Carine Salomé lleva a Dios a los campos de refugiados: «Los niños son maestros en la oración. Cuando conocen a Jesús y le piden su fe mueve montañas, experimentan maravillas»

* «Es muy fuerte ver cómo los niños entran de manera natural en la relación con Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo y también ver cuánto están pidiendo.  A veces tienen una hora de caminata por su cuenta para venir y participar de este oratorio. Así sucedió en todo caso en Sudán, con la dificultad de que las familias estén completamente trastornadas por la guerra, por lo que los adultos no están presentes y los niños están completamente solos. Y debemos ver cómo entran en oración; es para ellos recibir el amor de Dios Padre y es una experiencia muy hermosa… Cuando damos la fuerza de Jesús vivo, vencedor de todo, las personas pueden luego abalanzarse sobre la vida; sea cual sea el extremo sufrimiento que vivan, Cristo transforma ese sufrimiento en vida que se eleva y en fecundidad. Soy testigo de todo lo maravilloso que el Señor viene a hacer en los corazones de las persona»

A.L.M. / Camino Católico.- Carine Salomé tiene 44 años, es laica consagrada y pertenece a la Comunidad del Cordero, que cuenta, además de laicos, monjes y monjas al servicio de los pobres. Cada año, la Diócesis de Aviñón (Francia), en asociación con la ONG Fidesco, la envía a campamentos de refugiados en países del Sur, de tres a ocho meses en total. En los últimos años ha estado sirviendo en los campos de refugiados de Yuba y Jartum, en Sudán; en Erbil, en la región de Kurdistán, al norte de Irak; y, ahora está en la isla griega de Samos.

En cada ocasión se presenta al obispo de la localidad para ofrecer su disponibilidad para el servicio. ¿Su misión? Llevar la adoración eucarística al corazón de los campamentos y ofrecer apoyo espiritual, en particular con niños.

“Estamos hartos de recibir cosas. Lo que necesitamos es esperanza”

Carine es hija de una familia anticlerical, no sabía nada de Dios y vivió un largo camino de conversión antes de recibir el bautismo a los 25 años. Antes había ejercido profesionalmente en el ámbito humanitario pero se dio cuenta de que la dimensión espiritual sigue, por desgracia, demasiado ausente en las ONG.

“El cuerpo necesita muchas cosas, pero, cuando se ha perdido todo, [se necesita] también una reconstrucción interior”, comenta a Aleteia con un suéter a la espalda y la cruz de madera al cuello bien visible. Los refugiados “esperan ser visitados”, añade porque les suele escuchar decir:  “Estamos hartos de recibir cosas. Lo que necesitamos es esperanza”.

Precisamente, en esos lugares que muchas veces son “desiertos espirituales” rodeados de alambradas y torres de vigilancia, Carine Salomé aporta algo muy valioso: visita a las familias, organiza oratorios con los niños y lleva la adoración al corazón de los campamentos. En Jartum incluso logró llevar el Santísimo Sacramento a los establecimientos penitenciarios de los condenados a muerte.

Aunque es testigo de sufrimientos extremos, su misión la impulsa en la esperanza. “La vida es posible”, dice maravillada, segura además de que han sido los niños de los campamentos quienes le han enseñado a rezar dice entrevistada en la web de la Diócesis de Aviñón (Francia):

“Son los niños los que finalmente me enseñan a orar. La idea de los oratorios no es solo enseñar el catecismo, aunque sea un complemento del catecismo clásico, sino sobre todo permitir que los niños vivan una experiencia con Jesús vivo en el corazón.

Concretamente hay tres eventos: Un tiempo de oración de corazón: es un poco carismático y vamos a pedirle al Señor que venga entre nosotros y enseñe a los niños a entrar en relación con el Jesús Vivo. Luego viene el tiempo de la Palabra de Dios en la Biblia, que también viene a trabajar el corazón de los niños. Finalmente, el tercer punto culminante es la intercesión, la oración juntos en la Iglesia.

Es muy fuerte ver cómo los niños entran de manera natural en la relación con Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo y también ver cuánto están pidiendo. A veces tienen una hora de caminata por su cuenta para venir y participar de este oratorio. Así sucedió en todo caso en Sudán, con la dificultad de que las familias estén completamente trastornadas por la guerra, por lo que los adultos no están presentes y los niños están completamente solos. Y debemos ver cómo entran en oración; es para ellos recibir el amor de Dios Padre y es una experiencia muy hermosa”.

En la entrevista se sigue profundizando sobre la especial misión con los niños y Carine cuenta:

– En Irak hice dos misiones, seis meses y ocho meses. Y también fue la misma intuición. Hay que ver la fe de los niños, una fe que mueve montañas.
Un día estábamos meditando en el Bautismo de Cristo y con agua de Lourdes bendije a cada niño con una pequeña cruz en la frente. Una niña me dijo: «¿Puedo tomar un poco de agua porque, desde que salimos de Karakosh, mi hermano pequeño ha dejado de hablar?» Así que habían pasado dos años y medio, debido al trauma, que el hermano pequeño había dejado de hablar, y la niña quería orar por él. Entonces le doy un poquito de agua en una botella, porque no tenía mucha, y se va. Dos días después, viene un niño mayor y me dice: “Tengo una pregunta para ti: ¿por qué crece el agua en la botella? »

No entiendo la pregunta y mi traductor me dice que es el hermano mayor del pequeño al que le había dado agua. Luego lo hacemos hablar y nos dice que han comenzado a orar en familia por su hermano pequeño, y su mamá les pidió que bebieran agua de la botella y continuaran orando. Y al tomar el agua, vieron que el agua no disminuía sino que, por el contrario, aumentaba en la botella. El hermano pequeño que ya no hablaba comenzó a salir de los sonidos. Él nos explica todo esto y yo le respondo que muchas veces Jesús lo hace varias veces para poder sanar y que sin duda fue un estímulo seguir orando por su hermano pequeño.

A la semana siguiente, el hermano y la hermana vienen a verme y ambos me dicen que continuaron, con su mamá, orando por su hermano pequeño, el agua siguió aumentando en la botella; su mamá les pidió que bebieran un poco más y siguieron rezando… y su hermano pequeño recuperó el habla, está curado.

– Es un milagro!

– Es la fe de los niños. Por eso el Señor nos invita a ser como niños pequeños, porque a ellos pertenece el Reino de Dios. Y eso es realmente: los niños son libres en su fe y tan pronto como conocen a Jesús, es una fuerza increíble de relación que mueve montañas.

Al final del silencio durante nuestros oratorios, les pregunto a los niños si han oído, olido o visto algo, aunque no deberíamos buscar lo sensible. Un día, un niño me dijo: “No sabía cómo orar, así que le pedí a Jesús que viniera y me dijera cómo orar. Entonces Jesús vino, se sentó a mi lado, me explicó. Empecé a hacer lo que me dijo, ¡y fue muy bonito!».

Otro me dijo: “Jesús ha llegado; Se puso de rodillas en medio de la estera”- yo siempre ponía una estera para rezar, con la Biblia abierta en el medio -“y empezó a hojear la Biblia en un magnífico silencio «.

Los niños tienen experiencias realmente maravillosas.

– ¿Dijiste que los niños a menudo vienen de lejos y están solos?

– A menudo están con sus hermanos y hermanas mayores, adolescentes o adultos jóvenes.

– ¿Y sus padres?

– Por lo general, el papá todavía está en la guerra, si aún no está muerto, y la mamá está buscando ayuda humanitaria en los campamentos o en la capital. Por eso los adultos suelen estar ausentes.

– ¡Por eso cuidas a los niños!

– En los campamentos hay mucho tráfico, secuestros de niños que se transforman en niños soldados. Es catastrófico. La idea es, por tanto, darles belleza, un lugar para recibir amor, un lugar que también sea reconstituyente. Un día en Sudán, durante la oración en el oratorio, un niño me dijo: “Me estaba cayendo en un gran agujero negro y llegó Jesús; Me agarró, me tomó en sus brazos y me abrazó contra su corazón y dijo: ¡No tengas miedo!” El niño fue iluminado. El Señor cuida a sus hijos.

– Entonces, ¿estos niños están cerca de Dios?

Por su pasado, por su identidad, saben que Dios existe. Sin embargo, la fe no está viva como se escucha con nosotros en Francia. Entonces el oratorio se injerta en un terreno completamente abierto y disponible. Y cuando lo encuentran saben que hay un lugar para ellos en el que Jesús los espera. ¡Vienen a apropiarse del oratorio y es su casa!

– ¿Van y vienen?

Eso es. Empezamos con unos quince niños y tenemos de 80 a 90 por semana en una parroquia. Por tanto, era necesario aumentar el número de oratorios porque a los 90 niños no los podemos hacer rezar como nosotros les hacemos rezar a los 15 o 20.

Un niño acababa de llegar del sur de Sudán, completamente traumatizado. En la escuela, de repente comenzaba a gritar y llorar. Cuando llegó a nuestra casa, lo vi rápidamente. Cuando voy a proclamar la Palabra, siempre le pido a un niño que vaya a buscarla para dársela dignamente al que la va a proclamar. El niño no podía quedarse en su lugar, sentimos que le dolía. Lo elegí para que fuera a buscar el Evangelio. Se levantó, fue, dio la Biblia y regresó a su asiento con una sonrisa increíble. Y sé que allí estaba feliz de estar al servicio de Jesús y estoy seguro de que conoció a Jesús. Y estuvo en una paz extraordinaria hasta el final del oratorio.

Pero un niño también puede tener momentos de duda. Un día, al final del oratorio, un niño, para responder a mi pregunta, dijo: «¡No he escuchado nada, no he visto nada, no he sentido nada, nada en absoluto!». Y yo le respondí:» ¿Quieres que oremos por tres minutos más, pero por ti? Todos vamos a orar por ti. El asiente. Luego volvemos a la postura de oración: bien sentados, ojos cerrados, manos en las rodillas. Cuando todos, después de la oración, volvieron a abrir los ojos, el niño en cuestión se levantó de un salto y dijo: “¡Vino, vino!“. Para nosotros los adultos es muy complicado, pero los niños son nuestros maestros en la oración. De hecho, es muy hermoso ver cómo entran en esta relación con el Jesús Vivo.

– ¿Te sorprenden?

Sí, son ellos los que me permiten profundizar mi fe de hecho.

– Cuando dejas un lugar, ¿hay otras personas que se hacen cargo?

Sí, uno de los grandes polos de mi misión es el entrenamiento. Al salir de Sudán, hice la formación de formadores. En cada parroquia donde se instaló la misión, capacité a jóvenes adultos para que se hicieran cargo y, además, hice capacitación para formadores. Entonces, ahora dos animadores pueden capacitarse en nuevas parroquias. Lo mismo ocurre con la adoración del Santísimo Sacramento: cuando se establece, en general, es el sacerdote en el lugar quien asume el control y también es tocado por las gracia. También habría muchas cosas hermosas que contar sobre la adoración del Santísimo Sacramento. El Señor hace maravillas. El Señor quiere estar en todas partes y nosotros debemos estar a su servicio en todas partes.

Ha vivido muchos encuentros que la han marcado, empezando por el de una mujer víctima del autodenominado Estado Islámico que, cierto día, le confesó radiante: “A fuerza de contemplar el rostro de Cristo Sacramentado, por fin he podido dar las gracias a Daesh porque estábamos construyendo nuestra torre de Babel y en dos horas nos la destruyó. Estábamos construyendo un tercer piso en nuestra casa, teníamos coches e incluso queríamos comprar otro pero en dos horas, me lo quitaron todo. Hoy, sé que me han permitido volver a lo más profundo de mi corazón”.

Y la misionera afirma sin dudar: “Cuando damos la fuerza de Jesús vivo, vencedor de todo, las personas pueden luego abalanzarse sobre la vida; sea cual sea el extremo sufrimiento que vivan, Cristo transforma ese sufrimiento en vida que se eleva y en fecundidad”.

Y asegura:

“Soy testigo de todo lo maravilloso que el Señor viene a hacer en los corazones de las personas”.


Para entrar en el catálogo y en la tienda pincha en la imagen

Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *