Ron McClary se convierte y al recibir la Primera Comunión es perdonado por la viuda de un policía a quien disparó en la espalda y dejó paralítico en 1979

* Estuvo 24 años en prisión y hoy padece esclerosis múltiple, pero el agente Tom Hayes que sobrevivió le perdonó cuando se desangraba en el suelo: «Pensé que me moría, y no quería presentarme ante Dios Todopoderoso con odio en mi corazón. Así que le pedí que me llevase al cielo y que también le llevase a él»

* Aunque nunca se vieron, Tom Hayes, que murió en enero de 2011, estuvo orando siempre por su agresor Rom McClary y su conversión al catolicismo

En la imagen de la izquierda Ron McClary el día de su Primera Comunión, recibiendo el perdón de Mary Hayes, viuda de Tom y el padre Kevin Lutz

28 de julio de 2012.- (Religión en Libertad / Camino CatólicoEn 1979, Ron McClary tenía 16 años e iba por mal camino. Una tarde de diciembre atracó un supermercado en Columbus (Ohio, Estados Unidos), pero se encontró con que un policía cercano, Tom Hayes, le descubrió y empezó a perseguirle. Ron sacó una pistola y le disparó, dejándole malherido con un tiro en la espalda que le dejó la parte inferior del cuerpo insensible.

Le ingresaron en el Riverside Methodist Hospital, a donde acudió a visitarle a la mañana siguiente su amigo Kevin Lutz, sacerdote, quien se lo encontró casi agonizante. Con lágrimas en los ojos, recuerda hoy la escena: «Le pregunté si perdonaba a quien le había disparado. Me contestó que lo había hecho ya cuando estaba tirado en la calle, bañado en sangre».

«Pensé que me moría, y no quería presentarme ante Dios Todopoderoso con odio en mi corazón. Así que le pedí que me llevase al cielo y que también le llevase a él»,fue la respuesta del policía, en la fotografía antes de ser atacado. Tom pasó largo tiempo en el hospital, conectado a mil y un catéteres, adquiriendo infecciones de todo tipo, ingresando varias veces en vigilancia intensiva y sufriendo la amputación de una pierna. Pero sobrevivió al disparo.

Por su parte, Ron fue detenido, condenado y encarcelado, y pasó casi 24 años en prisión. Durante todo ese tiempo, confiesa ahora el padre Lutz al diario The Columbus Dispatch, Tom no dejó nunca de rezar por él y por su conversión al catolicismo. Nunca llegaron a verse, y después de tres décadas de invalidez a causa de aquella agresión, el oficial Hayes murió en enero de 2011 a la edad de 61 años.

El bautismo

Meses después, el padre Lutz decidió encontrarse con quien había trastocado de aquella manera la vida de su amigo. Se encontró a Ron viviendo en la pobreza y aquejado de una esclerosis múltiple. Le contó que su víctima le había perdonado al instante y había rezado por él toda su vida, incluso el día de su fallecimiento.

Continuó visitándole y entablaron una intensa relación. En ocasiones Ron, a consecuencia de su enfermedad, apenas podía intercambiar con él más que un sí o un no, pero fue suficiente para transmitirle al sacerdote que él también había sufrido pesadillas toda su vida por lo que había hecho. El padre Lutz, cuando la ocasión lo propiciaba, procuraba hacerle reír con alguna historia para aliviar sus sufrimientos. Así fue como un día Ron – en la fotografía de la derecha en 1979, tras ser detenido- le pidió ser bautizado. El buen cura lo hizo en su misma habitación.

La prueba del cristiano

Pero la Primera Comunión McClary quiso hacerla en la iglesia de la Sagrada Familia, la parroquia del padre Lutz.. Y entonces el sacerdote llamó a la viuda de Tom con una difícil petición: que ella le perdonara también. «Le pregunté si era mi prueba como cristiana», confiesa Mary, «porque yo no estaba segura de ser capaz de hacerlo. Tom era mejor persona que yo».

Pero lo hizo. Cuando se vieron, 33 años después de la tragedia que aquel joven, ahora permanentemente encamado, había provocado, Ron intentó hablar. Las palabras, a consecuencia de su esclerosis múltiple, no le salían. Mary le paró, le pasó el brazo por el cuello y con un hilillo de voz susurró palabras que cayeron como una bendición sobre el enfermo: «Te perdono». Un amigo tomó la imagen de Mary, Ron y el padre Lutz en ese momento largamente esperado por Tom.

Durante la recepción del sacramento, junto a Ron estuvo también la hermana del policía, Judy, quien asimismo con lágrimas en los ojos apretó el brazo del antiguo delincuente para expresarle su perdón. «En el cielo todos seremos perfectos amigos», dijo el padre Lutz durante su homilía, «y Jesús nos pide que nos preparemos para eso desde ahora. Por eso nos pide que perdonemos y amemos a nuestros enemigos. Nos pide llevar nuestra cruz y lamentar nuestros pecados». Fue el pasado 21 de julio. Durante la ceremonia se puso en un banco la foto de Tom, quien con sus oraciones de treinta y dos años había obrado el milagro.

El vídeo  en inglés de la Primera Comunión de Ron McClary y del perdón de la viuda de Tom, Mary Hayes

Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *