Patti Smith, “la reina punk”, no abortó, a condición de que su hijo fuese adoptado por católicos

 

* Uno de los encuentros más llamativos que ha tenido el Papa Francisco fue el que tuvo, en abril, con la cantante Patti Smith, la abuela del punk. Una mirada a la trayectoria personal de esta mujer revela un itineario de búsqueda muy interesante.

* Hija de padre ateo y madre Testigo de Jehová, Patti Smith pasó de arremeter en sus canciones contra Dios, a rechazar el aborto y dar a su bebé en adopción, con la condición de que los padres fueran católicos

 

25 de octubre de 2013.-(Fernando de NavascuésAlfa y Omega  / Camino Católico) Patti Smith, la abuela del punk, una mujer proyectada como andrógina, lesbiana e, incluso, como una diosa. Una mujer irreverente y famosa gracias a su música y poesía, en cuyas letras se refleja no pocas veces su burla hacia Dios. Ahí está su canciónGloria, una versión de Van Morrison, que dice asíJesús murió por los pecados de alguien, pero no por los míosy termina la estrofa diciendo: Mis pecados son míos, me pertenecen a mí, a mí.

Si hablamos de Patti, la tendríamos que relacionar con el perfil de vida que hemos mencionado. Sin embargo, a lo largo de su vida se han visto capítulos, poco conocidos, pero que no dejan de ser impactantes por lo diferente que era su imagen pública. Al contemplarlos, no se podría imaginar que viniesen de una persona como ella. Para empezar, su madre era Testigo de Jehová, y su padre ateo. Esto le dio dos puntos de vista de Dios totalmente diferentes. A pesar de las posibilidades de elegir que tenía en cuanto a creencias, Patti tiró desde pequeña por el camino que le proponía su madre: «Mi madre me enseñó a rezar a los dos años, y eso expandió mi mundo. Fue el mejor regalo que pudo darme: la idea de que, no importa cuán aburrido estés, todavía puedes irte a la cama y rezar, hablar con ese Todo. Fui criada como Testigo de Jehová», explica la cantante.

Durante su infancia, Patti estaba unida a Dios gracias a su madre, pero algo rompió este vínculo. Cuando estaba en Secundaria, se enamoró de la poesía de Rimbaud, el poeta maldito y transgresor. Poco después, al ingresar en la Escuela de Arte de Nueva Jersey, un profesor la introdujo en el concepto de artista criminal. Ese profesor le acercó libros de las personas que le servirían a Patti como inspiración: Jean Genet y, otra vez, Rimbaud, artistas que mezclaban lo artístico con lo maligno, con el pecado. Estaba tan ilusionada con estos personajes y sus obras, que incluso llegó a decir:«Ya no quiero ir al cielo si allí no hay arte».

No al aborto

En el año 1966, aconteció un hecho que marcaría la vida de Patti y que ha pasado desapercibido para el gran público, pues todavía no era famosa. Con apenas 23 años, Smith se quedó embarazada. Ella no quería tener el hijo, porque resultaría una complicación en la carrera artística que comenzaba, por lo que decidió no abortar a condición de que fuese dado el niño en adopción a una familia católica. No deja de sorprender ese concepto de defensa de la vida y de qué tipo de familia debía custodiar a su hijo.

Patti empezó su carrera musical en el año 1975, con su primer álbum, titulado Horses. La tapa del disco es una foto legendaria, tomada por el fotógrafo y amigo de Patti, Robert Mapplethorpe, donde Smith no parece hombre ni mujer. Seguramente, ahora la cosa no nos sorprendería mucho, pero en la década de los 70, sí. Hasta entonces, jamás ninguna mujer había llevado hasta tal punto el concepto de androginia. En ese álbum estaba la canción Gloria, famosa por la frase citada anteriormente en la que se burla de la venida de Cristo al mundo.

Dios tiró a Patti del escenario

En 1977, los Patti Smith Group publicaron su segundo álbum, al cual llamaron Radio Ethiopia. Cuando lo estaban presentando, Smith padeció una experiencia inolvidable. El 26 de enero de 1977, en Tampa (Florida), se cayó del escenario y se rompió dos vértebras del cuello: «Estaba haciendo mi número más intenso, Ain’t it Strange, una canción donde desafío a Dios y le pido que me hable. Dice así la canción: Mano de Dios, siento tu dedo, pero no me marea, soy un torbellino, pero no caigo. Y me caí». Para ella fue un mensaje, una respuesta de Dios. Y ése fue el principio de su retiro. Sólo presentaría dos álbumes más: Easter (1978) y Wave (1979). Después, desapareció hasta 1996.

Antes de ese retiro, Patti se casó con Fred SmithSonic, el conocido guitarrista de los MC5. (Los dos en la imagen de la derecha). Tuvo dos hijos con él, Jackson y Jesse. Antes de casarse, Patti dijo cual era su principal meta en la vida:«Encontré a mi hombre, y toda mi vida estuve buscando a un hombre a quien amar. Quiero tener hijos y ser una buena madre y una buena esposa. Eso es todo lo que quiero hacer».

Fred murió en 1994 y, dos años después, Patti editaba un nuevo disco, Gone Again. La frase que utilizó para resumir y definir ese nuevo álbum pertenece al Salmo 30:«Mi luto se ha convertido en danzas».

Con el Papa Francisco

El Papa Francisco, desde que fue elegido sucesor de Pedro, el pasado 13 de marzo, ha saludado a muchos iconos de nuestro tiempo, desde políticos y deportistas hasta las personas más inesperadas, como Patti Smith, que con la edad de 66 años asistió a una de las Audiencias en la Plaza de San Pedro. Jamás ha dicho que fuese católica, pero desde que se enteró que Benedicto XVI abdicaba, rezó continuamente para que el próximo sucesor del apóstol san Pedro se llamase Francisco. Y parece que sus oraciones fueron escuchadas.«Me gusta mucho, me parece una persona muy interesante», afirmó la cantante sobre el Papa Bergoglio poco después de haberle saludado.Unos días después había un gran acontecimiento musical en Roma donde la cantante participaba, y les dedicó a Francisco y a su Papa favorito, Juan Pablo I, una canción.

Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *