Kayla Mueller, joven americana secuestrada por el ISIS y muerta, hizo llegar una carta manuscrita a su familia: “Me he entregado a Dios”

“Por Dios, más por vuestras oraciones me he sentido tiernamente recogida cuando caía, se me ha mostrado la luz en la oscuridad. He aprendido que incluso en la prisión, uno puede ser libre…. . Rezo cada día que por lo menos, hayáis sentido una cierta cercanía, más entrega a Dios también, hayáis formado un lazo de amor y apoyo entre unos y otros… Por favor tened paciencia, dad vuestro dolor a Dios»

14 de febrero de 2015.- (Aleteia Camino Católico Kayla Mueller, trabajadora humanitaria norteamericana de 26 años que trabajaba en Aleppo (Siria), llevaba secuestrada por el ISIS desde el 4 de agosto de 2013. Ayer se confirmó que murió durante su cautiverio, durante los ataques de la aviación jordana, que alcanzaron el edificio donde ella se encontraba.

Uno de sus compañeros de cautividad, que pudo ser liberado, hizo llegar una carta manuscrita de ella a su familia, residente en Arizona. En ella, Kayla habla de su confianza en Dios: “Recuerdo a mamá diciéndome que al final lo único que realmente tienes es a Dios. He llegado a un momento en la experiencia en el que, en el total sentido de la palabra, me he entregado a nuestro creador p/q literalmente no había nadie más”.

Gracias a “vuestras oraciones me he sentido tiernamente recogida cuando caía, se me ha mostrado la luz en la oscuridad, y he aprendido que incluso en la prisión, uno puede ser libre. Estoy agradecida. He llegado a ver que hay algo bueno en toda situación, a veces sólo debemos buscarlo”, decía en la misiva que transcribimos a continuación:

A todos, si recibís esta carta significa que estoy aún detenida pero mis compañeros de celda (empezando del 11/2/2014) han sido liberados. Les he pedido que os contacten + os envíen esta carta. Es duro saber qué decir. Por favor sabed que estoy en un lugar seguro, completamente ilesa + saludable (engordando de hecho); he sido tratada c/ el mayor respeto + amabilidad. Quería escribiros a todos una carta mejor pensada (pero no sabía si mis compañeros de celda se irían en los días o meses siguientes restringiendo mi tiempo) Sólo podía escribir la carta un párrafo cada vez, sólo pensar en vosotros me trae un mar de lágrimas. Si podéis decir que he “sufrido” algo en esta experiencia es sólo al saber cuánto sufrimiento os he provocado a vosotros; Nunca os pediré que me perdonéis pues yo no merezco el perdón.

Recuerdo a mamá diciéndome que al final lo único que realmente tienes es a Dios. He llegado a un momento en la experiencia en el que, en el total sentido de la palabra, me he entregado a nuestro creador p/q literalmente no había nadie más … + por Dios + por vuestras oraciones me he sentido tiernamente recogida cuando caía, se me ha mostrado la luz en la oscuridad + he aprendido que incluso en la prisión, uno puede ser libre. Estoy agradecida. He llegado a ver que hay algo bueno en toda situación, a veces sólo debemos buscarlo. Rezo cada día que por lo menos, hayáis sentido una cierta cercanía + entrega a Dios también + hayáis formado un lazo de amor + apoyo entre unos y otros…

Os echo de menos como si hiciera una década de nuestra forzada separación.. He tenido muchas largas horas para pensar, para pensar en todas las cosas que haré c/ Lex, nuestro primer campamento en familia, el primer encuentro @ el aeropuerto. He tenido muchas horas para pensar cómo sólo en vuestra ausencia finalmente @ 25 años me he dado cuenta de vuestro lugar en mi vida. El regalo que es cada uno de vosotros + la persona que podría + podría no ser si no fuerais parte de mi vida, mi familia, mi apoyo. NO quiero que las negociaciones para mi liberación sean deber vuestro, si hay alguna otra opción tomadla, aunque suponga más tiempo. Esto nunca debería haber sido vuestra carga. He pedido a estas mujeres que os apoyen; por favor seguid su consejo. Si no lo habéis hecho así aún, [CORREGIDO] puede contactar [CORREGIDO] que tendría un cierto nivel de experiencia con esta gente.

Ninguno de nosotros sabía que habría sido tan largo pero sé que estoy luchando por mi parte de las formas que soy capaz + Tengo muchas luchas dentro de mi. No estoy hundida + no me rendiré no importa el tiempo que sea. Escribí una canción hace unos meses que dice, ‘La parte de mi que más duele también me saca de la cama, s/in tu esperanza no quedará nada…’ es decir – El pensamiento de vuestro dolor es la fuente del mío, y al mismo tiempo la esperanza de nuestra reunión es la fuente de mi fuerza. Por favor tened paciencia, dad vuestro dolor a Dios. Sé que querríais que yo me mantuviera fuerte. Es exactamente lo que estoy haciendo. No temáis por mi, seguid rezando por mi + por voluntad de Dios estaremos pronto juntos.
 
Con todo lo que soy,
 

Kayla