Lesya Borys, abandonada por su esposo con un hijo con parálisis, da su testimonio de esperanza ante el Papa en el Festival de las Familias de Filadelfia

“Mientras algunos parecen ver a Borys como una carga, para mí no lo es. Verlo trabajar duro en la escuela y todo lo que hace me inspira, además verlo rezar a Dios y llenarse con la fe que mi madre me transmitió, me llena de un gozo y una esperanza indescriptibles. He visto a muchas personas pedirle a Borys que rece por ellas”

2 de octubre de 2015.- (ACI  / Radio Vaticano Camino Católico)  Durante el Festival de las Familias realizado en Filadelfia (Estados Unidos) el sábado 26 de septiembre, el Papa Francisco escuchó a Lesya Borys, una madre ucraniana cuyo esposo la abandonó con dos hijos, uno de ellos aquejado con parálisis cerebral. Sin embargo, afirmó que“la adversidad, nos llena con felicidad” y que goza de la bendición de Dios y la protección de la Virgen María.

En su testimonio, la madre afirmó que Borys, su hijo con parálisis cerebral,“es una bendición”, quien tiene la habilidad de ayudar a otros a ver que, a pesar de estar“enfermo”, es feliz“con los retos que enfrenta”, como cuando hizo de intérprete entre ella y los médicos que lo trataban.

“Borys trabaja muy duro para ser independiente y es una inspiración para todos nosotros”, afirmó Lesya, cuyo padre falleció cuando tenía cuatro años y fue su madre, Yevhenia, quien la formó en la fe católica.

“En Ucrania la vida no es fácil, especialmente teniendo un hijo discapacitado, a pesar de tener lo que era considerado un trabajo bien pagado. Pero a pesar de esto, continué con mi fe en Dios y recé por la gracia de perseverar y ser fuerte”, expresó.

Sin embargo, las cosas se pusieron más difíciles cuando estaba emigrando hacia los Estados Unidos.“Mi esposo dejó la familia” y esto trajo más problemas emocionales y financieros, “pero siempre recordé que Dios tiene un plan para nosotros”, indicó.

Entonces su madre llegó a los Estados Unidos para ayudarla.“Dios realmente nos ha bendecido de muchas maneras. Mi hijo mayor Bohdan se ha graduado del college y ahora planea ser sacerdote. Estoy muy orgullosa de él. Mi querido hijo Borys tiene ahora 17 años y lo amo mucho. Me inspira y hace tan feliz ver que él no se limita por su discapacidad. De hecho, Borys desea fuertemente crear programas de computadoras para niños con discapacidades similares a las de él”.

“Mientras algunos parecen ver a Borys como una carga, para mí no lo es. Verlo trabajar duro en la escuela y todo lo que hace me inspira, además verlo rezar a Dios y llenarse con la fe que mi madre me transmitió, me llena de un gozo y una esperanza indescriptibles. He visto a muchas personas pedirle a Borys que rece por ellas”.

A pesar de que“no tenemos mucho”, dijo, “somos verdaderamente bendecidos por la gracia de Dios y la protección de la Madre de Dios, la Virgen María”.

Para finalizar, Lesya agradeció a Francisco por estar con ellos en Filadelfia.“Por favor, bendíganos y rece por nosotros y que todos los futuros padres que descubren que sus hijos serán, a la vista del mundo, discapacitados, pueden ver la alegría y el amor a través de ellos”.

Leer el texto completo del discurso improvisado del Santo Padre y el que no leyó en la vigilia del Encuentro Mundial de las Familias en Filadelfia

Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *