Mª Eugenia Benítez atendió 18 años a presos, Cristo la llamó a ser monja de ‘Villa Teresita’ y dedicarse a los descartados: «Estoy seducida y apasionada por Jesús, Él ha marcado mi vida»

Camino Católico.- María Eugenia Benítez Morales es una canaria que estudió trabajo social pero que su vocación la hizo pertenecer a la pequeña fraternidad de vida consagrada  ‘Villa Teresita’ Auxiliares del Buen Pastor al ser llamada por Cristo. María Eugenia cuenta su testimonio de fe y vocación en el vídeo de Mater Mundi TV realizado por Confía Producciones.

«Desde que yo tenía 14 años a raíz de una experiencia muy fuerte de entrar en la prisión de las Palmas, sentí que yo tenía que hacer algo importante con mi vida. Desde ahí me cuestioné que tenía que estudiar trabajo social. Mi vida tenía sentido si ayudaba a la gente más necesitada», explica. Sus padres desde pequeña ya le enseñaron que tenían que ayudar a toda persona que se acercaba a ella. «Mi padre siempre nos decía que no había que juzgar a las personas por qué habían llegado a esa situación.

Hay que ayudar. Todo esto fue marcando mi vida». Ya a los 17 años decidió entrar en la pastoral penitenciaria, al voluntariado de la prisión y ahí estuvo dieciocho años de su vida. Toda esta experiencia fue ayudando a Geña a ir configurando su vida. «Lo que sí que es cierto que hay un fondo en mi vida que lo ha ido marcando siempre Jesús y desde ahí he ido enfocando toda mi vida. Soy una mujer seducida y apasionada de Jesús».


Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *