Leonardo Paredes se hizo brujo para conseguir todo y sufrió cosas diabólicas, hasta que un exorcista y unas religiosas le llevaron a Dios

Camino Católico.- Leonardo Paredes nació en Buenos Aires (Argentina). Comenzó a trabajar muy joven y, viéndose con dinero en las manos, se aficionó a las fiestas y al alcohol. Comenzó a practicar la brujería convencido de que los hechizos de los brujos podían conseguirle todo lo que pidiera. 

Ya en España, conoció casualmente a un sacerdote. En su ignorancia, el sacerdote y el brujo le parecían personas muy parecidas, y pensó que el sacerdote podía ayudarle —a su manera—  encontrar trabajo. Poco después conoció a un exorcista.

A Leo habían empezado a pasarle cosas muy raras, y para él era evidente que eran cosas que venían del demonio. El exorcista comenzó a rezar con él, y Leo comenzó a comprender quién era de verdad el demonio.

Pero su cambio radical llegó tras conocer a las religiosas de su nueva parroquia. El Señor le esperaba para comenzar un camino que tenía que llevarle a purificar su vida pasada y aprender a amar. Leonardo Paredes explica su testimonio de conversión en el programa “Cambio de Agujas” de H.M. televisión.

Fuente:Eukmamie 
Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *