Un conductor de la comitiva del Papa se equivocó de camino y propició que la gente rodeara el vehículo en Rio, explica el P. Federico Lombardi, portavoz vaticano

* Asegura que no hay preocupación por la seguridad del Santo Padre:  «El Papa tiene plena confianza en las autoridades»

* “En medio de todo eso el Papa estaba siempre con la sonrisa, saludando a todos por la ventana.Cuando el coche frenaba, el secretario del Papa que iba en el mismo auto se asustaba, pero el Papa no tenía miedo. El Papa parecía estar disfrutando de estar rodeado de gente. Es claro que la gente se acerca al Papa porque lo quiere mucho. Nadie le quiere hacer mal. Ha sido una experiencia extraordinaria del Papa con el pueblo»

23 de julio de 2013.- (JMJ / 13 TV / Camino Católico)  Después de alrededor de 12 horas de vuelo, el Papa Francisco aterrizó ayer en Río de Janeiro para presidir la XXVIIIa Jornada mundial de la Juventud. Llegó completamente lleno de energía, así como los miles de peregrinos que lo esperaban para recibirlo. Después del saludo en el aeropuerto con la presidente del país, Dilma Rousseff, el Papa comenzó un largo trayecto cambiando en diferentes ocasiones de medio de transporte. Uno de los choferes de  la comitiva del Papa se equivocó de camino durante el recorrido, según confirmó el portavoz vaticano, P. Federico Lombardi. Eso provocó momentos caóticos que angustiaron a los miembros de seguridad cuando el vehículo quedó bloqueado en varias ocasiones. En el vídeo puede visualizarse desde la llegada al aeropuerto hasta los momentos de desconcierto y como luego todo se normaliza.

Primero el Papa Francisco subió a un Idea gris de la Fiat, un automóvil muy  popular y usado en Brasil, que atravesaba las calles llenas de gente en la metrópolis del gigante sudamericano. Hubo, sin embargo, momentos de tensión debido a un atasco en el que se vio involucrado el sequito papal. Sin embargo, el Papa entusiasmado no dejaba de saludar a la gente y besar niños por la ventanilla del vehículo. 

Después, el Papa llegó a la catedral metropolitana y subió a un jeep blanca para seguir su recorrido entre la gente. Pocos minutos después, las autoridades decidieron que era mejor que el Papa se trasladara nuevamente en el Idea Fiat para llegar a un helipuerto y trasladarse en helicóptero al palacio de Guanatraba, en donde fue la ceremonia oficial de bienvenida.

En conferencia de prensa realizada esta pasada noche en el Media Center ubicado en el Fuerte de la emblemática playa de Copacabana, el Padre Lombardi comentó que una de las razones por las que la multitud pudo tener mayor acceso al Santo Padre fue porque la comitiva cometió un pequeño error en el recorrido. La comitiva entró a una avenida en donde había mayor tráfico, lo que permitió que una gran cantidad de personas se acercaran al auto en donde iba el Pontífice.

«No quiero dramatizar el asunto. Es una ciudad grande y en medio del alboroto era algo que podía pasar. Y en medio de todo eso el Papa estaba siempre con la sonrisa, saludando a todos por la ventana.Cuando el coche frenaba, el secretario del Papa que iba en el mismo auto se asustaba, pero el Papa no tenía miedo. El Papa parecía estar disfrutando de estar rodeado de gente«,explicó. «Es claro que la gente se acerca al Papa porque lo quiere mucho. Nadie le quiere hacer mal», agregó.

Según Lombardi, el papa insistió en pasear con la ventana del coche abierta, siendo que el único cambio en el recorrido – del aeropuerto internacional hasta la catedral metropolitana en el centro de Rio – ha sido un desvío al final del trayecto, justamente para evitar el contacto con un grupo de manifestantes. «El Papa tiene plena confianza en las autoridades», dijo el vocero sobre la disposición de Francisco para enfrentar el contacto espontáneo e inmediato con el pueblo.

«El santo padre está muy contento con la acogida y la forma con la que fue recibido en Brasil. La impresión de las personas que estaban con el Papa es la de que ha sido una extraordinaria experiencia con el entusiasmo del pueblo», relató Lombardi

El Director de la Sala Stampa de la Santa Sede dijo además que el Papa Francisco está muy contento por la acogida de los brasileños, por el recibimiento que le han dado que lo ha puesto muy contento y lo ha llenado de entusiasmo. «Ha sido una experiencia extraordinaria del Papa con el pueblo», aseguró. El sacerdote jesuita explicó además que el hecho de que haya habido un pequeño error en el recorrido no genera preocupación en la seguridad que está garantizada.

El portavoz también relativizó la noticia según la cual la policía brasileña hizo explotar una bomba descubierta en las inmediaciones del santuario de Aparecida, que Francisco visitará el próximo miércoles. «Más que una bomba era un pequeño artefacto artesanal encontrado en un baño público, cerca de la Basílica. Ciertamente no estaba en relación con la persona del Papa, por lo tanto las autoridades competentes no maduraron ninguna preocupación», precisó.

Por otra parte destacó los puntos de encuentro entre el líder católico y la presidente del Brasil, Dilma Rouseff, en asuntos como el empeño por una justicia social, el crecimiento humano y los jóvenes. Estableció que existe convergencia en la voluntad y la intención de afrontar tantos problemas de la sociedad actual y entre los brasileños. Dijo que durante el encuentro privado que ambos sostuvieron, en el Palacio de Guanabara la tarde de ayer, la presidenta recordó el discurso del Papa en Lampedusa y aseguró que también en Brasil fue recibido positivamente.

Según el programa oficial del viaje apostólico, este martes 23 Francisco no tiene ninguna actividad pública prevista, aunque Lombardi no descartó que el pontífice reserve sorpresas.
«El Papa es capaz de inventar siempre algo nuevo, por lo tanto no puedo asegurar en absoluto que sea un día del todo tranquilo. Pero creo que se propondrá tener un día tranquilo para prepararse a los días sucesivos, que serán muy densos. Si él querrá encontrar algún conocido suyo o profundizar algún coloquio, lo podrá hacer libremente. Pero no creo que en la jornada de hoy hayan eventos importantes con la participación del pontífice», estableció.

Por otra parte, el Papa Francisco podría reunirse con los jóvenes de Argentina que han llegado a la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) Río 2013. Preguntado sobre ello el P. Federico Lombardi  dijo que no podía confirmar el evento pero que efectivamente es posible. «El Papa es argentino y considerando que este año no va a viajar a Argentina es siempre una posibilidad. Con el Papa el programa a veces cambia», comentó en medio de risas.

Otro ejemplo de este cambio de programa, explicó el vocero del Vaticano, fue la inclusión en el programa, cuando finalmente aceptó venir a Río para la JMJ, de una visita al Santuario Mariano de Nuestra Señora de Aparecida, la Patrona de Brasil. El Papa, dijo el Padre Lombardi, puso en uno de los dos día de reposo del programa original que tenía Benedicto XVI un día para visitar Aparecida. «Es más, exigió a la organización que así sea».

«Para el Papa el Santuario de Aparecida tiene un gran significado, primero por su amor a la Virgen y segundo porque él estuvo encargado, en el año 2007, de la Comisión que redactó lo que se conoce ahora como el documento de Aparecida», las conclusiones de la V Conferencia General del Episcopado de América Latina y el Caribe. En efecto, en sus distintas reuniones con jefes de estado de Latinoamérica, como con el Presidente de Ecuador o el de Venezuela, el Papa ha obsequiado a los mandatarios dicho documento.

Comentarios 0