Iniciativa popular de Novae Terrae Foundation para frenar ante la ONU masacre de cristianos por el Isis recoge más de 130.000 firmas

Quieren conseguir que la ONU apruebe medidas dirigidas a frenar la financiación de los terroristas, que apruebe un marco legal para sancionar al Isis y que promueva un plan de acción para defender la libertad religiosa y los derechos humanos en Siria e Irak

11 de septiembre de 2015.- (13 TV  / Camino católico)  Desde el principio de su pontificado el Papa Francisco no ha parado de pedir oraciones por los cristianos perseguidos y para que se ayude a los refugiados con iniciativas concretas. El pasado domingo 6 de septiembre dijo: «Frente a la tragedia de decenas de miles de prófugos que huyen de la muerte por la guerra y el hambre, y caminan hacia una esperanza de vida, el Evangelio nos llama, nos pide ser prójimo de los más pequeños y abandonados; darles una esperanza concreta, no decir sólo: ¡Ánimo, paciencia!”.

Francisco pidió a la comunidad internacional que se implique con medidas concretas que vayan a la raíz del problema, y resuelvan la cuestión. Precisamente eso es lo que Novae Terrae Foundation está promoviendo a través de esta iniciativa popular contra el Estado IslámicoQuieren conseguir que la ONU apruebe medidas dirigidas a frenar la financiación de los terroristas, que apruebe un marco legal para sancionar al Isis y que promueva un plan de acción para defender la libertad religiosa y los derechos humanos en Siria e Irak.

Luca Volontè de Novae Terrae Foundation explica que «esperemos que finalmente la ONU apruebe algo concreto. No basta con buenas palabras ni buenas intenciones. Se necesita algo realmente positivo, práctico, concreto, para defender a esos cristianos y a las minorías religiosas de estos países martirizados”.

La petición ya ha conseguido 130.000 firmas en todo el mundo y su objetivo es llegar a las 200.000. Esperan que su iniciativa presione a los gobiernos para que actúen y señala que también es importante el trabajo que realiza la Iglesia ayudando las personas necesitadas en el terreno.

«Otras Iglesias, otras conferencias episcopales a lo largo del mundo podrían moverse y preparar planes nacionales para recibir a esta gente cuyas vidas han sido destruidas. Muchos de sus familiares han sido asesinados, por lo que hay que actuar con urgencia. Es claro que la Iglesia católica no es sólo una realidad espiritual sino práctica, que quiere guiar y salvar personas”, dice Luca Volontè.

El tiempo no corre a su favor. La mayor parte de los cristianos han abandonado Oriente Medio y los lugares donde nació y vivió su fe durante miles de años están siendo abandonados o destruidos.

Comentarios 0