Papa Francisco se ha reunido privadamente con 30 familiares en Turín con los que ha celebrado misa y ha comido

Maurizio Bracchino, primo del papa Bergoglio, explica que hablan a menudo por teléfono: “‘Hola Maurizio, soy Jorge’, nos dice con gran espontaneidad. Con mi madre habla muy a menudo”

22 de junio de 2015.- (Radio Vaticano Camino Católico) El Papa Francisco se ha reunido hoy con algunos de sus parientes piamonteses, unos treinta aproximadamente, durante su viaje de dos días a Turín. De forma estrictamente privada, el Papa ha celebrado la misa con sus familiares en el arzobispado y después han comido juntos. Durante sus visitas a Italia, el cardenal Bergoglio acudía a menudo a visitar a estos primos lejanos de esta región donde nació su padre.

Este domingo, Francisco tuvo ocasión además de estar unos instantes en la iglesia de Santa Teresa de Turín, donde se casaron sus abuelos, Giovanni Bergoglio y Rosa Vasallo, en 1907 y donde fue bautizado su padre en 1908. «Pocos meses antes del Sínodo, el Papa ha querido cumplir este gesto, precisamente, para reiterar el valor de la familia. En la Iglesia donde nació la familia de sus antepasados ha rezado, en especial por las familias y por el buen logro del Sínodo, y ha besado la fuente bautismal donde su papá fue bautizado», explica el vicedirector de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, el padre Ciro Benedettini a Radio Vaticano. 

Maurizio Bracchino, primo del papa Bergoglio, explicó a la agencia Adnkronos que hablan a menudo por teléfono. “‘Hola Maurizio, soy Jorge’, nos dice con gran espontaneidad. Con mi madre habla muy a menudo”, cuenta.

“Será un momento bellísimo, una forma de recordar los casi cuarenta años que prácticamente hemos vivido juntos”,explica el primo del Papa. Tal y como cuenta Maurizio, cuando Jorge Mario Bergoglio era arzobispo de Buenos Aires iba a menudo a visitar a sus primos de Italia.

El Santo Padre Francisco peregrino en Turín, volvió también físicamente a sus raíces genealógicas. Contempló el rostro del crucificado en el Santo Sudario que su abuela le contó de chico, y también el rostro de familiares suyos de sangre, porque es de esta región de Italia de donde salieron sus abuelos para la Argentina en 1929.

Los familiares que ha participado del encuentro privado con Francisco vinieron de Portacomaro, a pocos kilómetros de Turín, donde nació en 1884 al abuelo paterno del Papa, Juan Bergoglio.

En Liguria, también cerca de Turín, nació la abuela Rosa Vassallona, que Francisco hizo famosa porque contó públicamente que la abuela Rosa llevaba el sábado santo a los nietos a venerar el Cristo yacente para decirles que Jesús resucitó el domingo. El Cristo yacente es la imagen más similar a la que reproduce el santo sudario. Y en la homilía de la misa en Turín, el Papa recordó de memoria un poema sobre la gente del lugar que la abuela Rosa le enseño. Esta abuela de Francisco se trasladó a Turín con su familia cuando tenía solo 8 años. Aquí conoció después a Juan Bergoglio con quien se casó en 1907. Un año después nació Mario, el padre de Francisco y el 1 de febrero de 1929 partieron para la Argentina.

En Buenos Aires, Mario Bergoglio se casó con María Regina Sivori, también originaria de Liguria como la abuela Rosa. Finalmente, la mamá de Jorge Mario Bergoglio, actual Papa Francisco, lo dio a luz el 17 de diciembre de 1936.

El valor y el sentido de la fe y de la familia están muy unidos en el corazón de Francisco. El sentido de la fe y de la familia van juntos, porque lleva la fe en la sangre. Y lo más importante es que Francisco es coherente con esta fe y defendió aquí a la gente de la zona, como uno que los sabe y siente de la propia familia. No solo aquella de la sangre sino aquella de la fe, que es ahora la familia universal de la que es padre.

“Lo llamaremos ‘Jorge’”,dijeron sus familiares de sangre antes del encuentro.

 

Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *