Somos «humus», tierra. Solo mirando al cielo, éste puede abrirse y Dios derramar su Espíritu Santo / Por P. Carlos García Malo

Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *