Papa Francisco en el Ángelus, 12-12-2021: «La vida es un regalo que el Señor nos da, es una misión a cumplir. Preguntemos al Señor: ¿Qué debo hacer?»

* «Preguntémonos: ¿Qué puedo hacer concretamente? En estos días previos a la Navidad. ¿Cómo puedo hacer mi parte? Hagamos un compromiso concreto, aunque sea pequeño, que se ajuste a nuestra situación de vida, y llevémoslo adelante para prepararnos en esta Navidad. Por ejemplo: puedo llamar por teléfono a esa persona que está sola, visitar a aquel anciano o aquel enfermo, hacer algo para servir a los pobres, a los necesitados. Más aún: quizás tenga un perdón que pedir, un perdón que dar, una situación que aclarar, una deuda que saldar. Quizás he descuidado la oración y después de mucho tiempo es hora de acercarse al perdón del Señor. Hermanos y hermanas ¡busquemos una cosa concreta y hagámosla! Que la Virgen, en cuyo seno Dios se hizo carne, nos ayude»

Vídeo completo de la transmisión en directo de Vatican News traducido al español con las palabras del Papa en el Ángelus

* «Saludo con afecto a las comunidades de todo el continente americano y de las Filipinas. ¡Cuántas banderas de países americanos!, que se han reunido aquí en la plaza de San Pedro a rezar el Rosario para honrar a la Virgen de Guadalupe y para consagrarse a ella. ¡Los felicito! Felicito a ustedes que con este gesto se han unido a quienes desde Alaska hasta la Patagonia festejan a Santa María de Guadalupe, Madre del verdadero Dios por quien se vive cada 12 de diciembre. La Virgen de Guadalupe y San Juan Diego nos enseñan siempre a caminar juntos desde las periferias hasta el centro en comunión con los sucesores de los apóstoles, que son los obispos para así, ser Buena Noticia para todos. Esta experiencia debe repetirse, una y otra vez. De este modo, Dios que es comunión animará a la conversión y a la renovación de la Iglesia y de la sociedad, que tanto necesitamos en las Américas. La situación de tantos países americanos es muy triste y también necesitamos en el mundo»

12 de diciembre de 2021.- (Camino Católico)  En este tercer domingo de Adviento, el Papa Francisco ha dedicado su alocución antes del rezo mariano del Ángelus a cómo debemos prepararnos para la Navidad.  Ante una plaza de San Pedro soleada y repleta de fieles y peregrinos, el Santo Padre desde la ventana de su estudio en el Palacio Apostólico ha lanzado una pregunta, la misma que muchas personas hicieron a Juan el Bautista ante el anuncio de la llegada de El Salvador: ¿Qué debemos hacer? (Lc 3,10).

En su reflexión, el Papa ha explicado que esa pregunta no nace de una “sentido del deber”, sino que “es el corazón tocado por el Señor, es el entusiasmo por su venida lo que lleva a decir: ¿qué debemos hacer?”.  “Dios eleva esta pregunta a un nivel superior: ¿qué hacer con mi vida? ¿A qué estoy llamado? ¿Qué es lo que me llena?”. Y la respuesta – ha dicho – está en el Evangelio.

El Pontífice ha invitado a hacer esta pregunta con frecuencia al Señor, a repetirla, pero también a preguntarnos qué hacer por nuestros hermanos y cómo podemos contribuir al bien de la Iglesia y de la sociedad. “Para eso sirve el tiempo de Adviento –ha agregado el Santo Padre – para detenernos y preguntarnos cómo podemos preparar la Navidad. Estamos ocupados con tantos preparativos, para regalos y cosas que pasan, pero preguntémonos qué debemos hacer por Jesús y por los demás”.  “Hagamos un compromiso concreto, aunque sea pequeño, que se ajuste a nuestra situación de vida, y llevémoslo adelante para prepararnos en esta Navidad. Por ejemplo: puedo llamar por teléfono a esa persona que está sola, visitar a aquel anciano o aquel enfermo, hacer algo para servir a los pobres, a los necesitados”.

A esta invitación concreta para prepararnos para la Navidad, el Papa Francisco también ha recomendado pedir perdón si hay una situación que aclarar o una deuda que saldar. “Quizás he descuidado la oración y después de mucho tiempo es hora de acercarse al perdón del Señor. ¡Busquemos una cosa concreta y hagámosla! Que la Virgen, en cuyo seno Dios se hizo carne, nos ayude.”

Después del Ángelus el Papa ha saludado en español a los fieles que se han reunido, en la plaza de San Pedro, para celebrar la fiesta de la Virgen de Guadalupe rezando el Santo Rosario. Al final, Francisco ha bendecido  las estatuillas del Niño Jesús que llevaban los niños. En el vídeo de Vatican News se visualiza y escucha la meditación del Santo Padre traducida al español, cuyo texto completo es el siguiente:

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

El Evangelio de la Liturgia de hoy, tercer domingo de Adviento, nos presenta varios grupos de personas -la multitud, los publicanos y los soldados- que se conmueven con la predicación de Juan Bautista y le preguntan: «¿Qué debemos hacer? (Lc 3,10). ¿Qué debemos hacer? Esta es la pregunta que hacen. Detengámonos un momento en esta cuestión.

No parte de un sentido del deber. Más bien, es el corazón tocado por el Señor, es el entusiasmo por su venida lo que lleva a decir: ¿Qué debemos hacer? Entonces Juan dice: «El Señor está cerca. ¿Qué debemos hacer?» Pongamos un ejemplo: creemos que un ser querido viene a visitarnos. Lo esperamos con alegría, incluso con impaciencia. Para recibirlo como es debido, limpiaremos la casa, prepararemos la mejor comida posible, quizás un regalo… En definitiva, nos pondremos manos a la obra. Así es con el Señor, la alegría de su venida nos hace decir: ¿qué debemos hacer? Pero Dios eleva esta cuestión a un nivel superior: ¿Qué hacer con mi vida? ¿A qué estoy llamado? ¿Qué es lo que me llena?

Al plantearnos esta pregunta, el Evangelio nos recuerda algo importante: la vida tiene una tarea para nosotros. La vida no es algo sin sentido, no se deja al azar. ¡No! Es un regalo que el Señor nos da, diciéndonos: ¡descubre quién eres, y trabaja para realizar el sueño que es tu vida! Cada uno de nosotros -no lo olvidemos- es una misión a cumplir. Así que no tengamos miedo de preguntar al Señor: ¿qué debo hacer? Repitamos con frecuencia esta pregunta a Él. También aparece en la Biblia: en los Hechos de los Apóstoles, algunas personas, al escuchar a Pedro anunciar la resurrección de Jesús, «sintieron que se les atravesaba el corazón y dijeron a Pedro y a los demás apóstoles: “¿Qué debemos hacer?” (2,37).

Preguntémonos también: ¿qué es bueno hacer para mí y para los hermanos? ¿Cómo puedo contribuir a ello? ¿Cómo puedo contribuir al bien de la Iglesia, al bien de la sociedad? Para eso es el tiempo de Adviento: para detenernos y preguntarnos cómo preparar la Navidad. Estamos ocupados con tantos preparativos, regalos y cosas que pasan, ¡pero preguntémonos qué hacer por Jesús y por los demás! ¿Qué debemos hacer?

A la pregunta «¿qué debemos hacer?», en el Evangelio le siguen las respuestas de Juan Bautista, que son diferentes para cada grupo. En efecto, Juan recomienda a los que tienen dos túnicas que las compartan con los que no tienen ninguna; a los publicanos, que cobran impuestos, les dice: “No exijan más de lo estipulado” (Lc 3,13); y a los soldados: «No maltraten ni extorsionen a nadie» (v. 14). A cada uno dirige una palabra específica, relativa a la situación real de su vida. Esto nos ofrece una valiosa enseñanza: la fe se encarna en la vida concreta. No es una teoría abstracta.La fe no es una teoría abstracta, una teoría generalizada, ¡no! -, la fe toca la carne y transforma la vida de cada uno. Pensemos en la concreción de nuestra fe. Yo, mi fe: ¿es una cosa abstracta o es concreta? ¿La llevo adelante en el servicio a los demás, en la ayuda?

Y entonces, en conclusión, preguntémonos: ¿Qué puedo hacer concretamente? En estos días previos a la Navidad.

¿Cómo puedo hacer mi parte? Hagamos un compromiso concreto, aunque sea pequeño, que se ajuste a nuestra situación de vida, y llevémoslo adelante para prepararnos en esta Navidad. Por ejemplo: puedo llamar por teléfono a esa persona que está sola, visitar a aquel anciano o aquel enfermo, hacer algo para servir a los pobres, a los necesitados. Más aún: quizás tenga un perdón que pedir, un perdón que dar, una situación que aclarar, una deuda que saldar. Quizás he descuidado la oración y después de mucho tiempo es hora de acercarse al perdón del Señor. Hermanos y hermanas ¡busquemos una cosa concreta y hagámosla! Que la Virgen, en cuyo seno Dios se hizo carne, nos ayude.

Oración del Ángelus:

Angelus Dómini nuntiávit Mariæ.
Et concépit de Spíritu Sancto.
Ave Maria…

Ecce ancílla Dómini.
Fiat mihi secúndum verbum tuum.
Ave Maria…

Et Verbum caro factum est.
Et habitávit in nobis.
Ave Maria…

Ora pro nobis, sancta Dei génetrix.
Ut digni efficiámur promissiónibus Christi.

Orémus.
Grátiam tuam, quǽsumus, Dómine,
méntibus nostris infunde;
ut qui, Ángelo nuntiánte, Christi Fílii tui incarnatiónem cognóvimus, per passiónem eius et crucem, ad resurrectiónis glóriam perducámur. Per eúndem Christum Dóminum nostrum.

Amen.

Gloria Patri… (ter)
Requiem aeternam…

Benedictio Apostolica seu Papalis

Dominus vobiscum.Et cum spiritu tuo.
Sit nomen Benedicat vos omnipotens Deus,
Pa ter, et Fi lius, et Spiritus Sanctus.

Amen.

Después de la oración mariana del Ángelus el Papa ha dicho:

Queridos hermanos y hermanas:

Quisiera asegurar mis oraciones por la querida Ucrania, por todas sus Iglesias y comunidades religiosas y por todo su pueblo, para que las tensiones que la rodean se resuelvan mediante un diálogo internacional serio y no con las armas. Me entristece mucho la última estadística que he leído. Este año se han fabricado más armas que el año pasado. Las armas no son el camino. ¡Que esta Navidad del Señor traiga la paz a Ucrania!

Y también rezo por las víctimas del tornado que ha golpeado Kentucky y otras partes de los Estados Unidos de América.

Ahora permítanme cambiar al idioma español….

Saludo con afecto a las comunidades de todo el continente americano y de las Filipinas. ¡Cuántas banderas de países americanos!, que se han reunido aquí en la plaza de San Pedro a rezar el Rosario para honrar a la Virgen de Guadalupe y para consagrarse a ella. ¡Los felicito! Felicito a ustedes que con este gesto se han unido a quienes desde Alaska hasta la Patagonia festejan a Santa María de Guadalupe, Madre del verdadero Dios por quien se vive cada 12 de diciembre. La Virgen de Guadalupe y San Juan Diego nos enseñan siempre a caminar juntos desde las periferias hasta el centro en comunión con los sucesores de los apóstoles, que son los obispos para así, ser Buena Noticia para todos. Esta experiencia debe repetirse, una y otra vez. De este modo, Dios que es comunión animará a la conversión y a la renovación de la Iglesia y de la sociedad, que tanto necesitamos en las Américas. La situación de tantos países americanos es muy triste y también necesitamos en el mundo. Me alegra que con actos de fe y de testimonio público, como el que ustedes han realizado hoy, comencemos a preparar el Jubileo Guadalupano del 2031 y el Jubileo de la Redención del 2033. ¡Tenemos que mirar adelante siempre! Todos juntos ¡viva la Virgen de Guadalupe!

Dirijo también mis felicitaciones a Caritas Internationalis, que cumple 70 años. ¡Es jovencita, eh! Necesita crecer y hacerse más fuerte. Cáritas es, en todo el mundo, la mano amorosa de la Iglesia para los pobres y los vulnerables, en los que Cristo está presente. Os invito a continuar vuestro servicio con humildad y creatividad, para llegar a los más marginados y fomentar el desarrollo integral como antídoto a la cultura del descarte y de la indiferencia. En particular, animo a su campaña global “Juntos”, basada en la fuerza de las comunidades para promover el cuidado de la creación y de los pobres. Las heridas infligidas a nuestra casa común afectan dramáticamente a los últimos, pero las comunidades pueden contribuir a la necesaria conversión ecológica. Por eso invito a unirse a la campaña de Caritas Internationalis.

Y vosotros, queridos amigos de Caritas Internationalis, seguid con vuestra labor de racionalizar la organización para que el dinero no vaya a las organizaciones sino a los pobres. Agilicen bien esta organización.

Y os saludo a todos, romanos y peregrinos; especialmente a vosotros, niños y niñas que habéis venido con vuestras estatuillas del Niño Jesús a recibir la bendición. Al final daré la bendición a todas las estatuillas. Agradezco al Centro Oratori Romani, y les pido que lleven mis mejores deseos de una feliz Navidad a sus abuelos y a todos sus seres queridos.

Saludo a los fieles de Leiria (Portugal) y a los de la parroquia de San Luis Gonzaga de Roma. Saludo a los niños de Civitavecchia que se preparan para la Primera Comunión y a los niños romanos de Santa Maria Estrella de la Evangelización que están en el camino de la Confirmación. Saludo a los Scouts adultos de Rimini y San Marino-Montefeltro y al grupo de trabajadores escolares de Sondrio; así como a los ciudadanos de los pueblos de Ardeatini, a los que animo a dialogar por el cuidado de su territorio. También saludo al grupo de Senigallia (Marche).

Y deseo a todos un buen domingo. Saludemos una vez más a Nuestra Señora de Guadalupe. ¡Viva la Virgen de Guadalupe! Por favor, no os olvidéis de rezar por mí. Buen almuerzo y hasta pronto.

Francisco

Rezo del Santo Rosario y consagración a la Virgen de Guadalupe en la Plaza de San Pedro del Vaticano, 12-12-2021


Para entrar en el catálogo y en la tienda pincha en la imagen