El Papa a los jóvenes al llegar a Madrid a la JMJ: «Que nada ni nadie os quite la paz; no os avergoncéis del Señor»

* Benedicto XVI apela a la ética para luchar contra la crisis en la rueda de prensa durante el viaje en el avión que le ha traido a Madrid:  «Junto a la crisis económica hay una dimensión ética que no es exterior sino interior,y que es fundamental”

El Rey Don Juan Carlos ante el Papa: «Es hora de redoblar nuestro apoyo y acabar con el intolerable paro juvenil»

Pinchando en el titular puedes leer:

Discurso integro del Papa a su llegada al aeropuerto de Madrid-Barajas para la JMJ: «No os avergoncéis del Señor» 

18 de agosto de 2011.- El Papa Benedicto XVI ha pedido a los jóvenes que no se avergüencen del Señor, a su llegada a España para participar en la XXVI Jornada Mundial de la Juventud (JMJ). Los Reyes han recibido al Papa al pie de la escalerilla del Airbus 320 de la compañía italiana «Alitalia» en el que Benedicto XVI ha viajado desde el Vaticano. «Es urgente ayudar a los jóvenes discípulos de Jesús a mantenerse firmes en la fe y asumir la bella aventura de anunaciarla y testimoniarla abiertamente con su propia vida»,ha destacado en su discurso en la ceremonia de bienvenida en el aeropuerto de Barajas, ante los Reyes de España, el presidente del Gobierno y muchísimas autoridades. 

También estaban presentes multitud de peregrinos que, poco después de iniciar su discurso, han empezado a corear el lema ‘Esta es la juventud del Papa’.»¿Por qué y para qué ha venido esta multitud de jóvenes a Madrid? Aunque la respuesta deberían darla ellos mismos, bien se puede pensar que desean escuchar la Palabra de Dios, como se les ha propuesto en el lema para esta Jornada Mundial de la Juventud, de manera que, arraigados y edificados en Cristo, manifiesten la firmeza de su fe», les ha respondido. 

El Santo Padre ha subrayado que muchos jóvenes, además, miran con preocupación el futuro ante la dificultad de encontrar un empleo digno, o bien por haberlo perdido o tenerlo muy precario e inseguro. Igualmentese ha referido a otros que precisan de prevención para no caer en la red de la droga, o de ayuda eficaz, si por desgracia ya cayeron en ella. Y ha señalado que no pocos, por causa de su fe en Cristo, sufren en sí mismos la discriminación, que lleva al desprecio y a la persecución abierta o larvada que padecen en determinadas regiones y países. 

«Se les acosa queriendo apartarlos de El, privándolos de los signos de su presencia en la vida pública, y silenciando hasta su santo Nombre. Pero yo vuelvo a decir a los jóvenes, con todas las fuerzas de mi corazón: que nada ni nadie os quite la paz; no os avergoncéis del Señor», ha exhortado. 

El Pontífice también ha hecho alusiones a los santos españoles y las hondas raíces cristianas de España al destacar, que «aunque actualmente haya motivos de preocupación, mayor es el afán de superación de los españoles, con ese dinamismo que los caracteriza, y al que tanto contribuyen sus hondas raíces cristianas, muy profundas a lo largo de los siglos». 

Antes, el Santo Padre ha advertido de que «ciertamente, no faltan dificultades» y «subsisten tensiones y choques abiertos en tantos lugares del mundo, incluso con derramamiento de sangre», al tiempo que ha recalcado que la justicia y el «altísimo valor de la persona humana se doblegan fácilmente a intereses egoístas, materiales e ideológicos» y que no se respeta siempre como es debido el medio ambiente y la naturaleza. 

Vengo a encontrarmen con millares de jóvenes

«Vengo aquí a encontrarme con millares de jóvenes de todo el mundo, católicos, interesados por Cristo o en busca de la verdad que dé sentido genuino a su existencia–ha dicho–. Para exhortar a los jóvenes a encontrarse personalmente con Cristo Amigo y así, radicados en su Persona, convertirse en sus fieles seguidores y valerosos testigos». Así, ha destacado que la JMJ trae un«mensaje de esperanza» que llena de confianza ante el mañana de la Iglesia y del mundo. 

En este sentido, ha recalcado que el descubrimiento del Dios vivo «alienta a los jóvenes y abre sus ojos a los desafíos del mundo en que viven, con sus posibilidades y limitaciones». «Ven la superficialidad, el consumismo y el hedonismo imperantes, tanta banalidad a la hora de vivir la sexualidad, tanta insolidaridad, tanta corrupción. Y saben que sin Dios sería arduo afrontar esos retos y ser verdaderamente felices, volcando para ello su entusiasmo en la consecución de una vida auténtica», ha asegurado. 

El Pontífice ha recordado sus anteriores visitas a España, y particularmente las realizadas el pasado año a Santiago de Compostela y Barcelona y ha agradecido la dedicación de las autoridades eclesiásticas y civiles para organizar la JMJ, así como la hospitalidad de familias, parroquias, colegios e instituciones que acogen a los jóvenes de todo el mundo. 

«Saludo desde aquí muy cordialmente a todos los queridos amigos españoles y madrileños, y a los que han venido de tantas otras tierras. Durante estos días estaré junto a vosotros, teniendo también muy presentes a todos los jóvenes del mundo, en particular a los que pasan por pruebas de diversa índole», ha concluido. 

Recibimiento

El avión que ha trasladado al Papa Benedicto XVI desde Roma ha llegado pasadas las 11.45 horas al aeropuerto de Madrid, donde ha sido recibido a pie de pista por los Reyes de España. Tras el aterrizaje, el Santo Padre ha sido recibido en el interior del avión -que portaba las banderas vaticana y española- por el nuncio del Papa, monseñor Renzo Fratini, y por el introductor de embajadores, José María Rodríguez Coso. Posteriormente el Papa ha descendido del avión y ha sido recibido por el Rey Juan Carlos, la Reina Sofía y el arzobispo de Madrid y presidente de la Conferencia Episcopal Española, cardenal Antonio María Rouco. 

También estaban presentes en la ceremonia de bienvenida el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el líder del PP, Mariano Rajoy. A este acto han asistido también numerosas autoridades civiles de la Casa Real, el Gobierno, la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento.  Unos 2.000 jóvenes peregrinos se encontraban tras un cordón de seguridad para darle la bienvenida a Benedicto XVI, junto a algunos niños ataviados con el uniforme típico de la Guardia Suiza. Tras los discursos, el Papa se ha traslado a la sede la Nunciatura en la capital. A su paso por las calles ha recibido el calor de los miles de peregrinos que esperaban durante horas para recibirle. 

El Rey habla de acabar con el intolerable paro juvenil

El Rey Don Juan Carlos ha pedido, en su discurso de bienvenida al Papa Benedicto XVI en el aeropuerto de Barajas, la ejemplaridad de los mayores para la juventud en un tiempo no fácil para ellos en el que se percibe una «profunda crisis de valores».“Es hora de redoblarles nuestro apoyo; de aportarles todos los medios disponibles para que logren abrirse camino; de acabar con el intolerable paro juvenil; y de animarles a tomar la antorcha de los valores que hacen grande a la Humanidad»,ha recalcado. 

Además, el monarca no ha querido dejar de recordar «muy especialmente a tantos niños y jóvenes víctimas de violencia. Están hoy particularmente presentes en nuestros corazones», ha subrayado. 

Ante la presencia de las autoridades que han recibido al Pontífice en su visita a España para participar en la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), el monarca ha destacado que los jóvenes necesitan «no sólo oportunidades, sino también la ejemplaridad de sus mayores; no sólo razones, sino actitudes que motiven, llenen e impulsen su existencia y alienten su esperanza». Y, citando al Pontífice, ha añadido: «Sentir el anhelo de lo que es realmente grande, forma parte del ser joven». 

«No son estos tiempos fáciles para una juventud tantas veces frustrada por falta de horizontes personales y laborales, y que se rebela ante los graves problemas que aquejan al ser humano y al mundo de hoy», ha resaltado.  En este sentido, ha recalcado que no se puede defraudar a los jóvenes en su «legítimo anhelo» de hacer realidad sus sueños y que sus aspiraciones y problemas deben ser las primeras prioridades de la sociedad porque ello va su propio porvenir que es también el de toda la sociedad. Por ello, ha confíado en el aliento de Benedicto XVI, no sólo para animar a los jóvenes de España y el mundo entero, sino para sensibilizar a las sociedades sobre la necesidad de respaldarles en sus proyectos e ilusiones. 

Don Juan Carlos, que ha dedicado un «emocionado» recuerdo a Juan Pablo II, que también realizó su tercer viaje a España para presidir en 1989 la IV JMJ en Santiago de Compostela, ha asegurado que interpreta esta tercera visita como «una especial distinción» a España. 

Rueda de prensa de Benedicto XVI en el avión apelando a la ética para afrontar la crisis

Durante su encuentro con los periodistas en vuelo hacia Madrid, Benedicto XVI se ha mostrado “contento de ir con vosotros a estas Jornadas Mundiales de la Juventud, que son una cascada de luz y dan visibilidad a la fe”. El Papa ha añadido que estos encuentros “animan a tener el valor de ser creyentes” y permiten que “nazcan amistades” con personas de otros países y otras culturas.

El Santo Padre ha abordado inmediatamente la crisis económica, que nubla las esperanzas de muchos jóvenes por el paro juvenil, señalando que “junto a la crisis económica hay una dimensión ética que no es exterior sino interior,y que es fundamental”. Por ese motivo ha aconsejado buscar la salida a la crisis en las líneas propuestas por Juan Pablo II, quien señaló que la prioridad de la economía no debe ser exclusivamente aumentar el beneficio sino «buscar el bien común y la ayuda a los demás”.

El Papa ha invitado asimismo a salir de una visión estrecha de los propios problemas y a darse cuenta “de la responsabilidad por la propia nación, por el mundo y por toda la humanidad”, señalando que Europa debe ayudar a otros países donde el sufrimiento es mucho mayor.

Benedicto XVI ha precisado que su insistencia en la búsqueda de la verdad no debe ser malinterpretada según una antigua asociación errónea de verdad con intolerancia. El Papa ha insistido que “la verdad puede ser acogida solo en un clima de libertad. La verdad no puede imponerse. La verdad busca de por sí el dialogo: esuchar y entender al otro”.

Entre los 56 periodistas a bordo del vuelo papal se encontraba la decana de los vaticanistas, Paloma Gómez Borrero, que ayer celebraba su cumpleaños. El Santo Padre la felicito cariñosamente y le agradeció su trabajo, que incluye haber realizado a bordo del avión papal los 104 viajes internacionales de Juan Pablo II y todos menos uno de los viajes de Benedicto XVI.

Este es el vigésimo viaje del papa Ratzinger en sus seis años de pontificado.

Esta es la tercera vez que el Papa visita España, tras los viajes de julio de 2006 -cuando acudió a Valencia para presidir el V Encuentro Mundial de la Familia- y el 6 y 7 de noviembre de 2010, cuando visitó Santiago de Compostela con motivo del Año Santo Jacobeo, y Barcelona para consagrar el templo de la Sagrada Familia, la obra cumbre de Antoni Gaudí.

Es también la tercera JMJ -creada por Juan Pablo II en 1984- que preside el papa Ratzinger tras la de Colonia (Alemania, 2005) y Sidney (Australia, 2008).

Benedicto XVI regresará a Roma a primeras horas de la noche del domingo 21.

 

Comentarios 0