Vittorio Messori: «No quería ser católico, quería ser periodista y libertino, pero caí en un agujero blanco. Entendí que la verdad estaba en el evangelio»

* «El Señor me concedido muchos dones, me ha dado incluso una buena salud, que me ha permitido trabajar. Ahora —naturalmente— han comenzado ya los problemas de la vejez, pero el Señor me ha dado una buena salud. Yo, naturalmente que ha habido momentos de pereza, quizás errores, pero, en todos estos años, cuanto más he conocido el catolicismo, más se ha fortalecido mi fe. Gracias a Dios, nunca he tenido crisis de fe. Nunca las he tenido porque, cuando desde que caí en este “agujero blanco” que decía antes… No puedo negar la evidencia… Para mí hoy, el hecho de que Jesucristo es el Hijo de Dios, el hecho que María sea la Virgen, que Él sea su Hijo… es algo innegable, es algo evidente»

Camino Católico.-  Vittorio Messori se convirtió justo en el año 1965, es decir, que se encontró entrando en la Iglesia cuando tantos sacerdotes y religiosos salían de ella. Hasta ese momento, el agnóstico hijo de los «mata curas» italianos, solo aspiraba a dos cosas: a ser periodista y a ser un libertino. Tras su encuentro con Cristo, se convirtió en uno de los escritores católicos más conocidos y leídos en todo el mundo. Messori ha sido uno de los autores católicos modernos más leídos. «Cruzando el umbral de la esperanza», el libro resultado de la entrevista que hizo a Juan Pablo II, vendió más de veinte millones de ejemplares y fue traducido a 53 idiomas. También se sigue leyendo año tras año su clásico «Hipótesis sobre Jesús». Y también sus imprescindibles libros sobre la Virgen María: Hipótesis sobre María y Bernadette no nos engañó, su investigación documentada sobre las apariciones de Lourdes. 

En su libro Por qué creo detallaba más datos sobre su conversión cuando estaba finalizando la universidad. Vittorio Messori explica su testimonio de conversión en el programa “Cambio de Agujas” de H.M. televisión, que se visualiza y escucha en el video superior.

Vittorio Messori nació en una población llamada Sassuolo, en la provincia de Modena (Italia) el 16 de abril de 1941, en el seno de una familia marcada por el tradicional anticlericalismo de esta región italiana llamada Emilia. Comenta:

«Ciertamente, yo no pensaba llegar a ser un autor católico leído no solo en Italia, sino además traducido a otros idiomas. Yo pensaba en cualquier cosa menos en llegar a ser un autor católico, porque mi formación fue completamente laica, es más, un poco anticlerical. Mis padres son de una región de Italia llamada Emilia, del pueblo de “Don Camilo” y de “Peppone”. No solo no eran católicos, sino que era muy polémicos contra la iglesia, anticlericales. Después estudié en Turín. Hice todos los estudios en escuelas laicas, en colegios públicos, y me licencié en Turín en Ciencias Políticas, precisamente con los maestros del anticlericalismo y del laicismo italiano. Pero, poco antes de licenciarme, ocurrió algo que yo no me esperaba y tampoco buscaba. Así es, en un cierto momento, casi de improvisto, descubrí que la verdad estaba en el Evangelio».

Periodista laico y seguidor del racionalismo

Messori explica su posición y la de su familia con respecto de la fe: 

«No tenían nada en contra de Jesucristo. La tenían en contra de la Iglesia. De hecho, yo no frecuentaba nunca la iglesia, ni siquiera la misa y esas cosas. Hice todos los estudios en Turín, en escuelas públicas. Me licencié en Ciencias Políticas, siempre en Turín. Mi formación no fue una formación atea. Yo no me preocupaba de pensar si Dios existe o si Dios no existe.

Creía que el problema de Dios no se podía resolver porque todas las filosofías se contradecían y todas las religiones se contradecían. Y como yo había sido formado en usar solo la razón, era un seguidor del racionalismo, la religión me interesaba muy poco o, mejor dicho, no me interesaba nada. Yo quería ser periodista, tenía una gran vocación periodística, pero a un periodista laico. Mi cultura era totalmente laica».

Esta formación, tan sólidamente racionalista, hace todavía más increíble su repentino cambio: 

«Pero, precisamente el año anterior a terminar mis estudios, cuando estaba haciendo la tesis de licenciatura con un famoso profesor anticlerical — más aun, una de las cabezas del anticlericalismo italiano—, precisamente en ese momento, se abrió inesperadamente, sin que lo buscase… Los astrónomos hablan de que en el cielo hay agujeros negros…https://caminocatolico.com/848-2/ Me he descubierto “naturaliter catolicus”… Es decir, me encontré católico».

Entendí que la verdad estaba en el evangelio

El primer sorprendido fue él mismo: «No hubo ninguna búsqueda, ningún debate… Tuve que ir a buscar un sacerdote, porque no conocía ni siquiera a uno. ¿Cómo explicarme? No fue el resultado de una búsqueda. Más aún, yo no quería ser cristiano, y sobre todo no quería ser católico».

Pero, tras este repentino cambio, no todo fue tan fácil como uno podría pensar: 

«Mi perspectiva cambió de un día para el otro. Desgraciadamente, lo digo a menudo, desgraciadamente me fue cambiada la mente, pero no me fue cambiado del todo el corazón. Entendí que la verdad estaba allí, en esa dirección, estaba en el Evangelio, pero antes de conseguir vivir, de alguna manera, el Evangelio fue necesario mucho tiempo».

Corría el año 1965. Un momento difícil para entrar en la Iglesia, cuando estaba estallando la crisis del postconcilio: 

«Sí, la mía fue una aventura extraña, porque mientras que yo me convertía a la Iglesia, y buscaba y me puse en marcha para entrar en la Iglesia católica, veía que de la Iglesia salían los sacerdotes, las religiosas… Todos entusiastas de Marx, de Freud… Todos entusiastas de aquellos personajes yo conocía muy bien, pero que me había dado cuenta que no me satisfacían, que no los quería. Fue bastante difícil porque, en aquel tiempo, se convertían, pero al revés. Es decir, mucho clero se convertía al laicismo. Y yo, en cambio, de laicista, me convertí al cristianismo, más aún, al catolicismo».

Conversión intelectual inmediata, pero no quería renunciar a todas las chicas

La gran dificultad con que se topó Vittorio Messori para alcanzar la plena conversión fue tener que aceptar la moral de la Iglesia:

«Bueno, en realidad yo creo que jamás nos convertimos del todo y que todos los días es necesario buscar la conversión. Por ejemplo, yo quería ser —lo digo así porque es verdad— yo quería ser periodista y libertino. Libertino también en el sentido afectivo, digámoslo así, amoroso… Yo no quería ser católico porque no quería renunciar a todas las chicas que me gustaban. Esto era. Lo que para mí era difícil de aceptar era la moral católica. Me decía: “Si me hago católico, no puedo salir con todas estas chicas”. La conversión intelectual, la de la cabeza, fue inmediata. Yo vi de alguna manera dónde estaba la verdad, que era en el Evangelio. Pero esto no bastaba, era necesario buscar el adecuarse a esta verdad».

Para Vittorio Messori, la doctrina de la Iglesia era un mundo completamente desconocido. Tuvo que empezar a estudiarla por el catecismo más básico. Durante dos años estuvo en Asís, en la única escuela de teología para laicos que existía en ese momento. Se sintió llamado a hacer apologética católica, pero permaneciendo laico. Su familia lo tomó muy mal: 

«Sí, mi familia se lo tomó muy mal, y también mis profesores. Mis padres nunca lo aceptaron. Pensaban que me había vuelto loco. Mi madre nunca quiso leer ninguno de mis libros. Sse avergonzaba un poco de mí. Cuando alguno decía: “Pero, usted es la señora Messori, ¿es pariente de…? Ella respondía: “No, no. Tenemos el mismo apellido, pero no tengo nada que ver con él”. Eran muy, muy anticlericales.

Mientras estaba en casa, yo iba a misa a escondidas porque, de lo contrario, mi madre se enfadaba. Cuando ha descubierto que yo iba a misa, ha llamado al médico de familia diciéndole: “Doctor, corra, he descubierto que mi hijo tiene un grave problema nervioso”. El médico le ha preguntado: “Pero… ¿qué síntomas tiene?” “Ah, doctor —ha dicho ella—, un síntoma gravísimo, he descubierto que va a misa”. Es decir, para ella, ir a misa era síntoma de un grave problema nervioso». 

También en el ambiente universitario que frecuentaba y en el que, hasta hacía muy poco, había sido considerado por sus profesores ateos y laicistas como un modelo de estudiante, fue rápidamente rechazado.

El precioso descubrimiento de la Virgen

Eran además años de contestación contra la Iglesia. Lo normal hubiera sido que Vittorio Messori, por su procedencia cultural y familiar, se hubiera puesto a la cabeza de la contestación. Sin embargo, jamás se le ocurrió. Al contrario, fue guiado por un camino de fidelidad cada vez más delicada con respecto de la Iglesia: 

«Nunca he participado de protestas contra la Iglesia o similares. En la Iglesia, yo siempre he visto un legado de Jesús. Naturalmente, como siempre sucede entre los hombres, hay sacerdotes buenos, sacerdotes menos buenos. Y hay Papas que te entusiasman y papas que te entusiasman menos… Pero, para mí, la Iglesia, el papado, son un regalo, son un don que se nos ha dado. Y por eso, yo no participé jamás de la controversia anticlerical de aquellos años».

Precioso el papel de la Virgen María en la evolución espiritual de Vittorio Messori: 

«La Virgen fue un descubrimiento, un descubrimiento sucesivo. He descubierto que, más se conoce a Cristo, y más se da cuenta uno de la importancia de la Madre. Yo he dicho siempre que María, para quien como yo viene de lejos, María no es un descubrimiento inmediato, sino sucesivo. Solo cuando has entrado verdaderamente en la intimidad con Jesús, solo entonces Jesús te lleva a casa, a su casa, y te presenta a la Madre. A mí me ha ocurrido esto».

Han pasado cincuenta años desde la conversión de Vittorio Messori al catolicismo. Y mira hacia atrás conmovido por tanto como ha recibido: 

«El Señor me concedido muchos dones, me ha dado incluso una buena salud, que me ha permitido trabajar. Ahora —naturalmente— han comenzado ya los problemas de la vejez, pero el Señor me ha dado una buena salud. Yo, naturalmente que ha habido momentos de pereza, quizás errores, pero, en todos estos años, cuanto más he conocido el catolicismo, más se ha fortalecido mi fe. Gracias a Dios, nunca he tenido crisis de fe. Nunca las he tenido porque, cuando desde que caí en este “agujero blanco” que decía antes… No puedo negar la evidencia… Para mí hoy, el hecho de que Jesucristo es el Hijo de Dios, el hecho que María sea la Virgen, que Él sea su Hijo… es algo innegable, es algo evidente».     

Fuente:Eukmamie
Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *