Aarón Gordián, atleta paralímpico mexicano con 400 medallas: “He aprendido a amar a Dios para poder amar a los demás. Gracias Señor Dios por tanto amor en mi vida”

* «Es imposible creer que Dios no está con nosotros. Siempre será más fácil ir por la vida con la bendición de Dios, porque si Él no está en nuestra vida, simple y sencillamente no hay camino”

21 de septiembre de 2013.- (Roberto Alcántara / Desde la feCamino Católico)  “La vida que Dios nos regala es lo más valioso, y debemos enfrentar los retos que ésta nos presenta por más difíciles que parezcan, con responsabilidad, comprometiéndonos siempre a salir adelante, agradeciendo a Dios la oportunidad de estar aquí”. Con estas palabras, el atleta paralímpico mexicano Aarón Gordián –quien en su larga trayectoria ha obtenido alrededor de 400 medallas, medio centenar de trofeos y cien reconocimientos como corredor profesional en silla de ruedas– se dirige a aquellas personas con alguna discapacidad física o que no han logrado dar sentido a su vida: “Estas personas deben saber que mientras abran su corazón a Dios, siempre habrá un mejor camino, a Su lado, y las adversidades se harán pequeñas”.

–¿Cree Usted que habría alcanzado sus metas sin la ayuda divina?

“Es imposible creer que Dios no está con nosotros. Siempre será más fácil ir por la vida con la bendición de Dios, porque si Él no está en nuestra vida, simple y sencillamente no hay camino”.

          Para Aarón Gordián –quien tras una gran cosecha de triunfos ahora valora la posibilidad de dedicarse a entrenar a las nuevas generaciones–, la fe en Dios ha sido fundamental en su vida:

“Cuando decidí ser campeón del mundo en carreras sobre sillas de ruedas siempre me encomendé en Dios y mi camino fue más corto y sano; nunca me desesperé y en las situaciones difíciles jamás abandoné el camino elegido; al contrario, cada día lo disfrutaba más”.

Su exitosa trayectoria deportiva se complementa con la vida familiar y con las amistades que ha hecho en México y en otros países:

“Tengo una gran mujer, Jacquelinne -en la imagen con él-, con la que estoy felizmente casado; tengo también cuatro hijos: Irving, Aaroncito, Oswaldo y mi niña Nazaret. Tenemos una familia muy feliz, y le doy gracias a Dios por esta gran bendición”.

          Gordián se jacta de ser “inmensamente rico”, “millonario”, pero no en términos monetarios, sino en amistades. “Tengo miles de amigos en México y en el mundo; ellos tienen un gran valor en mi vida; donde quiera que voy me reciben y me aprecian, al igual que yo lo hago con ellos. Gracias a Dios por esta fortuna”.

–Habla Ud. abiertamente de Dios, ¿esto le ha provocado alguna crítica?

–“Mis padres me educaran así, y eso lo agradezco mucho. He aprendido a respetar la opinión de todas las personas. No obstante, jamás he recibido una crítica, y si así fuera, sólo tendría que respetar la opinión de cada persona; no pasa nada. Aquí nadie es menos o más, todos somos iguales y libres de actuar y de pensar como queramos”. 

No sin antes agradecer a Dios por sus padres, esposa, hijos, hermanos, sobrinos y amigos, Aarón Gordián –premio Nacional del Deporte 2009– asegura que siempre ha seguido la máxima de ‘Ayúdate que Dios te ayudará’, la cual le ha dado muchos resultados. “También he aprendido a amar a Dios para poder amar a los demás. Me siento muy feliz por todo lo que Él me ha dejado vivir. Gracias Señor Dios por tanto amor en mi vida”.

La biografía paso a paso de Aarón Gordián

Aarón Gordián Martínez, nace el 4 de Mayo de 1964 en México, DF. Su padre Flavio Gordián Robles, falleció el 18 Noviembre de 200. Su madre es Celia Martínez Torres y tiene tres hermanos: Víctor Manuel, Noemí  y Flavio. 

En 1965 cuando tenía apenas año y medio sufrió poliomielitis. Quedando como secuela la lesión en sus piernas.

Inició su carrera deportiva en 1979 destacando en el atletismo de silla sobre ruedas. Gordián superó carencias económicas y discriminación, cuando comenzó a competir. Un año más tarde, en 1980. empezó a practicar Basketball y atletismo. Su ilusión había sido el fútbol y ya que no lo podía jugar, para él el básquetbol era el sustituto, él lo describe así: “cada vez que metía una canasta pensaba que metía un gol”.

Su carrera internacional empieza en 1984 en los Juegos de Stoke Mandeville, Inglaterra, al lograr el sexto sitio en los 100m y octavo en 200m. En los Parapanamericanos de Caracas, Venezuela, se llevó el oro de 100m, plata en 200m y bronce en 1,500m. Siendo la primera vez que competía lograba un lugar en el pódium por los 1,500 m. En 1993 gana el premio nacional del deporte como parte del equipo de atletismo de silla sobre ruedas. 

En la imagen la familia de Aarón y tres de sus hijos.

Uno de los momentos más importantes de su vida se produjo en 1999 cuando conoce a su esposa Jacqueline Ramírez, que trabajaba en la oficina del deporte para silla de ruedas, con la que han tenido tres hijos: Aarón (29 Mayo 2004), Oswaldo (22 Mayo 2005) y Nazareth (22 Julio 2008) y Irving. 

En el Campeonato Mundial de Atletismo en Edmonton, Canadá, celebrado en 2001, logró el resultado más importante de su carrera al obtener la medalla de oro en la prueba de 1,500 mts. Akl año siguiente durante el Campeonato Mundial de Atletismo de Lille, Francia, se proclamó campeón en la prueba de los 10,000mts., y se llevó plata de 5,000mts. El cuarto sitio en la prueba de maratón y bronce en 1,500mts., perdiendo así el oro que había ganado en el 2001 en Canadá. 

A finales del año 2002, el automóvil en el que viajaba fue impactado por un camión, lo que ocasionó se fracturara cinco vértebras, teniendo un largo proceso de recuperación.

En su cuarta participación en unos Juegos Paralímpicos (Atenas, Grecia 2004) logró la medalla de plata en los 5,000mts.

El 20 de noviembre de 2009 gana el premio nacional del deporte.  El atleta de 45 años se convirtió en el primer deportista paralímpico que recibe en más de una ocasión el máximo galardón que otorga el Gobierno Federal al deporte mexicano (la primera vez fue en 1993)

Aarón Gordián Martínez puede alcanzar velocidades de 35 kilómetros por hora al competir sobre su silla de ruedas y venció en el maratón sobre silla de ruedas en el cierre del atletismo de los Juegos Parapanamericanos Guadalajara 2011.