Santa Misa presidida por el Papa Francisco de clausura de la JMJ Panamá 2019, 27-1-19

Camino Católico.- ¡Sientan que tienen una misión y enamórense!: lo pidió con fuerza el Papa Francisco a los 700 mil jóvenes reunidos en el Metro Park de Panamá, con ocasión de la Santa Misa por la Jornada Mundial de la Juventud, en el último día de su visita en el país centroamericano. Una homilía  con la que el Papa instó a jóvenes llegados de más de 150 países para la JMJ, a “poner en acto el sueño con el que el Señor los soñó”, “ahora”, porque les dijo, “ustedes no son el futuro sino el ahora de Dios”.

En medio a una multitud de jóvenes en fiesta, el Papa llegó en el papamóvil al Metro Park, donde fue recibido por el Arzobispo de Panamá, Monseñor José Domingo Ulloa Mendieta, y se dirigió entre los fieles a la Sacristía del Campo San Juan Pablo II. En la misa participaron también los presidentes de cinco países latinoamericanos: Costa Rica, Colombia, Guatemala, El Salvador y Honduras y Portugal. En el video se visualiza toda la Misa de clausura de la JMJ Panamá 2019.

Recordando la visita de Jesús a la sinagoga de Nazaret, cuando afirmó: «Hoy se ha cumplido este pasaje de la Escritura que acaban de oír» (Lc 4,20-21), Francisco explica a los miles de jóvenes reunidos en el Campo San Juan Pablo II, que Jesús “revela el ahora de Dios que sale a nuestro encuentro para convocarnos también a tomar parte en su ahora de llevar la Buena Noticia a los pobres, la liberación a los cautivos y la vista a los ciegos, dar libertad a los oprimidos y proclamar un año de gracia en el Señor”.

El Santo Padre evidencia que no todos los que estaban presentes en la sinagoga y escuchaban a Jesús se sentían “invitados o convocados” porque no todos los “vecinos de Nazaret estaban preparados para creer en alguien que conocían y habían visto crecer”. Algo que “puede sucedernos también a nosotros” afirma Francisco porque “no siempre creemos que Dios pueda ser tan concreto y cotidiano, tan cercano y real, y menos aún que se haga tan presente y actúe a través de alguien conocido como puede ser un vecino, un amigo, un familiar.”

“E incluso a ustedes, queridos jóvenes, les puede pasar lo mismo cada vez que piensan que su misión, su vocación, que hasta su vida es una promesa tan solo para el futuro y nada tiene que ver con vuestro presente”,  precisa el Papa, “como si ser joven fuera sinónimo de sala de espera de quien aguarda el turno de su hora”.

El Obispo de Roma advierte de los riesgos del “mientras tanto” de esa hora: “les inventamos o se inventan un futuro higiénicamente bien empaquetado y sin consecuencia  bien armado y garantizado con todo ‘bien asegurado’. “Es la ficción de alegría” dice, un modo para tranquilizarlos y adormecerlos, “para que no hagan ruido, para que no se pregunten ni pregunten, para que no se cuestionen ni cuestionen” explica, “tan solo porque consideramos o consideran que todavía no es su ahora; que son demasiado jóvenes para involucrarse en soñar y trabajar el mañana”.

Recordando en su homilía el Sínodo de los Obispos dedicado a los jóvenes del pasado mes de octubre, Francisco evidencia uno de sus frutos: la riqueza del encuentro y de la escucha mutua entre generaciones, “el valor de reconocer que nos necesitamos y que tenemos que esforzarnos en propiciar canales y espacios en los que involucrarse en soñar y trabajar el mañana ya desde hoy», juntos.

Porque los jóvenes son «el ahora de Dios y el Señor», afirma el Papa, Él  “los convoca y los llama en sus comunidades y ciudades a ir en búsqueda de sus abuelos, de sus mayores; a ponerse de pie y junto a ellos tomar la palabra y poner en acto el sueño con el que el Señor los soñó”.

Es ahora el tiempo de actuar, porque “allí donde esté su tesoro allí estará su corazón”, dice el Papa, y “aquello que los enamore”, “será lo que los haga levantarse por la mañana y los impulse en las horas de cansancio, lo que les rompa el corazón y lo que les haga llenarse de asombro, alegría y gratitud. Sientan que tienen una misión y enamórense, que eso lo decidirá todo. ¡Dejemos que el Señor nos enamore!”

Para Jesús no existe un “mientras tanto”, dice el Papa, sino que “Él quiere ser nuestro tesoro”, porque no es un “mientras tanto en la vida o moda pasajera, es amor de entrega que invita a entregarse». “Es amor concreto, cercano, real – explica el Papa – es alegría festiva que nace al optar y participar en la pesca milagrosa de la esperanza y la caridad, la solidaridad y la fraternidad frente a tanta mirada paralizada y paralizante por los miedos y la exclusión, la especulación y la manipulación”.

Al final de la Misa , el Presidente del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida, el Cardenal Kevin Farrell, anunció la próxima ciudad que será sede de la Jornada Mundial de la Juventud 2022: “¡La próxima Jornada Mundial de la Juventud será en Lisboa, Portugal!” 

El Papa a los jóvenes en la homilía de la Misa de clausura de la JMJ: «Dejemos que el Señor nos enamore y nos lleve hasta el mañana»

Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *