Orar y ofrecer eucaristías por el eterno descanso de las almas de los difuntos es un ejercicio de amor y misericordia / Por P. Carlos García Malo


Para entrar en el catálogo y en la tienda pincha en la imagen