Un hombre drogado atropelló y mató a los 3 hijos de Danny y Leila Abdallah: «Si Jesús puede perdonarme puedo perdonar al conductor. Rezamos por él»

* «Lo que vimos fue más allá de nuestra comprensión. Cuando los vi, me di cuenta de que tenía que rendirme a Dios. Comencé a orar cuando todos a mi alrededor estaban gritando. Mi respuesta inmediata fue ‘¿Por qué Dios nos haría eso? No, no puede llevarse a nuestros hijos. Él no nos haría eso… El perdón es algo que  practicas toda tu vida. Entonces, eventualmente, puedes perdonar a una escala mayor. Y no perdonas porque los demás merezcan ser perdonados. Es porque mereces estar en paz. Si Jesús murió en la cruz por mí, entonces, por supuesto, puedo orar por ese conductor. Nuestro cristianismo, nuestra fe hizo que lo perdonara»

El vídeo-testimonio de Danny y Leila Abdallah en EWTN News In Depth  puede verse con los subtítulos en español entrando en subtítulos C, acto seguido en la ruedecita de la derecha de configuración, luego en subtítulos, después en traducir automáticamente y eligiendo el español

A.L.M. / Camino Católico.- Danny y Leila Abdallah eran padres de una familia de seis niños, pero un trágico accidente automovilístico le arrebató a tres de ellos. “Si Jesús puede perdonarme, yo puedo perdonar al conductor”, dice Leila en una entrevista con EWTN News In Depth que recoge  CNA.

Todo comenzó en Sydney, Australia, en febrero de 2020, cuando tres de sus niños le pidieron permiso para ir solos a comprar helado. Lo que nunca pudieron imaginar estos padres es que minutos después, un hombre de 30 años de edad bajo estado de alcoholemia y drogas embestiría con su auto a los pequeños.

 “Cuando los vi, me di cuenta de que tenía que rendirme a Dios”

Danny y Leila se conocieron en Líbano. Recuerdan que se eligieron uno al otro por su fe católica: La “primera pregunta que me hizo Danny fue: ‘¿Oras?’ Y esa fue mi señal de Dios”, explica Leila.

Siempre digo que la decisión más importante que tomas en tu vida es con quién te casas, y sé que una mujer que ama y teme a Dios estará contigo en tu hora más oscura”, menciona Danny.

Danny y Leila Abdallah con sus hijos

Luego se casaron y tuvieron seis niños: Antony, Angelina, Liana, Sienna, Alex y Michael.

Vivían como una feliz familia hasta ese 1 de febrero de 2020. “Lo que vimos fue más allá de nuestra comprensión”, recuerda Danny cuando llegó a la escena. “Cuando los vi, me di cuenta de que tenía que rendirme a Dios”.

“Comencé a orar cuando todos a mi alrededor estaban gritando”, recuerda Leila. “Mi respuesta inmediata fue ‘¿Por qué Dios nos haría eso? No, no puede llevarse a nuestros hijos. Él no nos haría eso”.

Al llegar al hospital, cuatro sacerdotes le dieron la triste noticia: Antony de 13 años, Angelina (12), Sienna (9) y su sobrina, Veronique (11), no sobrevivieron.

Danny y Leila Abdallah rezan en el lugar en el que murieron sus hijos y su sobrina

El perdón en medio del dolor

El conductor fue condenado a 21 años de prisión, pero los padres de los niños no lo odian: “Lo siento por él”, dice Danny. “Rezo por él. El diablo lo usó como un títere”.

En un acto que conmocionó a los medios de comunicación, Leila lo perdonó públicamente.

“El perdón es algo que practicas, es algo que practicas toda tu vida. Entonces, eventualmente, puedes perdonar a una escala mayor”, explica. “Y no perdonas porque los demás merezcan ser perdonados. Es porque mereces estar en paz“.

Si Jesús puede perdonarme, entonces, por supuesto, puedo perdonar al conductor“, enfatizó. “Si murió en la cruz por mí, entonces, por supuesto, puedo orar por ese conductor. Nuestro cristianismo, nuestra fe hizo que lo perdonara“.

Aún no habían transcurrido 48 horas desde el atropello cuando Leila manifestó su perdón ante los medios de comunicación: “Creo que en mi corazón, lo perdono… No voy a odiarlo, no es lo que somos y no es lo que nuestra religión nos dice”.

Antony (13), Angelina (12), Sienna (9) son los hermanos Abdallah que murieron arrollados

Levantando santos modernos

“Tratamos de enseñarles a rezar el Rosario, leer su Biblia, vivir su fe, ser buenas personas en la vida y compartir el rostro de Dios a través de ellos”, explicó Leila cuando sucedió la tragedia.

El esposo de Leila, Daniel, agregaba en febrero de 2020: “Nuestros hijos son nuestra razón de vivir. Criarlos de acuerdo con los caminos de Dios, enseñarles a amar, brindarles todas las oportunidades y nutrirlos de hombres y mujeres jóvenes positivos e impactantes fue y es el propósito de nuestra vida. Nuestra vida aquí en la tierra no es más que un vapor en comparación con Sus planes eternos, y el propósito que Dios tiene para Sus hijos”.

Los tres hermanos Abdallah se ofrecieron como voluntarios y dedicaron sus noches de viernes a alimentar a los menos afortunados en una cocina para personas sin hogar de la Fundación Team Jesus. Desde una edad muy temprana, estos niños captaron la altura y la profundidad del amor de Dios y alcanzaron un nivel espiritual muy alto.

Antony Abdallah, de 13 años, dijo en Instagram: “Dale a Jesús tu debilidad, Él te dará su fortaleza. Dale a Jesús tu dolor, Él te sanará. Dale a Jesús tus preguntas, Él te dará su respuesta“.

En su último día, Anthony rezó con su padre en la Catedral de Santa María de Sidney. Dijo que quería dedicar su juego de baloncesto ese día a la estrella de la NBA Kobe Bryant.

Angelina, de doce años, fue recordada por su valentía, amabilidad, compasión y desinterés. La describían como la “mano derecha” de su madre, la “pequeña ayudante” de su padre, una segunda madre para sus hermanos y muy amorosa con todos sus amigos, primos y maestros.

Cuando cumplió ocho años, Sienna insistió en que quería pasar su viernes por la noche con el Equipo Jesús alimentando a los hambrientos, en lugar de pedir películas o juegos. Y cuando le cortaron un pastel de cumpleaños, se lo dio todo a las personas sin hogar.

El equipo de Jesús rindió homenaje en una publicación de Facebook a los niños y a sus padres modelos, Daniel y Leila Abdallah.

Abdallah children / Team Jesus – Sydney, Facebook

“Todo el crédito es para Danny y Leila por su orientación paterna , sabiduría y perseverancia por educar a sus hijos en el camino de la caridad, el don y el amor, sin esperar nada a cambio”, dijo la organización.


Para entrar en el catálogo y en la tienda pincha en la imagen

Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *