el Santísimo Sacramento del Altar. Te amo sobre todas las cosas y deseo recibirte en mi alma. Pero como ahora no puedo recibirte sacramentalmente, ven al menos espiritualmente a mi corazón. Como si ya te hubiese recibido, te abrazo y me uno todo a Ti. No permitas, Señor, que jamás me separe de Ti. Amén.

Antes de salir de la Capilla dedicada al Espíritu Santo, se cantó la antífona mariana que se canta en el tiempo pascual, Regina Coeli:

Regína caeli laetáre, allelúia. Quia quem merúisti portáre, allelúia. Resurréxit, sicut dixit, allelúia. Ora pro nobis Deum, allelúia.

(Reina del Cielo, regocíjate, aleluya. Cristo, a quien llevaste en tu vientre, aleluya, se ha levantado, como prometió, aleluya. Reza al Señor por nosotros, aleluya).

Francisco

Santa Misa de hoy presidida por el Papa Francisco en Santa Marta, 4º domingo de Pascua, 3-5-2020

Ainhoa Arteta, soprano, ante la pandemia del coronavirus: «Ahora es tiempo de mirar adentro, ser humildes, aceptar la penitencia y buscar a Dios para encontrar la verdad»

Palabra de Vida 3/5/2020: «Yo soy la puerta de las ovejas» / Por P. Jesús Higueras

Los ritos iniciales de la Misa / Por P. Jesús Higueras

Sara Palmés, enfermera de UCI, Hospital de Igualada y contagiada del Covid-19: «Los pacientes son Jesús y los cuido como si el mismo Jesús estuviera conectado a un respirador»

Santa Misa y adoración de la vigilia del 4º domingo de Pascua, presidida por el P. Fernando Simón Rueda, en la Parroquia San Juan Crisóstomo de Madrid, 2-5-2020

Homilía del Evangelio del Domingo: “Yo soy el Buen Pastor” / Por P. Raniero Cantalamessa, ofmcap.

Homilía del evangelio del Domingo: Sólo desde el amor y la identificación con Jesús podemos actuar como pastores de la Iglesia / Por P. José María Prats

Oración de acción de gracias por todas las madres y por la maternidad de la Virgen María / Por P. Carlos García Malo

«¡He ahí a tu madre!»… Amor de madre el más cercano al Amor de Dios ¡Felicidades mamás! / Por P. Carlos García Malo

Jesús sabe que si permanecemos a su lado su presencia iluminará nuestras vidas / Por P. Carlos García Malo

Sor Verónica Berzosa, superiora de Iesu Communio, ante el COVID-19: «Si el hombre no vuelve a Dios, el abismo será ineludible»

Carla Vilallonga curada de COVID-19: «Jesús entró en la planta de infecciosos y lo he reconocido como el significado de la vida. Pido por los enfermos y la conversión de todos»

Jerónimo Tornel, Lisa Ortín, Inés García y Paula Lázaro, médicos ante el coronavirus: «En cada paciente puedo ver a Jesús… Debemos confiar, tener fe y abandonarnos en las manos del Señor»

José Cediel, 9 días ingresado por coronavirus: «He vivido una experiencia mística y ha sido volver a nacer. He salido con ganas de perdonar y de estar más cerca de Dios»


Para entrar en el catálogo y en la tienda pincha en la imagen

Comentarios 0