¿Puede un no católico confesarse con un sacerdote? / Responde Philip Kosloski

Camino Católico.- Si bien la confesión a menudo es considerada bajo sospecha por muchos no católicos, a algunos de ellos les gustaría confesarse. Hablamos de personas que no se están preparando para el bautismo ni tienen la intención (en un futuro próximo) de convertirse en católicos.

Además de las muchas gracias recibidas en la confesión, estas personas pueden estar interesadas ​​en los beneficios psicológicos de contarle a alguien más sus pecados y en el alivio que se siente al escuchar las palabras de absolución.

Sin embargo, ¿está permitido que un no católico se ponga en la fila del confesionario y se arrodille ante un sacerdote para recibir el sacramento de la reconciliación?

El Código de Derecho Canónico es bastante sencillo acerca de los sacramentos de la Iglesia católica. Si bien la Iglesia reconoce el bautismo de la mayoría de las denominaciones cristianas, la realización válida del sacramento de la confesión solo se reconoce dentro de los límites de la Iglesia católica (con la excepción principal de la Iglesia ortodoxa).

Casi siempre, para recibir una confesión lícita, hay que ser miembro de la Iglesia católica.

Los ministros católicos administran los sacramentos lícitamente a los miembros de la Iglesia católica, quienes también los reciben lícitamente solo de los ministros católicos (Can. 844 §1.)

Hay algunos casos en los que un cristiano ortodoxo también puede recibir el sacramento de la confesión, ya que esta rama del cristianismo tiene sacramentos válidos para la Iglesia católica.

Sin embargo, el Código de Derecho Canónico enumera algunas excepciones para los bautizados no católicos:

Si hay peligro de muerte o, a juicio del Obispo diocesano o de la Conferencia Episcopal, urge otra necesidad grave, los ministros católicos pueden administrar lícitamente esos mismos sacramentos también a los demás cristianos que no están en comunión plena con la Iglesia católica, cuando éstos no puedan acudir a un ministro de su propia comunidad y lo pidan espontáneamente, con tal de que profesen la fe católica respecto a esos sacramentos y estén bien dispuestos. (Can. 844 §4.)

Básicamente, un sacerdote católico puede ofrecer la absolución a los cristianos no católicos en ciertos casos raros, como el peligro de muerte.

A los cristianos no católicos se les anima a buscar un sacerdote católico para recibir asesoramiento espiritual, y pueden hacerlo en el contexto de una reunión programada en la oficina parroquial.

Sin embargo, en la mayoría de los casos, mejor no acercarse a un sacerdote durante una confesión programada regularmente en el edificio de la iglesia.

Estos tiempos están reservados para los miembros de la Iglesia católica y no permiten el momento adecuado para la catequesis o el asesoramiento personal extendido.

La confesión es un hermoso sacramento, que puede liberar a una persona del pecado y establecer un nuevo camino. Sin embargo, para abrazar completamente este regalo, uno debe estar debidamente catequizado e iniciado completamente en la Iglesia católica.

Fuente:Aleteia
Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *