La carta que escribió Miguel Pérez García, profesor con ELA, a su mujer y a sus alumnos antes de fallecer: «Cuando Dios vea el recorrido de tu vida vea una obra de arte»

* «Quiero hablaros todo lo bueno que me ha dado. Las dificultades pueden llevarte a separarte del mundo, de Dios, de tu mujer, o unirte mucho más. Yo he optado por lo segundo. Es increíble ver la mano de Dios y de la Virgen detrás, dando sentido a cada cosa que nos pasa. Sentirme querido y ayudado por Él y sabedor de que me está usando para hacer el bien en tanta gente, me da mucha paz. Todos tenemos cruces y hay que luchar por llevarla bien. A mí me ha tocado esta. Las hay peores, lo compruebo ahora que visito muchos hospitales»

Camino Católico.-  Miguel Pérez García falleció de ELA el pasado 24 de marzo. Se dedicaba a la docencia, en el centro sevillano de ‘Tabladilla’, que dirigió.  Miguel apenas tenía 38 años cuando le diagnosticaron esclerosis amiotrófica lateral (ELA), una enfermedad rara del sistema nervioso central que es degenerativa e incurable. Estaba casado con Lucía Capapé, que ha estado acompañándole durante todo el proceso, y tienen 5 hijos. El amor que se profesaban era tremendo.

Considerado cristiano ejemplar y modelo como abanderado en la lucha frente al ELA por todo aquel que lo conocía, afirmaba en una de sus últimas entrevistas concedidas a ABC que «con esta enfermedad he descubierto algo que todos sabemos, pero que no pensamos, y es que nos vamos a morir. Desde que me dijeron que tenía fecha de caducidad he aprendido a vivir sabiendo que me voy a morir y veo todo de otra manera. Hay gente que muere de repente, yo he tenido la suerte de ser avisado y así poder prepararme. Yo ya era una persona creyente y practicante, pero en eso estaba también un poco anestesiado. Ahora he tenido la bendición de entender mejor muchas cosas, de sentir la cercanía de Dios, de ver el poder de la oración y de sentir que todo lo de este mundo es temporal y caduco. Creo que todos deberíamos pasar por algo parecido para valorar todo y acercarnos a Dios: amor puro y que llena el corazón».

Miguel Pérez estuvo tres años luchando contra el ELA

La carta testimonial escrita para su mujer y sus alumnos

Antes de abandonar esta vida, Miguel dejó un testimonio escrito para el grupo de alumnos de su colegio que finalizan su etapa de primaria. Una carta a la que puso voz durante el acto de graduación el director de ‘Tabladilla’, Pedro y que puede verse y escucharse en el vídeo siguiente vídeo:

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Lucía Capapé (@luciacapape)


Un discurso cargado de emotividad y lecciones de vida que la mujer de Miguel ha publicado en su Instagram, generando cientos de comentarios entre los usuarios de esta red social. Un texto donde Miguel expresaba los sentimientos de gratitud hacia las personas que habían estado junto a él en los últimos momentos.

“No voy a seguir contando las penas que supone esta situación. Todo lo contrario. Quiero hablaros todo lo bueno que me ha dado. Las dificultades pueden llevarte a separarte del mundo, de Dios, de tu mujer, o unirte mucho más. Yo he optado por lo segundo. Es increíble ver la mano de Dios y de la Virgen detrás, dando sentido a cada cosa que nos pasa. Sentirme querido y ayudado por Él y sabedor de que me está usando para hacer el bien en tanta gente, me da mucha paz. Todos tenemos cruces y hay que luchar por llevarla bien. A mí me ha tocado esta. Las hay peores, lo compruebo ahora que visito muchos hospitales”, manifestaba en la primera parte de la carta el profesor ya fallecido.

Miguel Pérez García con su mujer, Lucía Capapé, y sus cinco hijo

Las palabras de amor de Miguel a su mujer, Lucía

A continuación, solo tenía palabras de agradecimiento para Lucía, su mujer, su compañera de viaje. Se mostraba emocionado al hablar cómo había mostrado su amor hacia ella en el transcurso de la enfermedad.

“Es increíble ver el amor de mi mujer. Esto nos ha llevado a otra dimensión del amor. Experimentar ese amor verdadero y de entrega es una bendición. Gracias a esta enfermedad he experimentado un amor increíble de mis amigos y mis familiares, además del cariño de tanta gente. Me ha hecho darme cuenta de que perdemos la vida buscando la felicidad, en tener, en poseer, en alcanzar objetivos personales. Lo importante es ser feliz, el presente, disfrutar cada día haciendo el bien y agradeciendo todo lo que tenemos”.

Miguel Pérez García en una imagen de finales del año 2020

El mensaje de Miguel a sus alumnos: «Luchar cada día por ser la mejor persona»

Para finalizar, transmitía el siguiente mensaje a sus alumnos, que comienzan una nueva etapa académica como es la Secundaria. Un momento clave en el desarrollo de los jóvenes: “Queridos alumnos, la vida os irá llevando, cada uno tomará sus propias decisiones, habrá cosas que no dependan de vosotros, pero una sí. La actitud que tengáis en vuestra vida. La actitud multiplica. La diferencia entre el crack y el mediocre está en la actitud. Ser personas con una actitud positiva, servicial, agradecida, solucionadores de problemas, con iniciativa, afrontar la vida con sentido positivo… La vida es como es, no como queramos que sea. Hay que luchar cada día para ser la mejor persona en los ámbitos que te han tocado y cuando Dios vea el recorrido de tu vida vea una obra de arte, con errores y equivocaciones, pero siempre con alegría, ilusión y queriendo a la gente”, expresaba en la misiva Miguel Pérez.


Para entrar en el catálogo y en la tienda pincha en la imagen