Ximena Izquierdo vivió sin fe, inmersa en la Nueva Era, pero Cristo la transformó acercándose a la Virgen y ahora es gerente de Amigos Misioneros Latinoamérica y España

 Camino Católico.- Ximena Izquierdo de Rivas se sube al tren esta semana para contarnos un poco cómo fue su cambio de agujas hasta decidirse a seguir al Señor. Creció en una familia católica de nombre pero no en la práctica. Durante su infancia y juventud no le preocupaba el ir a Misa los domingos, hasta que conoció al que sería después su marido, que sí que iba.

De todas formas, al estar ya casados y tener niños pequeños, usó esto como excusa para dejar de hacerlo, y se fue enfriando en la fe, buscando en otros sitios, como la Nueva Era, técnicas para relajarse y animarse. Era una empresaria que viajaba por todo el mundo y estaba muy poco en casa.

Al mismo tiempo, su matrimonio se iba separando más y más, pues ni ella ni su marido tenían tiempo para estar con la familia por el trabajo. Buscaba la felicidad, pero no la encontraba, y nada conseguía llenar ese vacío que tenía dentro.

Providencialmente, llegó a un lugar de apariciones de la Virgen. Allí todo se transformó, toda su vida se llenó de una paz y un sentido que antes no tenía. Ximena nos cuenta en «Cambio de agujas» de H.M. Televisión. cómo ese momento ha transformado su vida completamente y cómo el Señor ha ido guiando sus pasos hasta quitarle su trabajo, su casa, su coche y todo… Ahora es gerente de Amigos Misioneros Latinoamérica y España.

 

Fuente:Eukmamie
Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *