Santa Misa y Ángelus presididos por el Papa Francisco de la Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado, 29-9-19

29 de septiembre de 2019.- (Camino Católico)  “Los países en vías de desarrollo siguen agotando sus mejores recursos naturales y humanos en beneficio de unos pocos mercados privilegiados. Las guerras afectan sólo a algunas regiones del mundo; sin embargo, la fabricación de armas y su venta se lleva a cabo en otras regiones, que luego no quieren hacerse cargo de los refugiados que dichos conflictos generan”. Fueron rotundas las palabras del Papa Francisco en la homilía en Misa celebrada en la Plaza de San Pedro con motivo de la 105ª Jornada Mundial de Migrantes y Refugiados, en la que lamentó la triste realidad: quienes padecen las consecuencias de estos hechos “son siempre los pequeños, los pobres, los más vulnerables, a quienes se les impide sentarse a la mesa y se les deja sólo las ‘migajas’ del banquete’”. En el vídeo de 13 TV  se visualiza y escucha completa la Santa Misa traducida al español y el rezo del Ángelus que el Papa ha orado antes de la bendición final.

El Santo Padre ha recordado que el Señor nos pide también – junto con el ejercicio de la caridad – reflexionar sobre las injusticias que generan exclusión, en particular, “sobre los privilegios de unos pocos, que perjudican a muchos otros cuando perduran”: “El mundo actual es cada día más elitista y cruel con los excluidos…. Quienes padecen las consecuencias son siempre los pequeños, los pobres, los más vulnerables, a quienes se les impide sentarse a la mesa y se les deja sólo las “migajas” del banquete”.

Por ese motivo, el Santo Padre ha insistido en que como cristianos “no podemos permanecer indiferentes ante el drama de las viejas y nuevas pobrezas, de las soledades más oscuras, del desprecio y de la discriminación de quienes no pertenecen a ‘nuestro’ grupo”.

Por otra parte Francisco ha subrayado que “amar al prójimo como a uno mismo significa también comprometerse seriamente en la construcción de un mundo más justo”. Significa “sentir compasión por el sufrimiento de los hermanos y las hermanas”, significa “acercarse, tocar sus llagas, compartir sus historias”. Y significa, además, “hacerse prójimo de todos los viandantes apaleados y abandonados en los caminos del mundo, para aliviar sus heridas y llevarlos al lugar de acogida más cercano, donde se les pueda atender en sus necesidades”.

Amar al prójimo como a uno mismo es un “santo mandamiento” que Dios dio a su pueblo, ha añadido el Santo Padre. Y es un mandamiento que el Padre “selló con la sangre de su Hijo Jesús, para que sea fuente de bendición para toda la humanidad”. Pues la “familia humana”, “todos hermanos, hijos del único Padre”, es el plan original del Padre revelado en Jesucristo.

El Papa en homilía de la Misa de la Jornada del Migrante, 29-9-19: «Amar al prójimo es sentir compasión por el sufrimiento de los hermanos, manifestarles la ternura que Dios les tiene»

Papa Francisco en el Ángelus, 29-9-19: «No olvidéis la hospitalidad; algunos, practicándola, sin saberlo, han acogido ángeles»

Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *