Habla la mujer de Óscar Elías Biscet, médico, encarcelado por defender el derecho a la vida en Cuba

oscarelias14_f3.jpg

 * Según su esposa, Elsa Morejón, enfermera sin trabajo desde que su marido fue detenido, la primera vez que fue a prisión, sucedió a raíz de un llamamiento a sus colegas del hospital, en los que denunciaba que la Medicina no puede ser utilizada para aniquilar la vida humana

oscarelias14_f3.jpg* «Mantiene una espiritualidad inmensa; no se considera preso, su conciencia no lo condena, porque estas causas humanitarias por las que está en prisión no deben ser delito»

* «La desobediencia civil no violenta es un arma para hombres valientes, ya que tienes que estar en comunión con Dios y amar intensamente las causas por las que luchas»

5 de marzo de 2010.- El doctor Óscar Elías Biscet era un prestigioso médico, con un buen trabajo en una clínica de maternidad de La Habana. Pero sus ideas en contra del aborto y a favor de los derechos humanos le llevaron en dos ocasiones a la cárcel; la última, durante la conocida Primavera negra, de 2003, en la que fue condenado a 25 años de prisión junto con Orlando Zapata, que murió la pasada semana, tras una huelga de hambre de más de 80 días. La mujer de Óscar Elías, Elsa Morejón, ha estado en España.  Óscar Elías es todo un símbolo de la lucha por los derechos más fundamentales de los hombres, especialmente el primero: el derecho a la vida. Pertenece al grupo Primavera negra, formado por 75 cubanos disidentes con el régimen comunista, encarcelados en el año 2003, y, además, antes había cumplido otros tres años de cárcel, por negarse a hacer abortos en la clínica Hijas de Galicia.

(Isabel Martínez / Alfa y Omega)  Su esposa, Elsa Morejón, ha pasado casi cuatro meses en Asturias, para ser atendida de diversas enfermedades, y ha aprovechado su estancia para defender la causa pro vida en España, junto a Asturias por la vida. Y por supuesto, para contar la historia de su marido: «Lleva más de diez años en prisión, por ser un médico provida y activista de los derechos humanos; practica y ama la no violencia. Se encuentra en la cárcel Combinado del Este (La Habana), en un régimen carcelario mayor severo, fase 2, que consiste en visitas de dos horas cada dos meses. Lo sacan al patio sólo una vez por semana…»

oscarelias14_f4.jpgA pesar de los numerosos tormentos y privaciones a los que es sometido, Óscar Elías Biscet -en la fotografía de la izquierda el día de su boda con Elsa- se revela como un hombre de una fortaleza fuera de lo normal. «Mantiene una espiritualidad inmensa; no se considera preso, su conciencia no lo condena, porque estas causas humanitarias por las que está en prisión no deben ser delito», declara su mujer.

«Convive con reos peligrosos y violentos, aunque él siempre se lleva bien con todos -prosigue Elsa-. Con quien no quiere trabar relación es con los guardias. Les da los buenos días, pero no les da la mano, ni se pone de pie cuando llegan los militares. También se niega a ponerse el uniforme de preso. Son las únicas armas con las que cuenta para protestar en contra de su encarcelamiento, la protesta pasiva». De hecho, el doctor Elías es uno de los presos que, del 12 al 31 de marzo, va a participar en las Jornadas de ayuno y lecturas bíblicas, que, bajo el lema El tiempo del cambio es ahora, conmemorarán los siete años de la Primavera negra, y exigirán, de nuevo, que el régimen castrista respete los derechos humanos. Su resistencia no puede ser más subversiva: oraciones desde la celda (unidos a templos de todo el mundo) y 6, 8, 12 o 24 horas de ayuno al día.

«Producto de esta actitud -dice su mujer- es que está en un régimen carcelario especialmente represivo. En Cuba, si los presos participan en actividades políticas, como gritar consignas a favor de la revolución y del régimen, tienen beneficios en forma de visitas, por ejemplo. De esta manera, sucede que los presos comunes pueden tener 24 horas de visita matrimonial, cuando yo tengo dos».

¿Qué sucedió para que Óscar Elías estuviera en el punto de mira del Gobierno cubano? Según su esposa, enfermera sin trabajo desde que su marido fue encarcelado, la primera vez que Óscar fue a prisión, sucedió a raíz de un llamamiento a sus colegas del hospital, en los que denunciaba que la Medicina no puede ser utilizada para aniquilar la vida humana. «Entonces cumplió tres años. Lo liberaron en 2002, y lo volvieron a encarcelar a los pocos meses, condenado a 25 años de prisión, durante la Primavera negra».oscarsafe_image.jpg

«Era un médico muy querido -cuenta Elsa-. Recuerdo que, cuando Juan Pablo II visitó la isla, él, que es cristiano evangélico, se fue con una tela enorme que decía: Vivan los derechos humanos; libertad para los presos políticos y de conciencia. No al aborto y no a la pena de muerte. La policía le persiguió por ello, pero le protegieron unos periodistas de Fox News. Otras veces, cuando le han parado por la calle con pancartas en contra del aborto y por los derechos humanos, y han empezado a golpearle, él se ponía en posición fetal abrazado a la pancarta. Era su única forma de protegerse».

Son muchos los premios y reconocimientos que ha recibido Óscar Elías Biscet alrededor del mundo, durante estos años de privación de libertad. En 2008, le otorgaron la Medalla Presidencial de la Libertad de los Estados Unidos, y cuenta con varios doctorados Honoris Causa en universidades de Miami, Nueva York o Alemania… Fue también propuesto para el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia, en su última edición.

Su intención es proseguir su lucha en Cuba. «Él afirma que seguirá trabajando siempre a favor de los derechos humanos», y siempre con la misma fórmula pacífica, dice su mujer, porque, en sus palabras, «la desobediencia civil no violenta es un arma para hombres valientes, ya que tienes que estar en comunión con Dios y amar intensamente las causas por las que luchas».

Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *