Una expedición lleva al Polo Norte la Laudato si’ para alertar contra el cambio climático

José María Del Corral, presidente de Scholas Occurrentes, está convencido que “no hay mejor lugar para llevar este grito, este pedido, este auxilio del Papa Francisco a través de la Laudato si’ que justamente a través de esta expedición al Polo Norte como indicador de lo que está sufriendo la creación a partir de las consecuencias de una mirada que el propio Papa dice: hay que volver a humanizar el planeta”

20 de abril de 2016.- (13 TV  / Camino católico)  Nueveaventureros argentinos, militares en su mayor parte, realizarán una hazaña simbólica: llevarán la encíclica del Papa Laudato si’ hasta uno de los puntos donde las consecuencias del calentamiento global están siendo devastantes: el Polo Norte. 

Llevan meses entrenando y contactamos con ellos vía Skype en la base ártica donde esperaron las buenas condiciones atmosféricas y logísticas para recorrer a pie los últimos 120 kilómetros antes de llegar al punto situado más al norte del planeta.

Santiago Tito, presidente de la Fundación Criteria, explica que «las consecuencias del cambio climático están siendo extremas en Argentina. Estamos sufriendo inundaciones, nuestros glaciares están disminuyendo”.

Se enfrentarán a temperaturas de 40 grados bajo cero, deberán mantener el cuerpo en continuo movimiento para que las extremidades no se congelen y cuidar mucho su alimentación: tendrán que comer más de 6.500 calorías diarias hasta llegar a la meta.

La expedición ha sido promovida por dos fundaciones: Criteria, comprometida con las causas que promuevan la seguridad mundial, y Scholas Occurrentes, comprometida con la educación de los jóvenes.

José María Del Corral, presidente de Scholas Occurrentes, está convencido que “no hay mejor lugar para llevar este grito, este pedido, este auxilio del Papa Francisco a través de la Laudato si’ que justamente a través de esta expedición al Polo Norte como indicador de lo que está sufriendo la creación a partir de las consecuencias de una mirada que el propio Papa dice: hay que volver a humanizar el planeta”.

El viaje tiene sus riesgos pero la decisión de llevar adelante esta empresa simbólica es firme. La expedición podría durar entre una semana y 10 días, dependiendo de las condiciones climatológicas o de si sufren accidentes. 

Comentarios 0