Fabio McNamara: De la «Movida Madrileña» y el infierno a vivir en la gracia de Dios

fabiomcnamara-203x300.jpg

 * "Vivía alienado, bajo los efectos de un montón de sustancias. Y buscaba la felicidad donde no estaba: en la droga, en el sexo, en la fama…Lo que han hecho el Señor y la Virgen conmigo ha sido un milagro. Y doble, porque me han curado el cuerpo y, lo que es más fuerte, más difícil, el alma"

fabiomcnamara-203x300.jpg* "La felicidad la he encontrado en Jesucristo. Él lo es todo: el médico que te sana, el maestro que te enseña, el amigo que nunca falla…"

* "La Movida era un mundo falso. Más que amigos, había intereses. Era difícil encontrar alguien que te quisiera por lo que eras. Cuando dejabas de ser joven y guapo te daban una patada"

* "Cristo te saca del fango, te limpia, te cura las heridas, te colma de riquezas y te garantiza una vida a su lado para siempre"

* "La gracia es el estado narcótico del espíritu sin efectos secundarios. Lo único que produce es santidad. Hace que relativices los problemas. Pone a tu disposición la sabiduría de Dios. Ayuda en todo"

* "Buscar a Dios, conocerle, amarle… es lo único que importa; lo demás, una pérdida de tiempo"

1 de enero de 2010.- El nombre quizás no le diga nada a muchos. Pero si les decimos Fabio McNamara, les vendrán a la memoria escenas de los ochenta, tantas veces vistas en televisión: Fabio y Pedro Almodóvar, subidos a un escenario, cantando “Voy a ser mamá”. Es normal que quien guardara de Fabio esa imagen, se sorprendiera al oírle hablar de Fátima y sus pastorcitos. Fue en el programa de Javier Paredes, en Radio Intereconomía. Allí, Fabio dijo que prefería hablar de la Virgen -a la que ha pintado más de treinta veces- antes que de ZP; definió la conversión como el cambio de billete de ida al infierno por otro al Cielo y a la Movida madrileña como un cuento chino no, sino cochino. También contó que, cuando más perdido estaba, un sacerdote le dijo a su madre: “Usted rece, rece, que ya caerá, ya caerá”. Y cayó, cayó. Publicamos un entrevista escrita editada por el semanario Alba, otra en audio realizada en la Cope y un resumen en vídeo de esta última. Un testimonio el de Fabio Mcnamara que no deja indiferente a nadie. Curado de la adicción a las drogas y de su vida licenciosa es hoy un auténtico heraldo del evangelio lleno de la sabiduria de Dios. Su conversión es una clara prueba de cuanto Dios ama a cada persona y que siempre nios busca.


La entrevista en audio de la COPE


Él vídeo resumen del testimonio


-Bueno, el Señor vino a buscar a los que andaban perdidos. Y más perdido que yo…

 -¿Tan mal estaba?

-Vivía alienado, bajo los efectos de un montón de sustancias. Y buscaba la felicidad donde no estaba: en la droga, en el sexo, en la fama…

-¿Dónde la ha encontrado?

-En Jesucristo. Él lo es todo: el médico que te sana, el maestro que te enseña, el amigo que nunca falla…

fabio1147823919_extras_albumes_0.jpg-Los amigos de cuando la Movida, ¿le han fallado?

-Aquel era un mundo falso. Más que amigos, había intereses. Era difícil encontrar alguien que te quisiera por lo que eras. Cuando dejabas de ser joven y guapo te daban una patada.

-¿Y Cristo?

-Él no. Él te saca del fango, te limpia, te cura las heridas, te colma de riquezas y te garantiza una vida a su lado para siempre.

-La salvación eterna…

-¡Es lo único que importa! ¿De qué te sirve lo que el mundo pueda darte, si esto pasa rapidísimo? ¿Para qué tanto rollo?

-¿Qué otras cosas son importantes?

-Rezar el Rosario. Hacer lectura espiritual y meditación. Adorar al Santísimo. Ir a misa. Comulgar.

-¿Con qué frecuencia lo hace?

-Todos los días. Si estás en Gracia de Dios, ya puede hundirse el mundo. Por eso, si peco, no pasan veinticuatro horas sin que me confiese.

-Oye misa en una iglesia que está a varias paradas de metro de su casa. ¿Por qué?

-Porque tienen al Santísimo expuesto todo el día. Y porque dan clases de Teología y unas charlas que son superinteresantes.

-Es importante la formación, ¿no?

-¡Hombre, claro! Es que para ser cristiano hay que conocer la vida y doctrina de Cristo. Y conocerla bien.

-¿Qué está leyendo ahora?

-Últimamente sólo leo -y releo- a María Valtorta, una mística italiana que murió en 1961.

fabio123696126863720090313-2009493dn.jpg-Antes hablaba de la Gracia. Descríbala. ¿Se atreve?

-Estado narcótico del espíritu sin efectos secundarios. Lo único que produce es santidad. Hace que relativices los problemas. Pone a tu disposición la sabiduría de Dios. Ayuda en todo.

-¿En pintura también?

-También. Porque es Él quien te dirige y se manifiesta a través tuyo.

-Pinta, sobre todo, vírgenes y cristos.

-Antes, cuando vivía así, un poco mal, a lo loco, también lo hacía.

-¿Con respeto?

-Siempre. Aunque no estaba en Gracia, a Cristo y a María siempre les he querido. Y ese amor quedaba reflejado en mis cuadros.

-¿Qué pensaba entonces cuando se acordaba de ellos?

-”Que tengan compasión de mí”.

-Parece que la han tenido.

-Lo que han hecho el Señor y la Virgen conmigo ha sido un milagro. Y doble.

-¿Doble?

-Sí, porque me han curado el cuerpo y, lo que es más fuerte, más difícil, el alma.

-Para que un alma se convierta…

-Tiene que sufrir mucho y querer curarse. En mi caso fueron de gran ayuda mis padres, que tanto rezaron por mí.

-Oiga, ¿y no echa de menos la vida loca? fabiolpalmodovar.jpg

-Para nada. Lo de sexo, drogas y Rock and Roll que se lo cuenten a Pepita. Buscar a Dios, conocerle, amarle… es lo único que importa; lo demás, una pérdida de tiempo.

-¿De verdad no se aburre?

-Si para buscar a Dios tienes que aburrirte, pues te aburres. Y si para encontrarle tienes que sacrificarte, pues te sacrificas. Y si para estar con Él tienes que dar la vida, pues la das, como los primeros cristianos.

-O sea, que no es cuestión de aburrirse o divertirse.

-No. Pero es que es imposible aburrirse de Dios; con Él siempre estás aprendiendo.

-Hace años no le daba vergüenza subir a un escenario; ahora no se la da hablar de Dios.

-¡Pero cómo me va a dar vergüenza, si ha dado su vida por mí! Es como cuando quieres mucho a una persona: que sólo piensas en ella, sólo hablas de ella.

 -¿Le pasa con Dios?

-Sí, ya sólo quiero pensar en Él, hablar de Él.

Comentarios 0