Somos seres únicos para Dios, amados personalmente, tanto es así que derramó su sangre por cada uno / Por P. Carlos García Malo


Para entrar en el catálogo y en la tienda pincha en la imagen