Ricky Peterson agradece a santa María MacKillop por el milagro de la curación de su Parkinson

Ricky Peterson se arrodilla ante la tumba de St Mary MacKillop en el norte de Sydney con su mochila WYD08. FOTO: Giovanni Portelli / The Catholic Weekly

* «Me temblaba la mano cuando me arrodillé ante la tumba … Había 50 o 60 personas en la capilla en ese momento y cuando comencé a orar no escuché a nadie. Solo hubo silencio. No recuerdo haber escuchado nada. Cuando me puse de pie y me fui, ni siquiera consideré si (el temblor) se había ido … pero creo que sucedió en ese momento»

CaminoCatólico.com.-  Los síntomas del Parkinson de Ricky Peterson desaparecieron inmediatamente después de rezar en la tumba de Santa María MacKillop, también llamada Santa María de la Cruz. Exactamente se han cumplido diez años este 18 de julio de 2018 y Ricky Peterson de Kansas City, Kansas, se volvió a arrodillar una vez más en la tumba de Santa María MacKillop en los suburbios de North Sydney, Australia, esta vez con una oración de agradecimiento por el milagro que había cambiado su vida una década antes. Lo explica el Catholic Herald.

Peterson, de 57 años, se arrodilló ante la tumba como peregrino durante la Jornada Mundial de la Juventud en 2008 y ofreció una oración que nunca olvidará: «que por la intercesión del primer santo de Australia, Dios lo sanaría de la enfermedad de Parkinson que había padecido durante nueve largos años».

«Dije, “Mary, te estoy pidiendo que reces conmigo esta noche. Señor, nada me gustaría más que sanar de este Parkinson y el temblor quede enterrado junto a María, si es tu voluntad. Voy a salir y alabar tu nombre “», recuerda Peterson.

Solo 10 minutos después, cuando el padre de cinco hijos estaba en el tren, viajando con su hija menor de vuelta a la casa de su familia, notó por primera vez que el temblor en su brazo derecho había desaparecido.

«Seguí revisando cada 30 segundos y pensé: “Se ha ido, no está”», explica. A pesar de su asombro y certeza de que había sido sanado, no dijo una palabra a nadie.

Fue durante la Misa final en el hipódromo de Randwick, celebrado por el Papa Benedicto XVI, que mientras tomaba de la mano a su padre, Jessica notó que el temblor había desaparecido.

«Ella me miró y dijo: “Tu mano no tembló en absoluto”. Dije: “Sí, no lo ha hecho desde el viernes por la noche”. Ambos empezamos a llorar».

Ricky Peterson, segundo desde la derecha, y su hija menor Jessica, tercera desde la izquierda, con la familia Kelly que fueron sus anfitriones durante la JMJ08 en Sydney. FOTO: Suministrada / The Catholic Weekly
Ricky Peterson, segundo desde la derecha, y su hija menor Jessica, tercera desde la izquierda, con la familia Kelly que fueron sus anfitriones durante la JMJ08 en Sydney. FOTO: Suministrada / The Catholic Weekly

La esposa de Peterson, Maura, dice que cuando él llamó desde Australia para contarle la noticia, se sintió llena de gratitud y «pura alegría».

La pareja ha hablado con The Catholic Weekly, periódico de la Arquidiócesis de Sydney, en Mary MacKillop Place en North Sydney en su visita de regreso de gratitud. Ha sido la primera visita de Maura a Australia. «Ha sido una acción de gracias por un nuevo futuro que nos fue concedido», ha dicho. «Un mes antes, habíamos estado hablando acerca de si debería renunciar a mi trabajo para cuidarlo y si podíamos pagar financieramente por hacerlo. Así que teníamos el futuro con el que habíamos soñado. Entonces fue una acción de gracias y pura alegría».

Peterson dijo que las Hermanas de San José, la orden de Santa María MacKillop, documentaron lo que le había sucedido a Ricky Peterson y le dijeron que si no se aprobaba el segundo milagro investigado para la canonización, entonces su caso era uno de los dos que «comenzarían a avanzar». Sin embargo, resultó ser innecesario, ya que el segundo milagro, la curación del cáncer de pulmón y cerebro de la australiana Kathleen Evans, finalmente fue aprobado.

Ricky y Maura Peterson hablan con The Catholic Weekly en Mary MacKillop Place en North Sydney. FOTO: Giovanni Portelli / The Catholic Weekly
Ricky y Maura Peterson hablan con The Catholic Weekly en Mary MacKillop Place en North Sydney. FOTO: Giovanni Portelli / The Catholic Weekly

Cuando Peterson regresó a los Estados Unidos, varios médicos lo evaluaron sin saber lo que había sucedido en Sydney y descubrieron que ya no tenía Parkinson. Cuenta Maura que cuando una enfermera, le preguntó al neurólogo de su esposo si el diagnóstico original nueve años antes había sido correcto, él le mostró el enorme archivo que documentaba la enfermedad y dijo: «Tenía Parkinson».

Peterson, un electricista, había visto morir a su padre a causa de las complicaciones del Parkinson, un trastorno del sistema nervioso central que a menudo causa temblores. Afirmó que si no hubiera sido sanado, ahora estaría retirado por discapacidad. «Posiblemente no estaría vivo», asegura.

Cuando llegó a Sydney en 2008, sufría un severo temblor en el brazo derecho durante todo el día y se vio exacerbado por el cansancio y el estrés. Ahora cree que la curación se produjo en el mismo momento en que oró en la tumba de Santa María MacKillop.

«Me temblaba la mano cuando me arrodillé ante la tumba … Había 50 o 60 personas en la capilla en ese momento y cuando comencé a orar no escuché a nadie», recuerda Peterson. «Solo hubo silencio. No recuerdo haber escuchado nada. Cuando me puse de pie y me fui, ni siquiera consideré si (el temblor) se había ido … pero creo que sucedió en ese momento».

Los Peterson fueron invitados por las Hermanas de San José para asistir a la canonización de Santa María MacKillop en el Vaticano en 2010. Se sentaron con las hermanas en la parte frontal.

En los últimos 10 años, Peterson no ha tenido la menor señal de que el Parkinson haya regresado. Maura cree que su esposo fue sanado porque clamó a Dios de una manera amorosa.

Peterson ahora comparte su historia con cualquier persona que escuche, creyentes e incrédulos por igual. Lleva consigo un montón de tarjetas sagradas con una de las frases más conocidas de la santa: «Nunca ves una necesidad sin hacer algo al respecto». Se las da a cualquiera que tome una.

Peterson dico que ha sido un sueño hecho realidad el poder regresar a Sydney con Maura para el décimo aniversario de su curación. «La ciudad es tan hermosa como recuerdo». Y ha mantenido una relación cercana con la santa australiana que cambió su vida. «Ella escucha de mí todos los días. Cuando le digo: “aquí vamos otra vez María, tenemos un montón de personas por las cuales orar”».

Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *