José María Villalón, médico del Atlético de Madrid: “Poner la Eucaristía en el centro de tu vida diaria te da gracias para mantener esa llama candente que es la fe”

* “Es sencillo ver a Cristo en los enfermos…Cuando entra un enfermo en la consulta lo primero que hago es encomendarlo a su ángel de la guarda, que siempre puede echarte un buen capote y a partir de ahí tratar de escucharle y hablar con el paciente”

* “Yo creo que el médico es un medio para ayudar a la sanación de la persona. A mi no me choca cuando se habla de una curación milagrosa porque el médico está para ayudar a que el camino hacia la curación sea lo mejor posible. Y a veces lo conseguimos y otras no. En ocasiones, de forma inexplicable desde el punto de vista científico, una persona sale de una situación de enfermedad en la que el médico no tiene medios para poder curar”

12 de mayo de 2016.-  (Intereconomia TV  / Camino CatólicoJosé María Villalón, médico del Atlético de Madrid desde 1995, dio su testimonio de fe en noviembre de 2012,  en una entrevista que ahora recuperamos realizada por Gonzalo Altozano para “No es bueno que Dios esté solo” en Intereconomía TV, que puede visualizarse en el vídeo. El doctor Villalón, nacido en Madrid en 1958, tiene doce hijos y es miembro del Opus Dei. Explica que formar parte de la obra supone el compromiso  de “llevar una forma de vida, el practicar una serie de normas diarias, que te hacen perseverar en la fe. Poner la Eucaristía en el centro de tu vida diaria te da gracias para mantener esa llama candente que es la fe. También la lectura cada día de algún texto espiritual  o de los santos evangelios”.

El médico del Atlético de Madrid se considera muy afortunado: “Primero por la familia que tengo, con doce hijos, por la fe, y por el trabajo que desarrollo que es apasionante. La vocación de médico es algo innata: volcarte con el prójimo, ejercer la caridad en tu trabajo  a diario. Ves gente que lo está pasando mal por problemas de salud y a veces por toda la situación anímica y sicológica que conlleva”.

Asegura que “es sencillo ver a Cristo en los enfermos. Muchos médicos, muchas veces vemos en el prójimo, a esa persona que vas ayudar, al necesitado, de quien Jesucristo ya decía dad de comed al hambriento, dad de bebed al sediento…. Los médicos lo que tratamos de hacer a diario es ayudar a la persona que te necesita”.

Su fe está presente en su el trabajo médico cotidiano de José María Villalón: “Cuando entra un enfermo en la consulta lo primero que hago es encomendarlo a su ángel de la guarda, que siempre puede echarte un buen capote y a partir de ahí tratar de escucharle y hablar con el paciente. Muchas veces con eso es suficiente para que su estado de ánimo pueda cambiar, después de confiarte sus dolencias, y tener un actitud más favorable frente a la enfermedad. Si luego ya le ayudas a curarse ya es espectacular”.

La acción de Dios en los enfermos puede producirse de muchas maneras y José María Villalón asegura que  “yo creo que el médico es un medio para ayudar a la sanación de la persona. A mi no me choca cuando se habla de una curación milagrosa porque el médico está para ayudar a que el camino hacia la curación sea lo mejor posible. Y a veces lo conseguimos y otras no. En ocasiones, de forma inexplicable desde el punto de vista científico, una persona sale de una situación de enfermedad en la que el médico no tiene medios para poder curar”.

Villalón es feliz en todos los ámbitos y asegura que “doy gracias a Dios porque en mi vida de fe no he tenido grandes altibajos. Siempre hay personas como los pacientes que te piden  ayuda, que a la vez te impulsan a perseverar en la fe. También la familia, los hijos. Uno mismo se va formando cuando trata de ser educador de sus propios hijos. Yo creo que no he tenido altibajos  porque la fe me la inculcaron mis padres, la han trabajado todos los educadores que he tenido en los colegios y las personas que en la vida me han ido ayudando  a que me fortalezca en ese camino. Doy prioridad en el camino de la fe a la familia, a mi mujer y a mis hijos. Con una actitud voluntariosa, trato de perseverar en la fe porque  me da energía para seguir viviendo con alegría”.

José María Villalón antes de estar en el Atlético de Madrid  ejerció de Jefe de los Servicios Médicos de la Federación Española de Atletismo entre 1986 y 1995. Su dedicación al deporte no le ha convertido en alguien que reza para obtener buenos resultados pero explica con claridad que si ora al Señor también en ese ámbito: “Hay que trabajar para buscar la suerte y los resultados. Y se puede rezar porque en nuestra actividad del fútbol algunos tratamos de santificar ese trabajo”.

Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *