Eduardo Sánchez Lazo, médico forense, se alejó de Dios, confió en la “Santa Muerte” por sugerencia de un brujo, pero Cristo se le reveló investigando un milagro eucarístico

* «El primer resultado que obtuve fue que, en efecto, la mancha era de sangre; el segundo, que se trataba de sangre humana; el tercero, que era del tipo AB, y el cuarto, que provenía de tejido cardiaco. Lo siguiente era lo que importaba más: encontrar el ADN. Pero lo que encontré fue frustración. Repetí una y otra vez la prueba, e increíblemente no obtuve ningún resultado. Nadie me lo contó, yo lo vi lo que estaba ahí era sangre, había leucocitos y eritrocitos, lo cual significaba que era sangre viva, pero increíblemente ésta no presentaba ADN. Eso para la ciencia no puede ocurrir. Poco a poco me fui enterando qué eran los milagros eucarísticos, y en esa medida fui volviendo a la fe… Todo lo que hoy sé es que Dios existe, que está conmigo y que me acompaña a todos lados»

Video en que el Dr. Eduardo Sánchez Lazo  explica como realizó el análisis médico forense de laHostia Sangrante del milagro eucarístico de Tixtla, Guerrero, que le devolvió a la fe, durante  el II Simposio Internacional DIMI en el Auditorio Sentimientos de la Nación de Chilpancingo, Guerréro, el 25 de mayo de 2013 

Camino Católico.- En el peor momento de una debacle económica, Eduardo Sánchez Lazo pensó que si Dios no podía ayudarlo a salir adelante, entonces no valía la pena seguir creyendo en Él. Había perdido su trabajo de maestro en la universidad, también su empleo como médico forense en la Procuraduría de Justicia de Morelos; y las clínicas y farmacias que había echado a andar, de pronto se habían venido abajo. “Mi situación en aquel entonces no podía ser peor”, asegura el médico forense.

Ante ello, tomó lo que después comprobó era una falsa salida. A sugerencia de un supuesto brujo, decidió depositar su confianza en la “Santa Muerte”; pronto consiguió un empleo en una cadena de televisión, que por lo menos le aportaba algunos ingresos. Se sentía bien confiando en sus nuevas creencias, pero al poco tiempo descubriría que era Dios quien en realidad estaba hilvanando su camino, pues lo quería de vuelta a Él. Cuenta su testimonio a Vladimir Alcántara Flores en Desde la Fe

En la televisión se hizo de una amistad, que un día de 2010 le comentó que alguien necesitaba un médico forense para un trabajo especial; de inmediato se comunicó con la persona que requería los servicios y aceptó el encargo que le hizo.

Sin embargo, esta vez no se trataba de ir a investigar ninguna “escena del crimen”, como en trabajos anteriores, sino de estudiar el contenido de dos frasquitos; “uno que contenía algo parecido a un pedacito muy pequeño de tela manchada, y el otro un polvito blanco”.

Una investigación desconcertante

El profesor Ricardo Castañón, especialista en milagros eucarísticos, fue quien lo contrató para el encargo y le explicó de inmediato que se trataba de analizar una hostia sangrante, y confirmar si en efecto había sangre en ella y de qué tipo.

El milagro de Tixtla ocurrió en octubre de 2006

“Lo que había en el primer frasco no era tela, sino una pequeña muestra de ‘hostia sangrante’. De todo esto fui avisado”, El contenido del segundo frasco eran restos de una hostia, y debían ser estudiados sólo para conocer sus componentes.

“A mí lo que me importaba era cumplir con mi trabajo. El primer resultado que obtuve fue que, en efecto, la mancha era de sangre; el segundo, que se trataba de sangre humana; el tercero, que era del tipo AB, y el cuarto, que provenía de tejido cardiaco. Lo siguiente era lo que importaba más: encontrar el ADN. Pero lo que encontré fue frustración. Repetí una y otra vez la prueba, e increíblemente no obtuve ningún resultado”.

Cuando el profesor Ricardo Castañón acudió por los resultados, lo que el médico forense le puso en la mano fue el dinero que le había pagado por el encargo. “Tenga doctor –le dijo–, aquí está su dinero; no encontré el ADN”.

Sin embargo, justo eso era lo que el doctor Castañón quería confirmar, que la sangre no presentara ADN, porque eso reafirmaba que la muestra pertenecía a un verdadero milagro eucarístico, en su forma de “hostia sangrante”; es decir, Hostias consagradas que inexplicablemente comienzan a sangrar, como signo de la presencia real de Jesús en la Eucaristía.

“Yo escuché la explicación del profesor, pero la verdad en ese momento me quedé igual, pues no sabía nada de milagros eucarísticos”, señala Eduardo Sánchez.

Volver a los caminos de la fe

El hoy conocido como milagro eucarístico de Tixtla, Guerrero, el único del que se tiene registro en México y del cual fue extraída la muestra analizada por Sánchez Lazo, se mantiene aún en estudio, y la última palabra sobre su validez la tendrá la Santa Sede, pero para el médico, el milagro ya está dado.

Eduardo Sánchez Lazo estudió la hostia sangrante de Tixtla, Guerrero. Foto: Ricardo Sánchez

“Nadie me lo contó, yo lo vi –dice emocionado–: lo que estaba ahí era sangre, había leucocitos y eritrocitos, lo cual significaba que era sangre viva, pero increíblemente ésta no presentaba ADN. Eso para la ciencia no puede ocurrir. Poco a poco me fui enterando qué eran los milagros eucarísticos, y en esa medida fui volviendo a la fe”.

Para Eduardo Sánchez volver a creer en Dios no fue tan fácil, como tampoco lo fue aceptar nuevamente los principios doctrinales de Jesús.

“Todo requiere de un proceso. Y en ese sentido comprendo a mis colegas que se resisten a creer, ya que todo lo que hay a su alrededor es ciencia, no evidencias de fe. Pero mi labor es hablarles sobre lo que encontré, no tratar de convencer a nadie acerca de la existencia de Dios. Si creen o no, ya depende de ellos”.

Lo que aún el especialista sigue sin poder  explicarse es por qué Dios lo escogió para mostrarle que Jesús sigue entre los seres humanos en la Eucaristía.

Todo lo que hoy sé es que Dios existe –asegura–, que está conmigo y que me acompaña a todos lados. Antes tenía miedo de muchas cosas, porque mi trabajo está relacionado con homicidios, a veces con hechos cercanos a los cárteles. Pero ahora no temo, porque sé que si me toca es sólo por voluntad de Él. Comencé a dejar mi vida en sus manos, y hoy no tengo las cantidades de dinero que tuve en un tiempo, pero me casé, tengo una hija y soy muy feliz en compañía de ambas, las disfruto todos los días al máximo”.

México, un país «atacado por Satanás»: narcotráfico, Santa Muerte, exorcismos…

Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *