Teresa Furlong y sus 5 hijos perdieron a su esposo y padre por Covid-19: «Dios se ha hecho presente. Hemos vivido el poder de la oración, la comunión de los Santos»

*  «Mi esposo era una persona que amaba profundamente a Dios; esposo, padre, hijo, empresario y catequista ejemplar. Su pasión era nuestro apostolado con los matrimonios y nuestra familia. Su partida ha sido difícil pero con todo lo que él sembró, empezando por nosotros, yo como esposa y en nuestros hijos, lo hemos vivido con mucha fe, paz e incluso alegría por saber que nuestro amado jefe de familia alcanzó la meta: ¡El cielo!»

Camino Católico.-  Mexicana, afincada en Miami, Teresa Furlong es madre de cinco hijos y su historia tiene que ver con una historia de pérdida familiar, pero también una historia que a pesar del dolor siempre existe la esperanza en la vida eterna. Ella, que perdió a su esposo Enrique E. López por COVID cuando éste iba a cuidar de sus padres en México contagiados por el mismo virus, hoy habla desde la serenidad que le da el saber que su marido y padres de sus hijos le acompaña a cada paso que dan. Los suegros de Teresa se contagiaron de COVID y Enrique su marido decidió a pesar del riesgo ir a cuidarles ya que era hijo único. “Mi esposo era una persona que amaba profundamente a Dios; esposo, padre, hijo, empresario y catequista ejemplar. Su pasión era nuestro apostolado con los matrimonios y nuestra familia”, explica Teresa en un video de Mater Mundi TV en el que relata junto a sus hijos su testimonio.

Enrique estudio la carrera de Psicología y durante años se dedicó por hobby a dar charlas en parroquias para matrimonios y también a dar terapia a parejas con el profundo deseo de ayudar a la gente a reconocer en el otro el rostro de Cristo. En todos los ámbitos donde se desenvolvía no perdía oportunidad para hablar del fin último del ser humano y para recodarle a la gente que en esta vida estamos de paso y de prueba y la meta es la vida eterna.

“Su partida ha sido difícil pero con todo lo que él sembró, empezando por nosotros, yo como esposa y en nuestros hijos, lo hemos vivido con mucha fe, paz e incluso alegría por saber que nuestro amado jefe de familia alcanzó la meta: ¿El cielo!”, comenta Teresa.

Teresa Furlong junto a su esposo Enrique E. López, que ha fallecido de Covid-19 al cuidar de sus propios padres contagiados también del virus

Impresiona ver cómo los cinco hijos de Teresa y Enrique están llenos de certeza y alegría por saber que su padre está en La Casa del Padre. “También es increíble como Dios se ha hecho presente en la vida de mis hijos y mía, desde que Enrique está con Él. En este tiempo mis hijos y yo hemos experimentado intensamente el poder de la oración de intercesión, la comunión de los Santos, el poder del amor de Dios a través del cariño de la gente, la hermosa experiencia de lo que se siembra se cosecha y por tanto nos sentimos obligados a dar nuestro testimonio como familia… Cristo está Vivo”, explica Teresa.

Otro de los legados que Enrique dejó es un libro que empezó a escribir a finales del pasado año, lo terminó y les mandaron el libro ya terminado cuando él ya estaba en México. “Un libro que habla sobre el matrimonio, sobre parejas, sobre cómo en el noviazgo tú tienes que ver a tu novio o a tu novia. De por qué es mejor perdonar dentro del matrimonio”, comenta Teresa. Al final trata sobre esa espera y ese acompañamiento viendo en el otro el rostro de Cristo como el mejor camino a la santidad si es que de verdad tenemos esa vocación.

“Es muy bonito, porque el libro se lo dedicó a las niñas, les dejó esa herencia que es bellísima”, cuenta emocionada Teresa. El libro se llama, El amor mal pensado: Y cómo la psicología, la filosofía y la fe nos pueden ayudar a pensarlo bien’. 

 


Para entrar en el catálogo y en la tienda pincha en la imagen

Comentarios 1

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *