Pon en primer lugar tu vida espiritual, riégala cada día con la oración y la Escritura Santa / Por P. Carlos García Malo