Philippe Guillard, ingeniero, transitó por la masonería y otras espiritualidades, fue invitado a Misa en Navidad y «supe en mi corazón que Cristo es ‘el camino, la verdad y la vida’»

* «Un amigo no creyente me llevó, con autoridad y a pesar de mi negativa, a la Misa de Navidad. Allí ocurrió lo inaudito: Cristo me estaba esperando. Entré en la iglesia a las 20:30, y… mi mente estaba completamente teñida de azul. El azul intenso e inolvidable de María, iluminado por una luz sobrenatural. A las 20:31, me había convertido en creyente y en católico. Era obvio, aunque no podía explicar nada. María acababa de dar a luz a Jesús en mi corazón y había hecho una cuna con él. Había conocido a Jesús y la luz de su Padre. Me dio el don de la fe, en el momento. Por increíble que sea, conocí a una persona real, Cristo. No es una idea o un concepto. Es invisible, puro espíritu, pero es una persona con la que se entra en relación. He experimentado su increíble gentileza, su mansedumbre, su bondad, su nobleza, en una palabra: su amor por nosotros. Es una persona viva. Es a través de la fe que entramos en una relación con él y llegamos a conocerlo. A través de nuestra fe, se revela entonces en su ser, atento a nuestras peticiones. Me enseñó a rezar, y me mostró cómo Su amor por nosotros es gratuito, incondicional, similar al amor de un padre o una madre por su hijo»

Camino Católico.-  Toda su vida, Philippe Guillard buscó en muchas direcciones, pero nunca en la fe de su bautismo. Transitó por la masonería, el psicoanálisis, las espiritualidades orientales… todo lo probó, pero nada pudo llenar su corazón ni saciar su sed de absoluto y de belleza. Se dejó seducir por todo tipo de teorías o espiritualidades de moda, pero ninguna de ellas le aportó lo que buscaba profundamente. Este ingeniero, que lleva 25 años trabajando en el mundo industrial, tiene los pies en el suelo. Pero un día, todo cambió. Atraído a pesar suyo a una misa de Navidad, una situación incongruente e improbable, y el cielo se le abrió. Una experiencia mística le sorprende, queda prendado de la belleza y el amor de Dios. Más tarde sabría que la Virgen María había preparado su corazón para recibir a Jesús…

En un artículo que ha publicado en el portal de L1visible, Philippe Guillard habla del don de su conversión recibida “como un relámpago”, vivida con una dulzura y una alegría que nunca le han abandonado desde entonces. El testimonio luminoso, espiritual y poético de un hombre que experimentó un vuelco en su vida tan inesperado como irreversible y del que puedes conocer más detalles en su libro “Et le ciel s’est ouvert”. Este es su relato en primera persona

El testimonio de Philippe: «Conozco a una persona real»

¿Por qué dar testimonio? Para decir que el cielo está esperando abrirse para cada uno de nosotros. Decir que Dios es la realidad viva, que es la verdadera vida. A partir del momento en que estuve preparado, lo sobrenatural irrumpió en mi vida con profusión y la transformó profundamente por la gracia. Me encontré con Dios en la más clara de las certezas. Quiero transmitir la experiencia de Dios, para dar claves a los que dudan de su existencia y a los que lo buscan en general. Hoy sé que él es el mayor regalo y la mayor aventura que se puede aportar a una vida.

“La belleza es Dios»

Mientras me maravillaba del mundo, era un buscador de Dios sin saberlo, enamorado de la belleza. Más tarde supe que la belleza es Dios, silenciosa. Dios que emerge en nuestras vidas. Como ingeniero, con una mente llena de deseos de comprender el mundo en el que vivía, creía que la ciencia podía explicarlo todo. Creía que se podía controlar todo, incluso la propia vida, como un hombre del mundo actual, que cree en la importancia de los valores de la productividad, la competencia y la rentabilidad. Estos valores no dejan espacio para Dios. Pero tenía algo precioso dentro de mí: el deseo, un deseo sincero y un espíritu correcto.

«Cristo me estaba esperando»

Philippe Guillard con el libro en el que cuenta su testimonio de conversión

Durante mucho tiempo, por tanto, rechacé su existencia, hasta aquella tarde de Navidad en la que, sin entender siquiera por qué, un amigo no creyente me llevó, con autoridad y a pesar de mi negativa, a la Misa de Navidad. Allí ocurrió lo inaudito: Cristo me estaba esperando. Entré en la iglesia a las 20:30, y… mi mente estaba completamente teñida de azul. El azul intenso e inolvidable de María, iluminado por una luz sobrenatural. A las 20:31, me había convertido en creyente y en católico. Era obvio, aunque no podía explicar nada. María acababa de dar a luz a Jesús en mi corazón y había hecho una cuna con él. Había conocido a Jesús y la luz de su Padre. Me dio el don de la fe, en el momento. Y supe en mi corazón que Cristo era lo que había dicho en el Evangelio: es «el camino, la verdad y la vida».

Por increíble que sea, conocí a una persona real, Cristo. No es una idea o un concepto. Es invisible, puro espíritu, pero es una persona con la que se entra en relación. He experimentado su increíble gentileza, su mansedumbre, su bondad, su nobleza, en una palabra: su amor por nosotros. Es una persona viva. Es a través de la fe que entramos en una relación con él y llegamos a conocerlo. A través de nuestra fe, se revela entonces en su ser, atento a nuestras peticiones.

“Guíame”

Me enseñó a rezar, y me mostró cómo Su amor por nosotros es gratuito, incondicional, similar al amor de un padre o una madre por su hijo. Como un niño se deja llevar por su padre y le da la mano, yo le di mi mano a Cristo. Supe instintivamente que podía decirle: «Sí, guíame». Con toda confianza, le dejo trabajar en mí y en mi vida. Entonces la aventura se profundizó maravillosamente: ¡se convirtió en la aventura de la vida! Dios me envió una de sus más grandes santas en la persona de Teresa. Todavía no la conocía. Con su voz pura, vino a hablarme varias veces para explicarme mi vida y prepararme para recibir la poderosa palabra de Dios que me mostraría el camino a seguir. El sentido de la vida, el que todos buscamos, se aclaró…

Philippe Guillard


Para entrar en el catálogo y en la tienda pincha en la imagen
Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *