Genny Beatriz Mantilla fue expulsada de los Testigos de Jehová, murió su suegra y vivió en infidelidad matrimonial, pero «Dios me sanó»

* «Me cuestioné en mi corazón: ¿no será que Dios si me quiere y quien se equivocó fui yo? Dios no ama el pecado, pero sí ama al pecador y esa palabra caló mi corazón… Yo no tuve la necesidad que a mi alguien me catequizara sobre qué era la confesión porque el Señor me lo hizo vivir en vivo y en directo (…) Fue algo extraordinario. Lo que Dios hace, lo hace perfecto… nosotros hoy vivimos en oración, el Señor nos enseñó a ser personas de Adoración al Santísimo, personas de rosario diario, de Eucaristía, de ayuno y así nos sostenemos»

CaminoCatólico.com.-  Desde los 8 hasta los 35 años Genny Beatriz Mantilla Pérez, nacida en Bucaramanga (Colombia), había sido una fervorosa Testigo de Jehová. Pero su pertenencia a este grupo -calificado por teólogos y otros profesionales como una secta- sería cuestionada cuando ganó la lotería, tras recibir horas antes, como regalo, la mitad de un billete que una amiga había comprado.

“Me llamaron que devolviera la plata y que si no me expulsaban. Entonces yo dije: Pero ¡cómo la voy a devolver! yo ni compré el billete (…) y no la devolví.  A los ocho días de haberme pagado la plata me expulsaron y fue un problema para mí porque cuando a uno lo expulsan nadie más le puede volver a hablar, incluyendo su propia familia. Entonces yo quedé sin papá, sin mamá, sin hermanos, sin nadie en general. Yo iba caminando por una vereda, de pronto venía alguien que era de la misma congregación y se cambiaban de acera; quedé en una soledad terrible, caí en una depresión tremenda”.

Viéndose castigada, tal como hacen en sociedades hindúes con quienes son considerados parias, esta mujer solo contaba con su esposo. Juntos decidieron entonces tomar distancia viajando a Barinas (Venezuela), donde él había nacido y residían sus padres. Allí, al calor del afecto familiar y las presiones de su suegra -católica- aceptaron formalizar sacramentalmente su matrimonio en la Iglesia, que hasta ese momento era solo por lo civil. Durante la fiesta de celebración el suegro de Genny enfermó y no habiendo en esa zona de Venezuela médico cirujano disponible, lo trasladaron de urgencia en avión a Colombia. También viajó la suegra. Algunas horas después, mientras el enfermo era atendido en una clínica de Bucaramanga, se desencadenó una tragedia relata Genny a Ana Beatriz Becerra en PortaLuz

“Yo me quedé con mi suegra y como a la media hora empezó con un dolor de cabeza. Le di una pastilla, le daba otra y la mujer gritaba del desespero; entonces cogí el carro y me la llevé para otra clínica que estaba al norte de la ciudad”. La mujer falleció mientras era operada para aislar y bloquear un aneurisma cerebral.

La tentación

Después de haber vivido años siendo sometida su personalidad, por la persuasión coercitiva, a un modelo de pensamiento totalitario, Genny Beatriz Mantilla no lograba procesar tantas vivencias extremas de las últimas semanas. “Yo todavía no asimilaba que me habían expulsado de la religión, no asimilaba que me había ganado la lotería, tampoco que me había casado por lo católico, ni que mi suegra se había muerto, no lo asimilaba, yo nada entendía…” En este estado psíquico la evasión sería un escape inevitable para esta mujer colombiana.

Tras dos semanas de haber sido dado de alta por la clínica, su suegro regresó a Venezuela y un par de días después la invitaron a una reunión política. Aunque asistió con su esposo, eso no fue impedimento para dejarse arrastrar por la pasión que le provocó uno de los anfitriones, destacado dirigente político de Bucaramanga. “Cuando empezó el baile le pidió permiso a (mi esposo) Ángel… si me dejaba bailar, y yo con todo el gusto accedí a bailar con él.  El baile con ese hombre fue para mí un flechazo total, yo ese día me enamoré perdidamente de él”.

Consumida por una pasión mundana

Genny  y su esposo
Genny y su esposo

Comenzó un amorío clandestino, infidelidad que el esposo de Genny no tardó en descubrir. La confrontó, le dijo que podía entender su inestabilidad del último tiempo, que la amaba y perdonaba. “Propuso vender todos los bienes e irnos a Venezuela, pero yo no acepté”, confidencia Beatriz.  Ángel la dejó, se fue Venezuela y ella -tras enviar a sus hijas con él- decidió convivir, siendo la amante de su enamorado: “Comencé a descontrolarme sin medida, noches de bailes y frivolidad y me fui comiendo poco a poco el dinero ganado” recuerda.

Aquel desajuste espiritual consumiría la pasión orientada al placer inmediato y su ambición el dinero. Estaba arruinada y su amante no tardó en buscar una nueva enamorada. Sin dinero, cegada por los celos, intentó suicidarse y fue internada para una “cura de sueño” en por ocho días.

Nada más salir de la clínica tomó su maleta y se fue a Venezuela. Lejos de rechazarla, su marido la recibió sin cuestionar. “Él estaba por salir a un retiro de vida en el espíritu (Renovación Carismática Católica) y fui a ese encuentro con él. Esa noche de viernes la primera prédica fue sobre el amor de Dios y entonces yo me llené de mucha furia…”.

Arrodillada y llorando

Por todas las experiencias vividas desde sus ocho años y en particular por los desastres padecidos en los últimos meses, creía que Dios la había abandonado… Sin embargo, pronto la verdad sería evidente al vivenciar el amor de Dios.

“La persona que estaba dando el tema era un hombre muy ungido de Dios, y él hizo una oración muy especial. Me cuestioné en mi corazón: ¿no será que Dios si me quiere y quien se equivocó fui yo?”

A medida que avanzaba el retiro, las meditaciones del predicador le llevaron a tomar conciencia, dice, de que “Dios no ama el pecado, pero sí ama al pecador y esa palabra caló mi corazón”.

Entonces, sin que nadie se lo insinuara, acudió al sacerdote y pidió confesarse. “Le conté toda mi vida, arrodillada y llorando (…) luego él levanta la mano y dice que en el nombre de Jesús perdona mis pecados”, otorgando así la paz que tanto anhelaba en su alma. “Cuando me pongo de pie entiendo que esa carga que yo arrastraba y llevaba sobre mis hombros había desaparecido” recuerda Genny y agrega: “Yo no tuve la necesidad que a mi alguien me catequizara sobre qué era la confesión porque el Señor me lo hizo vivir en vivo y en directo (…) Fue algo extraordinario”.

Lo que Dios hace lo hace perfecto

Beatriz en acuerdo con su esposo, regresó sola a Bucaramanga para poner en orden su vida. Pasó un año de batallas espirituales en el cual se tornó también devota de la Virgen María y el rezo del rosario. Finalmente, reconciliados, Ángel y Genny Beatriz retomaron su matrimonio formando una comunidad de oración para apoyo de parejas que bautizaron como Santa María Reina de la Paz.

Su conversión a la fe católica trajo frutos benéficos, pues tuvo la ética y empuje necesarios para sanear su situación económica; pero además pudo colaborar y ser testigo de una transformación espiritual en la vida de su ex – amante. De hecho, ella y Ángel, su esposo, lo acompañarían en momentos de enfermedad y serían luego sus padrinos de matrimonio.

“Ocúpate de Mis cosas que Yo me ocupo de las tuyas”, dice Dios, señala Genny y sonriendo concluye: “Lo que Dios hace, lo hace perfecto y a mí me sanó todo…nosotros hoy vivimos en oración, el Señor nos enseñó a ser personas de Adoración al Santísimo, personas de rosario diario, de Eucaristía, de ayuno y así nos sostenemos”.

Fuente:PortaLuz
Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *