Oración a Santa Laura de Córdoba para vivir intensamente en Dios / Por P. Carlos García Malo

*  «Santa Laura de Córdoba, buscaste servir al Señor tanto en tu vida. Córdoba, invadida por los musulmanes, y en esas guerras de religiones no soportó tu fe. Finalmente y de manera cobarde para callar tu voz terminaron con tu vida en martirio cruel. Tú nombre significa “victoriosa”, y eso es lo que la Iglesia proclama hoy de ti. Venciste al mal con el bien. Brillas la luz de Cristo, animando a los cristianos a no renegar de su fe y vivir intensamente en Dios, único resplandor que da sentido y felicidad al alma»

19 de octubre 2018.- P. Carlos García Malo / CaminoCatólico.com.-  Hoy la Iglesia celebra a Santa Laura de Córdoba, viuda y mártir (¿?-864), religiosa y mártir hispanocristiana. Una de los 48 Mártires de Córdoba.

Los Mártires de Córdoba son como se conocen a un grupo de cristianos mozárabes condenados a muerte por su fe bajo los reinados de Abderramán II y Mohamed I en el Emirato de Córdoba. Estos martirios se conocen gracias a una única fuente, la hagiografía de Eulogio de Córdoba el cual registró la ejecución de cuarenta y ocho cristianos que desafiaron la ley islámica. En su mayoría hicieron declaraciones públicas de rechazo del islam y proclamación de su cristianismo.

Laura de Córdoba pertenecía a una noble familia y además estaba casada con un importante funcionario del emirato independiente cordobés. Al quedar viuda entró en el monasterio de Santa María de Córdoba, llegando incluso a ser abadesa. Proclamó en público su fe cristiana y el emir Muhammad I la mandó prender y azotar. Al ver que no renegaba del cristianismo, fue llevada a los más duros castigos de varas antes de ser sumergida en una caldera de plomo hirviendo, su muerte fue el 19 de octubre del año 864.

Pidamos a Santa Laura de Córdoba vivir intensamente en Dios, único resplandor que da sentido y felicidad al alma:

Santa Laura de Córdoba,

mujer delicada y a la vez decidida.

Buscaste servir al Señor tanto en tu vida matrimonial junto a tu esposo,

como después cuando enviudaste,

en la vida religiosa enclaustrada feliz

en un convento de donde serías abadesa

cantando las alabanzas del buen Dios.

Córdoba, invadida por los musulmanes,

y en esas guerras de religiones no soportó tu fe. T

Te quisieron obligar a hacerte musulmana

y ante tu negativa te azotaron en público

mientras tú seguías recitando salmos y loores al Señor.

Finalmente y de manera cobarde para callar tu voz

terminaron con tu vida en martirio cruel.

Tú nombre significa “victoriosa”,

y eso es lo que la Iglesia proclama hoy de ti.

Venciste al mal con el bien.

Luces en ti la palma del martirio y la claridad de los Santos.

Brillas la luz de Cristo,

animando a los cristianos a no renegar de su fe

y vivir intensamente en Dios,

único resplandor que da sentido y felicidad al alma. Amén.

Santa Laura de Córdoba, ruega por nosotros.

Carlos García Malo

Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *