Nuria Fontdecaba y Javier: «Perdimos a nuestro bebé pero me siento madre y agradecida. Solo con Dios y por Él, cualquier batalla se convierte en una bendición»

* «Tenía la certeza de que durante la operación Dios Hijo me ha estado cogiendo de la mano y me decía: no tengas miedo porque yo estoy aquí, te amo. Después, el doctor me ha comunicado que la operación ha sido todo un éxito y han podido salvar la trompa. Y todo está intacto. No hay señales de adherencias ni endometriosis. Un pequeño milagro de unas manos bendecidas. La paz se gana batallando juntos en manos de Dios. Soy una afortunada de recibir esta bendición y no quiero que nunca me olvide de que soy hija Amada por Dios»

Camino Católico.-  Nuria Fontdecaba y Javier se casaron hace seis años. En 2018 contactaron con la Asociación Naprotec para afrontar los problemas de fertilidad, un proceso que ha sidolargo y nada fácil: “Al principio pensábamos que lo hacíamos por buscar un embarazo pero nos dimos cuenta que lo importante era restaurar nuestra salud y aprender a esperar el don de tener un hijo” dicen en el testimonio en primera persona publicado en Aleteia.

Le confirmaron que tenía un embarazo ectópico y le notificaron que le iban a operar de urgencia y le daban como única solución extraer la trompa. Hace un año que a Nuria la habían intervenido con un legrado para limpiar los restos de lo que había sido un crecimiento fallido de su primera hija, Esperanza. Ante esta situación, el matrimonio oró y se puso en manos de Dios. Esta es su experiencia vital y espiritual:

Batalla o bendición: Un embarazo ectópico, una operación y una despedida llena de esperanza

Ayer me confirmaron que tenía un embarazo ectópico. En la ecografía vimos el botón embrionario junto a la trompa y, aunque no había latido, allí vimos a nuestra hija. Nuestra pequeña Estrella. Nuestra hija amada de la misma manera que es amada por Dios desde su concepción.

Ayer no pude entender cómo la ciencia no ha encontrado una “solución” a estos casos. ¿No podríais coger el embrión y ponerlo en su sitio? -le preguntaba a la Dra. Mena quien sigue nuestro caso de infertilidad.

Me notificaron lo peor: me iban a operar de urgencia y me daban como única solución extraer la trompa.

Tampoco podía entender por qué debía pasar por otra pérdida. Hace un año también me intervinieron con un legrado para limpiar los restos de lo que había sido un crecimiento fallido de nuestra primera hija, Esperanza.

Aprender a esperar el regalo de tener un hijo

Somos Núria y Javier y llevamos 6 años casados. En 2018 contactamos con Venancio Carrión de la Asociación Naprotec.

Nos informaron y facilitaron el camino para afrontar nuestros problemas de fertilidad. Ha sido un proceso largo y nada fácil.

Al principio pensábamos que lo hacíamos por buscar un embarazo pero nos dimos cuenta que lo importante era restaurar nuestra salud y aprender a esperar el don de tener un hijo.

La bendición de la vida para mí, adoptada

En medio de estas batallas me siento madre. Siento que he amado como lo hizo mi madre biológica conmigo cuando decidió tenerme y darme en adopción.

Yo soy adoptada y por ello me siento como una luz en medio de la oscuridad cuando pienso en todos los bebés no nacidos y que son privados de vida.

Gracias a Dios, mi madre biológica decidió que no debía privarme de la vida. Ella fue valiente y mostró gran amor al darme ese don.

Y por este motivo siento que mi dolor forma parte de esa sanación por la que tienen que pasar todas las madres que pierden a sus hijos, sea por el motivo que sea.

Por eso pienso que la adopción no es tanto un abandono por parte de mis padres biológicos sino una bendición por haberme dado vida y darme unos padres adoptivos maravillosos.

Preparándonos espiritualmente para la intervención

Nuria Fontdecaba y Javier. Foto: Pinterest

Junto con mi marido Javi pasamos la noche antes de la intervención confiados aunque con mucho dolor.

Rezamos juntos, nos encomendamos a santa Gianna Beretta Molla y bautizamos a nuestra Estrella.

Y hoy… Hoy ha sido un día lleno de bendiciones. Tan bendecida y amada que debo compartir estas líneas con vosotros.

He tenido la gran suerte de recibir la unción de enfermos y a Jesús Eucaristía, de las manos de un gran amigo sacerdote, bendito soldado de Cristo.

En cuanto se ha ido, ha entrado la enfermera para decirme que adelantaban la cirugía y que si lo veía bien me iba ya a quirófano. Feliz he asentido. “Llevo a Dios en mí”, más en paz no podía estar.

De la mano de la Virgen rezando algún Ave María me han preparado y he entrado con la certeza de que esta batalla la tenía ganada.

Un pequeño milagro

En cuanto me han despertado y la enfermera me ha preguntado cómo estaba le he dicho entre alguna lagrimilla: “Me siento tan querida y amada por todos… gracias”.

Tenía la certeza de que durante la operación Dios Hijo me ha estado cogiendo de la mano y me decía: no tengas miedo porque yo estoy aquí, te amo.

Después, el doctor me ha comunicado que la operación ha sido todo un éxito y han podido salvar la trompa.

Y todo está intacto. No hay señales de adherencias ni endometriosis. Un pequeño milagro de unas manos bendecidas.

Gracias

Además, por la tarde me han explicado que un convento de monjas ha estado rezando por mí todo el día. Gracias.

Y a tantas personas que han orado y ofrecido sus batallas por mí durante el día de hoy, gracias. La paz se gana batallando juntos en manos de Dios.

Soy una afortunada de recibir esta bendición y no quiero que nunca me olvide de que soy hija Amada por Dios.

Y siento que tengo que decirte lo mismo a ti, lector, seas quien seas. Eres amado por Dios y, solo con Él y por Él, cualquier batalla se convierte en una bendición.

Sagrado Corazón de Jesús, en Vos Confío.

Santa María Inmaculada, te quiero.

Nuria Fontdecaba y Javier


Para entrar en el catálogo y en la tienda pincha en la imagen