Skip Vaccarello, autor de ‘Encontrar a Dios en Silicon Valley’: “Dios se convirtió en una de las cosas más importantes de mi vida”

* “Hemos puesto a Cristo en el centro de nuestras vidas y eso influencia todas las cosas que hacemos y alabamos a Dios a través de nuestra manera de hacer el trabajo ordinario, poniendo esfuerzo en la manera de realizarlo y demostrando con obras que nos preocupamos de nuestros trabajadores, de aquellas personas con las que hacemos negocios, de los suministradores, de todos; la integridad es importante; guardamos las promesas que hacemos, y eso creo que sale del verdadero discípulo de Cristo, sea católico o protestante”

25 de noviembre de 2015.- (Jordi Picazo y Ana Cárdenas / Forum Libertas/ Camino Católico)   Skip Vaccarello es autor del libro “Encontrar a Dios en Silicon Valley: trayectorias de espiritualidad en un mundo de alta tecnología”. Es también cofundador de la iglesia denominada “New Beginnings Community Church (NBCC)”, y preside también el “Silicon Valley Prayer Breakfast” (“Desayunos de Oración de Silicon Valley”). Vince “Skip” Vaccarello nos concede esta entrevista sobre la revolución espiritual en Silicon Valley.

“Encontrar a Dios en Silicon Valley contiene 27 entrevistas a otras tantas personas que son creyentes comprometidos y seguidores de Jesucristo. Para compilar el material del libro entrevisté a unas 80 personas acerca de sus historias personales y las clasifiqué en categorías. El libro consta de cuatro partes que cubren Fe y ÉxitoCiencia, Razón y Fe; lasluchas personales con la Fe y los viajes espirituales de personas concretas. Sobradamente conocido es el hecho de que mucha gente tiende a ver Silicon Valley no precisamente como un sitio para Dios, sino más bien como un sitio de enterpreneduria, de riqueza, negocios y tecnología”, adelanta.

Silicon Valley alberga aproximadamente cuatro millones de almas, y sus límites, empujados por el crecimiento en oferta y demanda de trabajos en el ámbito de la tecnología, se han ampliado en los últimos años para incluir ahora la ciudad de San Francisco y alrededores. Tradicionalmente es una de las zonas con menos iglesias de la región, y menos del 5% de las personas acuden a la iglesia en los céntricos condados de Santa Clara y San Mateo.

Por ello, es precisamente considerado como un lugar preeminentemente secular: en cierto sentido al margen de Dios, donde la atención de la gente está puesta principalmente en el éxito en los negocios, la tecnología y la creación de riqueza. Hewlett-Packard, Intel, Google, Yahoo!, Apple Computer, Cisco, Intuit, Electronic Arts, Facebook, o LinkedIn son ejemplos de empresas que han visto la luz en Silicon Valley.

Skip Vaccarello nos explica que “el libro se ha publicado hace escasas semanas, y viene acompañado de una guía para aquellas personas que quieren profundizar un poco más: encontrarán en esa guía de estudio unas preguntas para cada uno de los capítulos de la obra”.

“Regresé a la Fe precisamente en Silicon Valley”

– ¿Cuál fue su motivación a la hora de querer escribir este libro?

– He vivido en Silicon Valley durante 36 años y allí me he encontrado con un grupo comprometido de personas que ciertamente puedes darte cuenta de que son seguidores de Cristo. Y como usted sabe, a menudo se trata de la gente que ha tenido más éxito en su vida la que también paradójicamente ha recorrido un camino más accidentado hasta llegar a la Fe. Personalmente creo que aquellas personas con curiosidad por la Fe pueden beneficiarse grandemente a la hora de leer las historias de los personajes de mi libro: algunos de ellos llegaron a creer por mediación de milagros, otros a través de adversidades personales, y aun otros a través del mismo éxito en sus carreras profesionales. Al mismo tiempo, aquellos que ya son seguidores comprometidos de Cristo se sentirán también inspirados al leer estas historias: y así, mi esperanza es que la gente decida dar el ‘next step’, el siguiente paso en su viaje espiritual.

“Encontrar a Dios en Silicon Valley” se gestó a lo largo de varios años: crecí en la Iglesia Católica, pero más tarde me aparté de ella durante unos 20 años; aun así probablemente me seguía viendo a mí mismo como creyente, y cristiano también; pero nunca hice nada específico para cultivar esta faceta de mi vida. Regresé a la Fe precisamente en Silicon Valley, en la década de los años 80 del siglo pasado y por una serie de circunstancias diversas; y resultó que Dios se convirtió en una de las cosas más importantes en mi vida. Dios también puso en mi corazón el deseo de ayudar a otros que, por sus creencias, sentían esa inquietud a encontrar el gozo de ser realmente seguidores de Cristo.

“Hemos puesto a Cristo en el centro de nuestras vidas”

– ¿Instaurar el reinado de Cristo en la tierra?

– Sí claro; hemos puesto a Cristo en el centro de nuestras vidas y eso, esperamos, influencia todas las cosas que hacemos y tal y como dice usted, alabamos a Dios a través de nuestra manera de hacer el trabajo ordinario, poniendo esfuerzo en la manera de realizarlo y demostrando con obras que nos preocupamos de nuestros trabajadores, de aquellas personas con las que hacemos negocios, de los suministradores, de todos; la integridad es importante; guardamos las promesas que hacemos, y eso creo que sale del verdadero discípulo de Cristo, sea católico o protestante: nosotros somos todos pecadores, pero la esperanza es que la entrega a una Fe en Cristo sale al paso de todo eso al intentar hacer las cosas bien y con justicia en nuestro trabajo cotidiano. Porque, lógicamente, en el lugar de entorno donde muchos de nosotros pasamos ocho o más horas al día es muy importante en nuestra relación con Cristo: la idea fundamental es que la gente se sienta atraída por esta Fe por la manera en que trabajamos, por la manera en que nos comportamos cristianamente y con ética. Y en casa, el entorno familiar, mientras nos cuidamos de nuestros hijos y de nuestros padres, alabamos y adoramos a Dios de igual manera.

“Jesucristo es el personaje central que me inspira”

– ¿Algún líder espiritual o religioso que le haya inspirado?

– Probablemente podría hablarle de varios. Jesucristo es el personaje central que me inspira pero en mi trabajo en Silicon Valley hay también un grupo que se ha formado y que se siente llamado a transformar el lugar a través del seguimiento de Cristo. Es un grupo de gente muy diversa, desde capitalistas hasta sacerdotes y pastores espirituales, pasando por directivos de empresas sin ánimo de lucro. Esta gente tiene en común el haberse marcado tres objetivos: instaurar mil nuevas iglesias, unificar la comunidad cristiana en Silicon Valley y marcar la diferencia. Así, por ejemplo, feligreses de algunas iglesias cambiaron el servicio religioso de un domingo el pasado mes de abril para salir y servir a la comunidad: los sin techo, desaventajados, etc. Con el único objetivo común de ‘marcar la diferencia’ con Cristo en Silicon Valley”.

– ¿Podría mencionar algún caso concreto de personas que han pasado por esta trayectoria de conversión?

Pienso ahora en Paul Ealey, que fue parte del consejo directivo de Hewlett Packard; después de conducir HP al ámbito del negocio de la informática, escribió el libro Ready, Fire, Aim (Listos, fuego, Apunta). Con ello quiere demostrar que a lo que uno debe tender es a tomar una decisión para luego ver los resultados, y seguidamente poder analizar lo ocurrido; Paul Ha sido un hombre que ha tenido mucho éxito en su carrera. Como tantos, de niño también asistía a la iglesia con regularidad, pero eso no constituyó nunca una parte importante en su vida.

Su historia empieza cuando una noche, ya contando con más de 70 años, en su ancianidad, tuvo un sueño en el que el Señor Dios le hizo ver que su éxito no radicaba en lo que él hacia sino que Dios mismo estaba detrás de su éxito. Así, al despertar de ese sueño sintió que tenía que averiguar quién era este Dios. Paul mencionó a su mujer lo ocurrido, y su mujer le dijo: ‘Paul, yo he estado rezando por ti durante muchos años’. Así que Paul se puso a buscar las evidencias detrás de la fe cristiana, y poco después de llegar a la certeza de la Fe se comprometió con Cristo y fue a partir de ahí cuando organizó un grupo al que llamo ‘Global Outreach Media’ (‘Red de Alcance Global’): a través de este Grupo se ayuda a gente de todo el mundo a llegar la fe. Y ese es Paul Ealy.

Otro ejemplo sería Patrick Gelsinger, ahora mismo Gerente de VMware. Gelsinger ha tenido, y tiene todavía, una carrera llena de éxitos. Podría describir a Pat como un cristiano nominal; o cristiano cultural, como le llaman en algunas latitudes, hasta que un día escuchó la lectura del Libro del Apocalipsis donde se lee ‘Así, puesto que eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de Mi boca’ (Ap 3:16). La lectura de este versículo le empujó a preguntase seriamente quién era y en qué punto de su vida se encontraba; y fue así como se comprometió formalmente con Cristo. Más tarde leyó en la carta de San pablo a los Colosenses: ‘(…) todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los Hombres (Colosenses 3:23). Y se dio cuenta de repente que su negocio podía ciertamente ser parte de su ministerio y por ello continuó de vicepresidente de Intel y Gerente de VMware la quinta empresa de software del mundo.

Otro gran personaje es Emily Liggett, gerente de Nova Torque, fabricantes de motores eléctricos eficientes. Y lo que es poco usual en el caso de Emily es que hay muy pocas mujeres que sean gerentes en empresas manufactureras en Silicon Valley. Su Fe se fortaleció cuando llegó y encontró la iglesia idónea para ella. Fue a través de su marido que su fe pasó a ocupar un lugar importante en su vida y de hecho se dio cuenta que se puede, sí, estar inmerso en el mundo de los negocios y ser también creyente. Ella en concreto tenía una formación científica y fue capaz de reconciliar en su cabeza ciencia y fe sin que hubiera conflicto entre las dos.

“Un lugar de Dios y para Dios”

– ¿Cuál es su objetivo final? ¿Cuándo podría decir, “he conseguido lo que quería”?

– Se percibe también una tendencia generalizada que yo no dudaría en llamar un ‘verdadero potencial para un resurgimiento’ en Silicon Valley. En un futuro no lejano preveo que Silicon Valley llegará a ser conocido no solamente por un lugar de tecnología e innovación sino además como ‘un lugar de Dios y para Dios’; y que la gente de EEUU y del resto del mundo se dé cuenta y tome nota.

 

Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *