Bet Pursals, 22 años: «Alejada de la fe, fui al santuario de Lourdes, volví tocada y vi que estar con Dios me hacía mucho bien, era feliz orando y soy de la Hospitalidad de la Virgen»

* «Recuerdo que mi madre me vino a recoger con el coche. Y me puse a llorar. Se me rompieron todos los esquemas. Pensaba: “¿Tengo que volver a lo mismo de siempre?” Había visto gente enferma, en silla de ruedas, que no podía hablar, sorda, que tenía diferentes diversidades funcionales, enfermedades degenerativas… me impactó mucho»

Camino Católico.- Bet Pursals tiene 22 años, y en la adolescencia hizo «un clic», como explica ella misma a Catalunya Cristiana. Fue en Lourdes: «Yo no sabía nada de Lourdes, salvo que era un santuario. Una profesora me invitó y acepté ir. Participé en una peregrinación, pero iba con miedo porque no conocía a nadie, no sabía qué me encontraría, tenía miedo de no poder ayudar o que sintiera mucho respeto… era muy jovencita. Tenía unos 17 años, con las inseguridades propias de la adolescencia.»

Cuando llegó a Lourdes le impresionó ver «a tanta gente unida por una misma causa: acompañar a gente discapacitada, enferma… era una fiesta, muy bonito». El servicio a los enfermos, la misa internacional, el rosario de antorchas… todo gustó a Bet, que volvió «encantada» y, al mismo tiempo, «muy tocada».

«Recuerdo que mi madre me vino a recoger con el coche. Y me puse a llorar. Se me rompieron todos los esquemas. Pensaba: “¿Tengo que volver a lo mismo de siempre?” Había visto gente enferma, en silla de ruedas, que no podía hablar, sorda, que tenía diferentes diversidades funcionales, enfermedades degenerativas… me impactó mucho.»

Bet Pursals, con pelo rubio, con compañeros de la Hospitalidad de la Virgen de Lourdes

En Lourdes Bet vivió un baño de realidad y reconoce que algo cambió a raíz de la peregrinación. «En casa siempre hemos sido católicos», comenta, «pero yo estaba bastante alejada de la fe. Necesitaba tiempo para interiorizar lo que había oído, pero entender lo que había vivido, lo que me había pasado. Me di cuenta de que estar conectada con Dios me hacía mucho bien, me sentía feliz cuando oraba y me reenganché al grupo de jóvenes de mi parroquia, Santa Inés de Barcelona, ​​donde hacían adoración, volví a misa… me vinculé a la Hospitalidad de la Virgen de Lourdes… Lourdes me removió interiormente, tanto emocionalmente como nivel de fe, que la tenía un poco perdida».

Bet intenta vivir el espíritu de Lourdes con el voluntariado y con una certeza: «Si has sentido una aproximación a la fe, no la dejes porque es un momento en el que conectas con Dios y Él te guía.»

En Lourdes ha aprendido mucho de los enfermos porque «tienen sus limitaciones, pero lo viven con alegría, con una sonrisa. Es una lección de vida tan grande la que te dan! Me enseñan que debo estar agradecida por todo lo que tengo, por la salud, por la mi familia… La fe les ayuda mucho y les da esperanza». Por eso, recomienda a otros jóvenes hacer la experiencia de Lourdes porque «les acercará a su interior y les ayudará a tener más conciencia de lo que es la vida».


Para entrar en el catálogo y en la tienda pincha en la imagen