Homilía del evangelio del Domingo: Jesús nos llama a la conversión para acoger su voluntad / Por P. José María Prats

* «La conversión supone, sobre todo, la negación de uno mismo, la renuncia a seguir los propios caminos para abrirse a la voluntad de Dios que a menudo resulta desconcertante. Jesús quiere extender a la tierra el reino de Dios que ya se vive en el cielo. Este reino consiste en que todo se realice conforme a la voluntad de Dios y nos trae la felicidad y la armonía que existen ya en el cielo”

III domingo del tiempo ordinario – Ciclo A:

Isaías 8, 23b-9,3 / Sal 26 / 1Corintios 1, 10-13.17 / Mateo 4, 12-23

P. José María Prats / Camino Católico.- El evangelio de hoy comienza a narrarnos el ministerio público de Jesús que se inicia en Galilea, junto al lago de Tiberiades, en el territorio de las tribus de Zabulón y Neftalí, dando así cumplimiento a la profecía de Isaías: «Tierra de Zabulón y tierra de Neftalí, camino del mar, al otro lado del Jordán, Galilea de los gentiles. El pueblo que habitaba en tinieblas vio una luz grande; a los que habitaban en tierra y sombras de muerte, una luz les brilló.» Estos territorios habían sido conquistados por los asirios en el siglo VIII a. C. y repoblados con gentes paganas deportadas de otros lugares; por ello la profecía habla de la «Galilea de los gentiles».

El inicio del ministerio de Jesús es, pues, presentado por Isaías como la aparición de la luz que viene a iluminar «a los que habitaban en tierra y sombras de muerte», luz a la que Jesús llama «el reino de los cielos», y que no es otra cosa que el reino de Dios, pues en el cielo todo se realiza según la voluntad divina, tal como afirmamos en la oración del Padrenuestro: «hágase tu voluntad en la tierra como [se hace] en el cielo».

El reino de los cielos está ya en la tierra operante en Jesús, pues Él es pura sintonía y obediencia a la voluntad del Padre; está, pues, «cerca» de los hombres –tal como anuncia–, pero ahora tiene que comunicarse y extenderse hasta llenar la tierra. Y para ello, Jesús hace dos cosas:

Por una parte, llama a todos a la conversión: «convertíos, porque está cerca el reino de los cielos». La conversión supone, sobre todo, la negación de uno mismo, la renuncia a seguir los propios caminos para abrirse a la voluntad de Dios que a menudo resulta desconcertante.

Por otra parte, Jesús comunica a los hombres la voluntad de Dios específica para cada uno y los invita a acogerla. Vemos en el evangelio cómo se acerca primero a Pedro y a Andrés y luego a Santiago y a Juan y los invita a dejarlo todo y a seguirlo para convertirse en «pescadores de hombres» según la voluntad del Padre.

Éste es, pues, el mensaje que hoy nos comunica el evangelio: Jesús quiere extender a la tierra el reino de Dios que ya se vive en el cielo. Este reino consiste en que todo se realice conforme a la voluntad de Dios y nos trae la felicidad y la armonía que existen ya en el cielo. Para ello, Jesús nos llama a la conversión, a despojarnos de las pasiones y ambiciones que nos centran en nosotros mismos, para acoger su voluntad, una voluntad que Él mismo nos da a conocer a través de multitud de signos cotidianos que sólo podemos percibir e interpretar desde una actitud orante de escucha y disponibilidad: «Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad» (Sal 39).

Que la actitud de los primeros discípulos, que al oír la llamada del Señor «inmediatamente dejaron las redes y lo siguieron» sea para nosotros un modelo y un testimonio.

P. José María Prats

Evangelio

Al enterarse Jesús de que habían arrestado a Juan, se retiró a Galilea. Dejando Nazaret se estableció en Cafarnaún, junto al mar, en el territorio de Zabulón y Neftali, para que se cumpliera lo dicho por medio del profeta Isaías:

«Tierra de Zabulón y tierra de Neftalí, camino del mar, al otro lado del Jordán, Galilea de los gentiles. El pueblo que habitaba en tinieblas vio una luz grande; a los que habitaban en tierra y sombras de muerte, una luz les brilló».

Desde entonces comenzó Jesús a predicar diciendo:

«Convertíos, porque está cerca el reino de los cielos».

Pasando junto al mar de Galilea, vio a dos hermanos, a Simón, llamado Pedro, y a Andrés, que estaban echando la red en el mar, pues eran pescadores. Les dijo:

«Venid en pos de mí y os haré pescadores de hombres».

Inmediatamente dejaron las redes y lo siguieron.

Y, pasando adelante, vio a otros dos hermanos, a Santiago, hijo de Zebedeo, y a Juan, su hermano, que estaban en la barca repasando las redes con Zebedeo, su padre, y los llamó. Inmediatamente dejaron la barca y a su padre y lo siguieron.

Jesús recorría toda Galilea, enseñando en sus sinagogas, proclamando el evangelio del reino y curando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo.

Mateo 4, 12-23

Homilía del Evangelio del Domingo: Cristo redimió también el sufrimiento y la muerte / Por P. Raniero Cantalamessa, OFM Cap.


Para entrar en el catálogo y en la tienda pincha en la imagen
Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *