Raúl Berzosa, pintor: «’Pedid y se os dará’ Jesús siempre me reconforta y me da esperanza. Cuanto más rezamos, más tiempo queremos estar con Él que te escucha siempre»

* «Veo la pintura religiosa como una herramienta más de la Iglesia para poder evangelizar, catequizar… pocas cosas me llenan tanto como poder ver que, a través de obras salidas de mis manos, muchos conectan con Dios. Para dedicarse a una temática tan específica como es la sacra hay que tener fe. Tengo claro que las creencias propias son muy importantes para poder transmitir, porque, ¿cómo transmites algo en lo que no crees? Creo que es muy complejo y, aunque técnicamente pueda ser muy bueno, seguramente resulte una obra fría, por eso siempre busco que la pintura transmita mis creencias como católico al espectador que se pone delante de la pintura, que la obra sirva de herramienta para la fe y ayude a las personas; por lo tanto, que la obra sea útil»

Raúl Berzosa terminando el retrato del Papa Francisco, junto al que realizó de San Juan Pablo II
El 6 de octubre de 2015 su Santidad el Papa Benedicto XVI recibía ante la gruta de Nuestra Señora de Lourdes, en los jardines vaticanos, al pintor malagueño Raúl Berzosa y a su esposa. Raúlle hizo entrega al Santo Padre de una obra suya que reproduce un momento clave en la vida de Benedicto XVI: su renuncia al ministerio petrino.

Camino Católico.-  El malagueño Raúl Berzosa se ha convertido en uno de los grandes artistas contemporáneos de arte sacro, llevando sus creaciones a numerosos países, entre ellos el del Vaticano, y siendo académico honorario de la Pontificia e Insigne Academia de los Virtuosos en el Panteón de Roma. La oración es esencial en su vida y lo explica a Ana María Medina en la web de la Diócesis de Málaga.

Siempre vio rezar en el seno de su familia, lo que le ha hecho crecer cultivando este encuentro con Dios en lo cotidiano. «Mi madre es una persona muy creyente y practicante, de ella lo aprendí. Por supuesto, también influyó mi formación en los Hermanos Maristas, donde el rezo y la formación religiosa es esencial, junto a la educación y a otros valores», recuerda el pintor.

Para Berzosa, rezar es muy importante: «Es mi “conversación” con Dios y, junto a la lectura del evangelio diario, me da muchísima paz interior y me ayuda a crecer en mi labor artística. Como ser humano que tiene sus miedos y debilidades, intensifico las oraciones en ocasiones, eso sí, y no hablo solo por mí, sino cuando pido también por otras personas o situaciones. “Pedid y se os dará”. Jesús siempre me reconforta y me da esperanza», asegura.

Este artista no duda en invitar a ser asiduos en la oración, especialmente a aquellas personas que no han descubierto aún la riqueza de esta práctica. «La oración la recomiendo porque es un modo maravilloso de hablar con Dios, de forma íntima. Además, cuanto más rezamos, mayor tiempo queremos estar con Él. Jesús te escucha siempre. Mi oración favorita es el Padrenuestro. Es mi frase por excelencia, Jesús nos lo enseñó y nos mostró como hablar desde la sencillez con el Padre».

A la izquierda, el pregonero de la Semana Santa de Málaga 2017, Francisco Javier Jurado, junto al cartel pintado por Raúl Berzosa, situado a la derecha de la imagen

Ante la Sábana Santa

Su momento favorito para rezar es antes de irse a dormir, delante de una reproducción de la Sábana Santa, que forma parte especial de su vida. «Es muy importante para mí a la hora de orar. Siempre la he visto presidiendo la casa de mis padres, y también la tengo en mi taller, en mi casa y en mi cartera… siempre viene conmigo, o más bien, yo siempre voy con Él. Cuando pinto a Jesús, la tengo muy presente, porque para mí es su auténtico rostro; es más, alguna vez he hecho algún Cristo más sindónico», confiesa.

«También es importante para rezar el Santísimo, y una cita ineludible con Él todos los jueves en la iglesia de San Antonio María Claret, cuando voy andando para el taller paso por delante de la puerta y el Señor expuesto “me llama”», concluye.

Techo del Oratorio de Santa María Reina (Málaga).

Rezar para pintar y tener fe para testimoniar lo que se cree

En otra entrevista en la web de la Diócesis de Málaga, Raúl Berzosa  responde a si reza para pintar puesto que su obra es esencialmente de arte sacro: “Yo rezo todos los días, también todos los días doy también gracias a Dios. En algunas ocasiones, pintando y oyendo música, como se suele decir, siento que “el alma se eleva”. Además, en la habitación junto a la que pinto tengo una fotografía de la Sábana Santa de Turín y a lo largo del día me acerco a contemplarla”.

La pintura sacra sobresale en toda su obra, y hay ejemplos de ello repartidos por todo el mundo como Estados Unidos, Guatemala, Roma… y Berzosa asegura que “poder dedicarme al Arte Sacro, a la pintura religiosa es todo un honor y una suerte; es lo que me gusta y creo que eso se transmite en mis obras. Veo la pintura religiosa como una herramienta más de la Iglesia para poder evangelizar, catequizar… pocas cosas me llenan tanto como poder ver que, a través de obras salidas de mis manos, muchos conectan con Dios. Para dedicarse a una temática tan específica como es la sacra hay que tener fe. Tengo claro que las creencias propias son muy importantes para poder transmitir, porque, ¿cómo transmites algo en lo que no crees? Creo que es muy complejo y, aunque técnicamente pueda ser muy bueno, seguramente resulte una obra fría, por eso siempre busco que la pintura transmita mis creencias como católico al espectador que se pone delante de la pintura, que la obra sirva de herramienta para la fe y ayude a las personas; por lo tanto, que la obra sea útil”.

Raúl Berzosa en su taller junto a algunas de sus obras.

La belleza, camino hacia Dios

Respecto a cómo logra pintar la imagen de Jesús y la Virgen cuenta que “el rostro de Jesús lo tengo muy marcado desde hace años, ha habido una continuidad dentro de la evolución de mi propia obra; sin embargo, acerca de la Virgen María sí que he tenido distintos modelos que se han ido ajustando a las distintas temáticas que representaba”.

Raúl Berzosa tiene interiorizado que la belleza es un camino hacia Dios:

“Para mí es importante mostrar la belleza que, como dijo Benedicto XVI, es camino hacía Dios; en un mundo donde la fealdad es cada vez más palpable hay que luchar con su antítesis; pero la belleza como medio, es decir, no perdernos en lo superfluo, lo bello no debería de ser un fin en sí mismo sino un camino. Estamos rodeados por lo negativo, lo grotesco, lo feo; hay que ir hacía la belleza, pero la belleza que se nos presenta principalmente en nuestra sociedad es superficial; yo hablo de una belleza trascendente como la que podemos ver en la propia naturaleza, en el universo cuando vemos una foto del espacio, el arte podemos decir que es una de las herramientas del ser humano para crear belleza, este tipo de belleza es la que nos lleva a Dios”.


Para entrar en el catálogo y en la tienda pincha en la imagen
Comentarios 0