La madre de la joven Ravipun Jaruthawee le dijo a ella: «Espera a que yo muera antes de convertirte»

conversosbangkok.jpg

conversosbangkok.jpg* Los conversos al catolicismo en Bangkok se enfrentan al rechazo inicial de sus familiares

*Publicamos varios  testimonios de personas que han vivido esta situación

1 de septiembre de 2009.- Ravipun Jaruthawee de 25 años de edad es una de las más de doscientas personas adultas que reciben el bautismo católico cada año en la archidiócesis de Bangkok. A Ravipun su madre le dijo «espera a que yo muera antes de convertirte». Ella optó por bautizarse en secreto. Para la mayoría de convertidos al catolicismo supone enfrentarse al rechazo absoluto de sus seres queridos, en su mayor parte budistas,  explican, al cabo de un tiempo acaban por aceptar la nueva situación. En el siguiente reportaje se recoge el testimonio de algunos de los conversos.

(UCAN/Luis F. Pérez/InfoCatólica) "Espera a que yo muera antes de convertirte". Esa fue la petición que a Ravipun Jaruthawee le hizo su madre. Sin embargo, la estudiante de post-grado, de 25 años de edad, se bautizó en secreto el pasado 11 de abril, en Sábado Santo, en la Catedral de la Asunción en Bangkok.

Después de su bautismo procuró leer la Biblia y rezar el rosario en labangkok.jpg privacidad de su habitación, hasta que un día su madre llamó a la puerta para preguntarle qué hacía. "Le enseñé el rosario y le dije que me había bautizado". Poco a poco la madre aceptó su decisión se convertirse en católica.

Ravipun, hija única, explica que se acercó a la fe católica a través de sus amigos y de una web en internet. Entonces decidió convertirse en catecúmena. Durante el año que se formó en la fe católica, lo que más lamentaba era no ser capaz de compartir su camino de fe con su familia más cercana, aunque asegura que el tener que sortear ese obstáculo ha fortalecido su fe. De las cosas que más le atraen del catolicismo menciona "la visita al Santísimo Sacramento. Siento que me encuentro con Dios en silencio".

Como muchos otros adultos conversos, Ravipun recibe clases de Biblia cada domingo para recibir una formación continua para su fe. Monseñor Francis Xavier Vira Arpondratana, obispo de Chiang Mai, fue quien le enseñó el catecismo. El prelado asegura que la población local todavía sostiene una serie de malentendidos y prejuicios sobre la fe católica. Como Rapuvin, monseñor Vira Arpondratana cree que todo ello ayuda a los católicos a ser más fuertes en su fe.

Otra de las nuevas católicas que recibió la formación catequética de monseñor Vira es Vthai022.jpgachirawalai Nakvirot, arquitecta de 42 años de edad. Aunque fue bautizada en el 2006, no fue hasta el año pasado cuando su hermana mayor supo de su conversión a la fe católica. "Ese día, mi hermana y yo nos lo pasamos entero discutiendo".

Vahirawalai explica que se interesó en la fe cristiana después de que un amigo católico la ayudara en un momento de dificultad para su vida. "Cuando leí la Biblia, sentí paz y seguridad", asegura.

Desde aquel primer día de enfrentamiento abierto con su hermana, las cosas han mejorado bastante. "Cuando ahora le digo `Dios te bendiga´ por teléfono, ella me responde con un `gracias´. El año pasado ella colgaba el teléfono nada más escuchar la palabra Dios".

Dechatorn Puangkaew, de 42, casado con una católica, decidió bautizarse en el 2007. Explica que al principio de su matrimonio no hacía más que llevar a su esposa a misa cada domingo. Pero poco a poco quedó impresionado por la doctrina católica sobre el amor y el perdón, de forma que su materialismo saltó hecho pedazos.

Cuando decidió bautizarse, recibió muchas críticas de familiares y amigos, pero él les invitaba a acudir a su parroquia para que pudieran comprobar por sí mismos las enseñanzas y las actividades de la Iglesia.

Los cristianos son menos de un uno por ciento en Tailandia, país de 64 millones de habitantes, de los cuales el 95% son budistas. Los católicos suman un total de 300.000, mientras que los protestantes llegan a los 60.000.

Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *