Carlos Javier Montes, de “Son by four”: Cristo le ha llevado del éxito de la música secular a cantar para el Señor

* «Nosotros, cuando subimos al escenario, tratamos de concentrarnos en el momento de oración íntima con el Señor: “Señor, ya estamos aquí. Trata de que cada uno de los que está aquí se vaya con lo que está esperando”. Porque las personas llegan a veces por curiosidad, pero todos tenemos algo que estamos pidiendo al Señor y necesitamos algo. Cuando nosotros vamos a cantar, oramos. Siempre hay un momento de oración y el Señor hace maravillas»

Camino Católico.- Carlos Javier Montes es del grupo musical “Son by four”, iniciado por él junto a su hermano Jorge, de Puerto Rico, en el año 1996. A ellos se unieron Pedro Quiles y Ángel López. Con su segundo álbum musical “A puro dolor”, consiguieron colocarse en el primer puesto de las listas de popularidad del mundo latinoamericano. Su fama se extendió también por Europa y por Asia en poco tiempo, alcanzando varios premios de prestigio internacional.

Podría parecer que habían alcanzado todas sus metas y sueños, sin embargo, esto es lo que ellos mismos cuentan: «Todos nuestros sueños se hicieron realidad, pero en vez de felicidad, gozo y satisfacción, tantos premios y galardones habían traído consigo envidias, celos, avaricia y soberbia; terminando todo con una disputa en los tribunales por los derechos de la marca “Son by four” y la salida de Ángel López del grupo. La gloria del mundo no pudo llenar el vacío de nuestras vidas. Mientras luchábamos en vano por recobrar lo perdido, nos dimos cuenta poco a poco de que no luchábamos contra fuerzas humanas. El Rey del Universo había puesto su mirada en tres muchachos del campo, inexpertos e indignos. Él tenía un plan mucho más importante para nosotros».

Carlos cuenta cómo actuó Dios en su vida para cambiar su ruta y para hacer de “Son by four” un medio de apostolado y de oración en el programa “Cambio de Agujas” de H.M. Televisión, que puede verse en el vídeo que ofrecemos. Este es un extracto de su testimonio:

«Nosotros decimos que fue todo un propósito del Señor. Todo lo que ocurrió no fue un accidente. Él lo permitió así. Comenzamos en Puerto Rico como algo local pero hicimos un poco de ruido… En el año 2000 lanzamos el disco que contiene el éxito “A puro dolor”. De la noche a la mañana nos convertimos en artistas famosos, viajando en avión privado, con ropa de diseñador.

La canción se puso en el nº 1 de la lista de popularidades. Estuvo 21 semanas en la revista “Billboard” Nº 1, ganamos 8 premios “Lo nuestro”, 11 premios “Bilboard”, un premio “Amigo” aquí en España como mejor grupo latino… No ha habido un grupo de voces que haya logrado ese éxito tan rápido. Y nosotros decimos que fue Dios quien permitió eso. Porque ahora, no solo estamos piando más que antes, sino que estamos visitando los mismos lugares que habíamos visitado anteriormente con música secular, pero ahora llevando un mensaje de verdad que cambia las vidas.

Antes era puramente entretenimiento, nada más, y nosotros, como teníamos muchas heridas, muchas cosas que sanar, no podíamos a ayudar a nadie, sino simplemente entretener.. Y las personas se iban para su casa como llegaron. Pero ahora es todo lo contrario. Ahora nosotros, nos damos cuenta del poder que tiene la música como marco para acompañar con la Palabra de Dios, del poder que tiene de sanar, de salvar las almas, de conversión». 

«Hace 11 años, cuando tomamos la decisión (de grabar música cristiana). Habíamos lanzado un álbum como trío -ya Ángel López, que era uno de los muchachos que estaba con nosotros, se había ido del grupo-. Y nosotros grabamos un disco que se llama “Renace”. Y a mitad de esa grabación, empezamos a inclinarlo hacia lo cristiano como tal, pero no habíamos tomado la decisión de hacerlo, como una vocación y como un ministerio.

Y ahí nos dimos cuenta de que el Señor lo quería. Quería que diéramos el salto y nos estaba pidiendo ya que lo hiciéramos a tiempo completo. Y cuando tomamos la decisión, la gente que estaba a nuestro alrededor dijeron que estábamos locos, que estábamos desperdiciando nuestro talento». 

«Nosotros, cuando subimos al escenario, tratamos de concentrarnos en el momento de oración íntima con el Señor: “Señor, ya estamos aquí. Trata de que cada uno de los que está aquí se vaya con lo que está esperando”. Porque las personas llegan a veces por curiosidad, pero todos tenemos algo que estamos pidiendo al Señor y necesitamos algo. Y trato de enfocar mi mirada para expresar a las personas que todo va a estar bien, que no se preocupen, que están donde tienen que estar. Cuando nosotros vamos a cantar, oramos. Siempre hay un momento de oración […] y el Señor hace maravillas». 

«Creemos fielmente que la música es un instrumento poderosísimo. Nuestro arzobispo dice que la música acelera el proceso de comunión con Dios cuando viene apoyada con Palabra de Dios. El que canta ora dos veces. Y es cierto, nosotros vemos cómo a veces damos charlas a los jóvenes, y se nos hace un poco difícil entrarles a través de una charla. Solamente cuando agarramos los instrumentos y cantamos… ¡ya!, el Señor hace la obra rápido. Y así de importante y de poderosa es la música cuando viene acompañada con la Palabra de Dios».

«Actualmente estamos terminando de grabar nuestra cuarta producción, totalmente católica-cristiana y tenemos una serie de televisión en EWTN, que se titula “Son by four TV”, acompañados de nuestro párroco, el prior de la Orden de los Carmelitas del Caribe, Fray Jorge Betancourt. Él también nos acompaña en nuestro programa de radio “Son by four Radio” de EWTN Radio Católica Mundial».

 

Fuente:Eukmamie
Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *