Verónica Cardona quedó embarazada a los 16 años por las violaciones de su padre y se negó a abortar: “¡Era Dios quien me animaba y me levantaba!”

“Gracias a Dios pude perdonar a mi papá, mirarlo a los ojos y darle las gracias por haberme dado la vida. Mi hija que está próxima a cumplir 11 años, hace un año y medio que sabe todo lo que pasó porque ella tiene derecho a saber la verdad y lo tomó muy bien. Ella también ha perdonado a mi papá que murió hace seis años. En este momento Dios nos ha regalado la oportunidad de estar en preparación para el matrimonio y hemos podido darnos cuenta mi hija y yo que no todos los hombres son iguales. Que el verdadero amor existe y que se puede vivir la reconciliación con las personas que nos han hecho daño”

Verónica Cardona / CaminoCatólico.com.- Mi primera reacción cuando supe que estaba embarazada fue sentirme totalmente destrozada. El impacto era muy grande al darme cuenta de que esperaba un hijo. En ese preciso momento sentí que mi vida se había frustrado, más aún porque sabía que el bebé que venía en camino era el “producto” de una violación. Caí en depresión unos días, no quería matar a un ser inocente, pero tenía miedo, quizás el mismo miedo que sienten muchas mujeres al enterarse de que están embarazadas. Miedo a que no fuera capaz de salir adelante, miedo a los prejuicios, miedo a que me vieran con lástima, miedo a afrontar la realidad, miedo a quedarme sola.

Naturalmente casi toda mi familia, doctores, jueces, en fin, todos querían que abortara y más aún aquí en Colombia, que se acababa de hacer “legal” el aborto en tres casos: por violación, por malformación y por riesgo de la vida de la madre. Yo cumplía con todos los requisitos: violación, una posible malformación por la información genética, y mi vida estaba en riesgo pues era un embarazo de alto riesgo.

Por otra parte, recordaba un día en el cual mi mamá, llorando, me pedía perdón pues ella había intentado abortarme, no quería que yo viviera, y pensé que yo no tenía el derecho de arrancarle la vida a nadie y menos a una personita indefensa que no podría defenderse, una personita que no me había hecho nada a mí.

Y así, aunque en mi familia se me dejó de hablar por unos días, sólo mi mamá me apoyaba en mi decisión, pues me había dicho que fuera cual fuera mi decisión era mía y me iba a apoyar. Y así comenzó a crecer en mí el más grande milagro de amor.

Fue una experiencia, aunque dura, hermosa. Cuando veía las ecografías podía darme cuenta del gran milagro de la vida, sentir sus pequeños pero inofensivos golpecitos en mi estómago. Y luego, ver su ternura al nacer.

En este tiempo mi mamá se encontraba asistiendo a una comunidad católica, y ellos me ayudaron bastante. Me animaban a seguir en mi decisión de traer esa vida al mundo, ya fuera que al nacer diera a mi hija en adopción, o decidiera quedarme con mi hija y salir adelante. Hablábamos de los muchos niños que han sido abortados.

Durante este tiempo quise olvidarme de Dios. Me enojé con Él porque no podía entender cómo un Dios tan bueno y con tanto amor hacia mí podía permitir que me pasara esto, que no había hecho nada malo en la vida, y que desde antes de nacer ya estaba sufriendo bastantes dificultades pues desde el vientre de mi mamá ya no era deseada. No podía entender, mas, sin embargo, me refugiaba en Él y le pedía fuerzas para continuar adelante y hoy estoy segura de que Él siempre estuvo conmigo en mis noches y días de llanto. ¡Era Él quien me animaba y me levantaba!

Verónica con su hija
Verónica con su hija

Después del nacimiento de mi hija, me sentía con muchos vacíos y busque llenarlos refugiándome en muchas cosas: amigos, fiestas, bebida, trabajo.

Por esa época, los papás de mi mejor amiga se iban a separar y los invitaron a un retiro espiritual de parejas en la comunidad Lazos de Amor Mariano. Ellos asistieron a pesar de haber hablado ya con sus abogados para empezar el proceso de separación, y cuando regresaron de este retiro era impresionante, parecían novios. En los años que llevaba de conocerlos nunca había visto esto y yo soy como parte de la familia, incluso me encontraba trabajando con ellos.

Ellos quisieron que yo fuera a un retiro de conversión en la misma comunidad. Tengo que admitir que sentí miedo de ir, porque sabía que me iba a encontrar con Dios, iba a entender muchas cosas. Sentía miedo porque hacía un tiempo le había dado la espalda a ese mismo Dios que siempre estuvo a mi lado.

¡Estando en el retiro pude volver a vivir! Pude perdonar a mi papá y a todos los que alguna vez me habían hecho daño. Entendí muchas cosas, me sentí digna nuevamente, ¡volví a nacer!, ¡fue hermoso!

Cuando salí del retiro, sentí un gran deseo de pertenecer a esta comunidad, así que empecé un proceso. Por gracia de Dios, empecé a servir y me di cuenta de que la vida es un don.

Me indignaban, como me indignan ahora, los argumentos de los abortistas, que se escudan en casos como el mío para matar a un inocente y llenar sus bolsillos con dinero manchado de sangre inocente, diciendo que cada vez que veas a ese niño vas a recordar el momento tan doloroso en que fuiste abusada, o que si tiene alguna malformación va a ser un niño infeliz, o que si mueres quién cuidara de tus hijos.

Sentí la necesidad enorme de gritar la verdad al mundo, que es que un hijo nunca te recordará las circunstancias, porque es una persona absolutamente diferente, por el contrario, te ayudará a sanar las heridas, le dará alegría y sentido a tu existir.

Lo digo desde mi propia experiencia y no como los abortistas que hablan sin siquiera conocer o haber pasado por una experiencia de estas, porque la mayoría que apoyan el aborto no han abortado, pues las mujeres que, engañadas, abortan después son defensoras de la vida.

No son infelices los niños con malformación. Además, la mayoría de diagnósticos médicos en estos casos se han equivocado. Según ellos, mi hija iba a ser un ogro y bueno, hoy es el más bello ogro. No tiene ninguna dificultad, no tiene ninguna enfermedad, no tiene ningún retraso. Y si lo tuviera, como una primita mía, no sería infeliz, por el contrario, ella es absolutamente feliz.

Y eso de que se puede abortar por riesgo de vida de la mamá, pues mueren más mujeres abortando que mujeres dando vida.

A los abortistas no les importa la mujer como quieren aparentar. Sí les importara verdaderamente, no ofrecerían un aborto sino, por el contrario, ayuda para salir adelante con su hijo, aceptarían realidades como el síndrome post-aborto, aceptarían que la vida comienza en la fecundación del óvulo como lo dicen los científicos.

Verónica con su hija y con el hombre que va a ser su esposo
Verónica con su hija y con el hombre que va a ser su esposo

Reclaman “derechos” de la mujer y ellos son los primeros en pasar por encima de ellos, pues las mujeres tenemos derecho a saber la verdad, algo que ellos no hacen. Las mujeres tenemos derecho a una maternidad, y ellos pasan por encima de este hermoso don, convirtiendo el vientre de las mujeres en la tumba de su propio hijo.

¡El aborto no desembaraza a nadie! Matar no es una opción, es la peor decisión. La vida engendra vida, la muerte, por el contrario, engendra muerte, dolor, llanto, desesperación, angustia y una culpa que muy difícilmente se borrara de tu mente, de tu alma, de tu ser.

Los abortistas no deben jugar con el dolor de la mujer y de muchos hombres también que son víctimas de un aborto.

Por último, quiero invitar a todos los católicos, cristianos, evangélicos, ateos y a todos los que están a favor de la vida, a que no nos cansemos de ser la voz de aquellos que, aunque tienen voz y derechos, han querido callarlos desde el vientre.

Gracias a Dios pude perdonar a mi papá, mirarlo a los ojos y darle las gracias por haberme dado la vida. Mi hija que está próxima a cumplir 11 años, hace un año y medio que sabe todo lo que pasó porque ella tiene derecho a saber la verdad y lo tomó muy bien. Ella también ha perdonado a mi papá que murió hace seis años.

En este momento Dios nos ha regalado la oportunidad de estar en preparación para el matrimonio y hemos podido darnos cuenta mi hija y yo que no todos los hombres son iguales. Que el verdadero amor existe y que se puede vivir la reconciliación con las personas que nos han hecho daño.

Verónica Cardona

Biografía: Verónica vive en Colombia. Tiene una hermosa hija y está a punto de casarse.

Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *