Rosa Mª Frías, de familia atea, con 4 años ya buscaba el sentido de la vida, se encontró con Dios, experimentó el vacío y Cristo le rescató

Camino Católico.- Rosa Mª Frías, de Cuenca, España, pertenece a una familia que se consideraba atea y por lo tanto sin formación católica. Sin embargo, ella experimenta una sed de Dios impresionante.

Con solo cuatro años de edad, se pone a llorar en su cama porque no encuentra el sentido de esta vida. Si no hay Dios, ¿para qué estamos aquí?. Creciendo ella sola, se inscribió en la catequesis de la parroquia y en el coro. Nunca iba acompañada por su familia y fue siempre considerada como la «rara» de la clase.

En unos ejercicios espirituales, en Valladolid, después de experimentar el vacío interior y de sentir que Jesús la había abandonado porque ya no le sentía, decidió hacer «su voluntad». Aquí nos cuenta cómo volvió, cómo un «ángel» le sacó de su noche oscura y cómo ahora vive con Jesús. Ahora sabe que si viene otra prueba de sequedad, tiene que dejarse amar por el Señor. Explica su testimonio en el programa “Cambio de Agujas” de H.M. Televisión, que puede verse en el vídeo que ofrecemos.

 

Fuente:Eukmamie